apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

lunes, 6 de agosto de 2012

Lo Imperfecto como Estilo



"El papel del espectador, al igual que el del historiador, nunca es ingenuo, sino que se enfrenta a la Obra con unos presupuestos culturales para poder alcanzar su significado"
Erwin Panofsky



Al Observar el Retrato de Olga Vásquez realizado por Maribel González me pregunto: ¿es posible que una Obra conquiste su propio estilo fundándose en sus elementos defectuosos?. ¿Pueden ciertas anomalías formales instituir aspectos estilísticos e identitarios volcando en el tema y en el contenido expresado, una marca peculiar?, ¿será que una eventual respuesta depende de si el artista realiza estas imperfecciones ex-profeso o si es inconsciente de ello o si, simplemente, se trata de una carencia en la técnica?. ¿O ninguno de estos factores son, en suma, definitorios para la mirada que observa, para la comunicación que entre Obra y Público llega a producirse?


Y, continuando con las interrogantes: ¿cuando digo anómalo, imperfecto, carente, juzgo de modo inexorable negativamente el resultado?. Si consideramos -que en lo básico- el Estilo es un modo de hacer, una manera, una forma de expresión, el reflejo de un temperamento, un conjunto de características que hacen de una imagen un asunto singular y si, además agrego que me acerco a la Obra desde mis supuestos y creencias, desde mis propios aprendizajes, encuentro por lo pronto, algunas primarias respuestas:


La Crítica no juzga. Interpreta, reflexiona, analiza, crea y recrea. La Obra no es más ni menos por ella, se diversifica. La Obra, finalmente, cuando llega al espectador, se aposenta libre de los dilemas y altibajos del artista, lo "bien hecho" o lo "mal hecho" son categorías maniqueas vinculadas a  determinada ética y no a la estética plástica; en tal sentido lo que prima para mi es lo que la imagen me dice o me provoca, incluido lo que, desde cierta perspectiva académica, aparezca como fallido o irregular.



Se asemeja y a la vez el Retrato se distancia despojando al original de su tinte más humano, arrebatando la vida de la carne, poseyéndola para llevarla a otra magnitud y dimensión. En el Espacio Interfacial (concepto aludido en el post anterior), se provoca un giro cuya alteridad se impone áspera y en bruto, evocando la iconicidad estática y extática mantenida desde los dioses primitivos y paganos, hasta el cristianismo-románico; una reinstalación de la figura en un plano-otro, lo que implica una distancia, una descomunal distancia que arrebata el parecido, lo roba y lo consagra. "Lo sagrado" en su  vertiente fría y austera, despojado del concepto de belleza y perfección, despojado incluso del ansia de semejanza. Lo nefasto.

Si vamos al origen de la palabra "estilo" encontraremos que, en griego, significa columna y en latín, punzón: la rigidez columnaria y la herida flagrante del estilete sobre el original.


28 comentarios:

Luis de Burg dijo...

he visto pintores que pueden copiar (clonar) una obra de manera exacta incluso copiar hasta los errores (estilo) del pintor original, olvidándose de su propio estilo o quizás asimilando el estilo del pintor original, y eso me parece más que asombroso, me parece hasta imposible de hacer, pero lamentablemente existen pruebas de que es posible, incluso de expertos en la detección de falsificación de obras maestras, siempre pensé que el estilo de un pintor era incopiable, que cada uno tenía su propia firma, estilo o modo de pintar y que esto se debía exclusivamente a sus propios errores naturales de cada pintor, yes justamente lo que me haces recordar en esta entrada, pero lamentablemente gracias a la superioridad del cerebro humano, todo se puede copiar....

Mari-Pi-R dijo...

Creo que hay que encontrar un parecido a la persona sin ser una copia calcada, y cada artista saca del mismo modelo resultados distintos que todos valen en tanto que no se pierda el parecido.
Un abrazo

Francisco Espada dijo...

"La Crítica no juzga. Interpreta, reflexiona, analiza, crea y recrea". Estoy muy e acuerdo con esta visión de la crítica, pero no sólo en lo pictórico, sino en todas las expresiones artísticas.
Saludos

40añera dijo...

Y yo siempre me he preguntado: ¿cual es la perfección, cuales son los varemos por los que un estilo es perfecto y otro no? , es una copia nítida de la realidad esa perfección, como una foto, pero incluso en ellas está la óptica del autor esa forma de mirar por el objetivo le imprimirá su carácter luego será el gusto del observador el que decida

Un placer siempre leerte
Besotes

San dijo...

Yo me hago la misma pregunta ¿donde está la perfección? el artista puede reflejar hasta el más minimo detalle, dotar de vida una mirada, ser un calco, pero la visión del autor, creo que es la que puede hacer diferenciar un resultado u otro. Hay obras supuestamente perfectas que no dicen nada al que las mira.
Besos Eva.

El Gaucho Santillán dijo...

Modigliani siempre será Modigliani.

La percepcion de la realidad, siempre es subjetiva.

Un abrazo.

Adriana Alba dijo...

Cuando vi éste retrato en Una Idea... me detuve un buen rato, había algo en él que me subyugaba.

Me recuerda la filosofía Wabi-sabi

... Corriente japonesa estética y de comprensión del mundo basada en la fugacidad e impermanencia. Deriva de la afirmación budista de las Tres Características de la Existencia.
Según Leonard Koren, autor del libro Wabi-Sabi: se refiere a aquella belleza imperfecta, impermanente e incompleta. Algunas características de la estética wabi-sabi son la asimetría, aspereza, sencillez o ingenuidad, modestia e intimidad, y sugiere además un proceso natural.
El wabi-sabi ocupa la misma posición en la estética japonesa que en Occidente ocupan los ideales griegos de belleza y perfección...

Besos dulce Eva!

Neogéminis dijo...

Destaco esta frase con la que me has esclarecido la función de la crítica:
"La Obra, finalmente, cuando llega al espectador, se aposenta libre de los dilemas y altibajos del artista, lo "bien hecho" o lo "mal hecho" son categorías maniqueas vinculadas a determinada ética y no a la estética plástica"
Gracias por lo mucho que aprendo cada vez que paso a leerte.
Un abrazo

Tracy dijo...

No creo en los "errores" en pintura, que no se atengan a unos cánones preestablecidos, no significa que la obra sea defectuosa, precisamente ahí está su originalidad. Hay que tener una mente o un espíritu muy cuadriculado para catalogarla por esos "errores".
El arte te llega.

Ricardo Miñana dijo...

Debe de ser un gran artista el pintor,
un placer pasar por tu espacio.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Aristos Veyrud dijo...

Qué preguntas tan difíciles haces Eva!!! ja ja ja.
En mi opinión todo depende para quien va dirigida la obra. Si va dirigida a pasar por el tamiz de la crítica, del curador de la galería, o va a una exposición por ejemplo de estudiantes de pintura. El universo del espectador es muy diverso.
Influye mucho la experiencia del artista y los años que haya invertido en el oficio, dado que todos los estilos, en pintura, se podría decir que ya están copados en esta especie de matríz de geometría estaúrica, otro elemento a tener en cuenta sería el dominio de la técnica y del estilo propuesto o el intento de fusión de estilos ja ja ja. A un ojo experimentado no se le va el detalle de los trazos y manchas a propósito y los que se escapan al dominio del color y del pincel.
Tengamos en cuenta que hay artistas que superan su tiempo histórico y su modo de ver y trascienden incluso la crítica más escrupulosa, ese es el genio que por serlo es intemporal, otros artistas caen vencidos bajo el criterio de cualquier vecino y mueren en el intento.
Por otra parte se dificulta todo juicio último cuando una obra se ve por la pantalla del ordenador, no es lo mismo presenciarla directamente en el lienzo o sobre la superficie, la pantalla solo alcanza a ser una referencia.
Un abrazo Eva!!!

MAITE RUBERT dijo...

Desde que Picasso utilizara la desproporción intencionada, se abrió la veda para buscar lo artístico en el dibujo "defectuoso".Hay quién deshace después de hacer, y quién, sin pretenderlo, realiza obras llenas de defectos por falta de técnica.¿ Dónde está la línea divisoria entre la calidad y el esperpento?.
Tus reflexiones, tan acertadas, son las de muchos creativos, sin duda.
Saludos, Eva.

Garriga dijo...

dios, qué opiniones tan largas y fundadas a mi humildemente me hace acordar a eso de que el traductor es el traidor. Besos Eva.

Nieves dijo...

No creo que haya obra mal o bien hecha, todo depende de los ojos del que observa el cuadro, en la imperfección - si se puede llamar así- está la personalidad, las buenas obras creo que deben ser imperfectas porque la realidad es imperfecta, todos tenemos rasgos y pequeños toques de imperfección que nos hacen hermosos.

Siempre me voy dándole vueltas a tus temas, so de lo mas interesante y me aportan mucho!

Besos :)

Antorelo dijo...

La genialidad supone transgredir los cánones y obtener un resultado satisfactorio.
Buen verano.
Saludos

Javier Herque dijo...

Puede que nos resulte superar el “listón” (ese estúpido listón del “físico”) cuando la altura es menor y el “ver-sentir-encontrar” las orejas de otro más grandes que las nuestras den una “conformidad” al espectador como diciendo:

“¡¡¡anda que eseeee¡¡¡”

Y el momento resulta balsámico para quien, de pequeño en el cole, era Dumbo en los recreos.

Nos es más sencillo crecernos ante el defecto que ante la perfección.

(Somos así de hipócritas)

Beso.

FJavier dijo...

"Abro urgente el diccionario y este me toma. Desde sus presurosas páginas observa mi mirada inquieta hasta que, adueñándose de ella, la serena. La duda imprecisa se torna entonces nítida idea. En un instante he sido seducido por un adversario que me aguardaba con insospechada premeditación -vocación de secuestro por senderos marcados- y la sospecha de que nada ha sido casual me conmueve. Soy vulnerable, me digo, sin duda, acaso poco más que esta conciencia. O menos. Pues algún día, cuando ya no pueda evitar ser tal y como él dijo, ignoraré por completo el más mínimo rastro de su recuerdo.

Digo de la cultura. La idea que surge como propia en cada mirada desde tal perspectiva quizá se revele tan ajena como la intención misma de cada respiración. Involuntaria esencia heredada de uno mismo. Me lo sugieren amablemente Panofsky y tú."


Un afectuoso abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

Me parece que lo mas logrado en cuanto a humano, es la vida que se la da a la obra, esa que te habla a ti, que algo te dice, perfecto o imperfecto, ese algo que remueve en tu sensiblidad que hace que la vuelvas a mirar y a encontrar alli donde hay pintura, lineas, papel, elementos amorfos hasta ser transformados por la mano del hombre, en un algo esencial que antes no habia. me encanto, un abrazo,

Ambrosía ignota dijo...

Debo confesar, solo disfruto leerte, pero decir no sé mucho. Disfruto ir por una galería y que tu voz sea el del ambiente. Disfrutaba escucharte en "letras salvajes" me he alejado un poco de la web por cuestiones ajenas y creo que ahora mismo irè a buscar tus audios.

un beso y me encanta la etimología de tu letras.

RöB Dangal® dijo...

Hola Eva!
Una obra que refleja lo que el artista quiso plasmar en ella... Por lo tanto, toda otra apreciación es subjetiva..
Un beso grande!!


RoB

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Eva!!

Nunca me pregunto el por que ha hecho la obra el artista de esa forma,que motivos tendría para hacerlo.Me centro en la diversión de poder disfrutarla.
Me ha gustado mucho tu post,eva.Muchísimos besitos.

Mista Vilteka dijo...

Es, definitivamente, un interesante cuestionamiento y que va más allá de la pintura, o bueno, de esta pintura que te sirve para la siguiente reflexión. ¿Qué es un error en la estética? ¿Cómo está en ella representados los defectos? ¿Es la perfección técnica, estética, argumentativa y/o reflexiva un acumulado de aciertos o, por el contrario, el acierto se ve validado por la presencia inevitable e indiscutible de su contrario?

Y la última, que extrae la obra del creador consciente, sería algo como lo siguiente. Dado un defecto, cabe cuestionarse si debe ser éste (para ser juzgado como tal y evaluado con respecto a su contrario) producto de un impulso consciente para ser valuado positivamente o si, por el contrario, quizás ambas, el defecto individual incosciente carece de significado pues conforma una parte del todo que se valúa como maravilloso.

Quizás porque la obra estética es, además, un sistema complejo, en el cual no puede encontrarse el efecto de la obra completa en la parte y sobretodo porque este sistema físico es complejo dado que incluye el acumulado de sensaciones entre espectador y creador que no son atemporales ni descontextualizados de su tiempo.

¡Un abrazo!

Cómo me gusta pasarme por acá...

F:

El moli dijo...

¿Donde me metí?, de pintura nada se, me gusta o no, y punto, disfruto a un Dali, Michelangelo, y más aun Caloy.
Así que aquí debo llamarme a silencio.
Te dejo un abrazo Eva y gracias por la visita, seguiré leyendo así aprendo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Imposible llegarnos a una obra sin nosotros mismos y el bagaje que llevamos dentro, es muy subjetiva nuestra apreciación, incluso cabe añadir el estado de ánimo del momento, el estado receptivo pasajero, me avengo a lo que dice Panofsky.
¿Cuántas veces habremos contemplado un mismo retrato, un cuadro, una escultura? Nunca la vemos igual, añadimos sensaciones, detalles, la redescubrimos.
La crítica también la ejercemos sin ser críticos "profesionales" con todo derecho. No acabo de entender esa postura que se auto sanciona de no experta o entendida, pienso que al arte, en este caso plástico, se accede desde la curiosidad y la mente abierta, se "aprende" arte a base de ver mucho arte, lo mismo sucede con el cine, la literatura...complicado llegar a ser experto en nada.
Frecuentemente sobran palabras técnicas, ampulosas, discursos analíticos y doctos, tal vez es algo más simple y espontáneo, un diálogo entre la obra y el o la espectadora, aunque luego nos lleguemos a esos análisis que ilustran y enriquecen, hacen reflexionar para obtener herramientas con las cuales podamos acabar de redondear nuestro criterio que no suele ser eterno, cerrado o inamovible.
El artista expone y se expone, dificilmente leeremos dos personas una obra desde idéntico criterio, el arte es un motor de exploración, de aprendizaje, de placer y dolor desde todos los tiempos y puntos de vista. El arte "retrata" el tiempo y nos retrata.
La destreza, aquello llamado "belleza", el estilo, son términos caducos y absolutamente cambiantes. Los remotos ídolos cicládicos en su síntesis y su reiteración mágica cautivaron a los creadores del s.XX que buscaban esa pureza sintética, podríamos citar tantísimos ejemplos, así que no nos valen los corsés estéticos, todo es muy relativo, cíclico, eterno, casi nunca novedoso.
En el retrato, hecho desde la técnica que sea, cabe fascinarnos por la "impresión" primera, esa que nos capta enseguida, no importa que esté realizada desde supuestos que denotan falta de escuela, o de aprendizaje, habilidad o técnicas, valores muy relativos, o que resulte incalificable dentro de un determinado "ismo", fenecidos en nuestros días. En el retrato, como en otros temas, pero precisamente en el retrato, nos captura el reflejo del otro, otra, en la mirada y en el todo, color, encuadre, ángulo. Vemos o intuimos un destello que nos habla de la persona, la dicha "otredad" y lo entendemos porque a la larga nos habla de nosotros mismos o de una "comprensión" oculta del interior própio, los seres humanos por muy distintos que seamos, mantenemos puntos de contacto conscientes o inconscientes que reconocemos. Retratos, humanidades expuestas a la mirada desde la interpretación del artista y sus "trampas" más o menos voluntarias.
Perdón por el "rollito", es que me tientas dulce Eva y me descontrolo.

Ya sabes amiga mía que me capturan tus entradas, y éstas sobre el retrato me parecen un bucear más lejos de lo estético.
Me llegas también muy cerca, así te siento.
Gracias por tu comentario en mi blog, siempre personal y muy jugoso.
Estoy aún despistada ante la mar, pero no del todo.
Besito muy cariñoso desde Cariño a Coruña.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

LO relevante-en mi opinión-es despojar el retrato de la anatomía física original (natural) de retratado, y sin que deje de ser ella,posibilitarlo en ese plano de otro.
Un abrazo. Carlos

MAR dijo...

El otro día vi a una niña que sola pintaba ...maravilloso...a veces el estudio corrige otras ...hecha a perder.
Como todo en la vida.
Buen post.
Un abrazo grande.
mar

BEATRIZ dijo...

Buenos día Eva,

Tema interesante.

Creo que la perscepción de imperfección en lo gráfico, queda en un plano puramente técnico, de lo contrario llevaríamos nuestro análisis a terminos subjetivos.

En algo no concuerdo con tu post. Díces que al retratarse, tratando de alejarse a la realidad visual del retratado, es alejarlo de sí mismo "lo aleja, roba y lo consagra" yo no estaría tan segura. Hace falta más que el exterior para acercarse a los seres humanos. Por lo que no descarto la posibilidad de que al despojarlo de sus rasgos externos, el artista se acerque un poco a sus verdaderos rasgos de personalidad. Claro es sólo una posibilidad.

Saludos afectuosos Eva.

cirugia plastica de nariz dijo...

No creo que haya obra mal o bien hecha, todo depende de los ojos del que observa el cuadro
Nunca me pregunto el por que ha hecho la obra el artista de esa forma,que motivos tendría para hacerlo.... solo hay que disfrutarla...
saludos
excelente post!