apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

jueves, 26 de julio de 2012

RETRATO, Mismidad y Otredad


"Consigo una mayor cercanía mientras más me alejo"
Francis Bacon
Peter Sloterdijk, filósofo y teórico alemán nacido en 1947 denomina Espacio Interfacial a la tensión entre Identidad y Alteridad, un juego de espejos, de relaciones y rupturas especulares entre la filiación  que  identifica al si mismo y la alteridad que desde dicha procedencia permite Ser Otro. El ser humano se auto-comprende y es comprendido en una intrincada red de vinculaciones identitarias y alteradas, el Yo y el Otro Yo, el Si Mismo y su Alter Ego, lo propio, lo demás y los demás. En el Arte del Retrato, estos componentes se desatan de manera radical; el artista desde su mismidad aborda la otredad del retratado. Esta condición de Otro es para el retratado la identidad del artista y en ese espacio interfacial se deconstruye y reconstruye el rostro y el cuerpo, su identidad y alteridad. 

El carácter especular -realvirtual de la Pintura- quizás su más suprema esencia, su misterio profundísimo, se manifiesta en este retratar que sacraliza lo profano fijando en el silencio hierático de la imagen, lo siempre inacabado y cambiante. "No hay el menor atisbo de movimiento ni de dinamismo, o de fuerza potencial que pudiera ser desplegada en esos rostros convertidos en su travesía del límite, en autentico material sagrado. (*)


Una Idea Mucho Arte
Maite Rubert retratada por Laura Hernández
Intercambio de Retratos


Este Retrato establece una Estética Exaltada: percibimos la identidad de la retratada, alterada por la exaltación que la retratista imprime en el delineamiento de las formas, en la saturaciòn de la luz y sus resplandores, en la orgánica altisonante de la piel, en la incisiva configuración de los rasgos, en la acentuación aguda de texturas y brillos y en la matérica traducción del vestuario. 


Facciones y contrastes cromáticos se exacerban en una interpretación supra-estimulada del modelo. Laura y su mismidad  creativa provocan la otredad de Maite, Laura la exacerba, la sitúa fuera de sí; aunque la original permanezca claramente reconocible y semejante, lleva su Ser hacia lo grotesco ( que no es lo feo ni lo abominable ni necesariamente lo físico deformado), le lleva hacia lo inverosímil, a lo inverosímil de si misma, de ambos "si misma" y aunque respete la similitud y la verosimilitud del petitorio tradicional y el retrato sea un símil, la transforma en un Otro, caricatura de su Identidad, sacro espejo. 


Cualquiera sean las estratagemas... un retrato siempre implica -como bien testimonia Bacon- un feroz distanciamiento. Una lejanía que acerca puesto que en dicha alteridad anida el Yo que buscamos.


La técnica permite lo anterior. El oficio lo permite, el dibujo que sostiene y estructura lo pictórico imprimiendo su huella gráfica en el óleo. El talento hacedor que sustrae lo álgido del  Ser y su Parecer como si se exprimiera la significación de cada uno de sus detalles, sabiendo que aquel Todo adquirirá un nuevo rostro que busca retratar lo in-retratable: un alma intensa, impregnada, inmensamente  viva.


Hay una verdad en el Modelo. Hay un hechizo. Hay un don para recibirlo y ampliarlo y amplificarlo en la escrutadora mirada de la artista, está la magia de dar carne y espíritu a lo muerto, lo que somos, como el Arte, verdad y mentira, realidad y ficción.


LILITHrelatos, Evaprimera, un blog en construcción 



.......................................................................................................
(*) Adolfo Vásquez Rocca ( Espacio Interfacial /Sloterdijk )

28 comentarios:

Neogéminis dijo...

Insisto en decirte que aprendo mucho cada vez que leo una de tus críticas.
Un abrazo

Igor dijo...

La verdad es que me has dejado descolocado. Hombre, diría que lo que dices puede ser en el caso de un buen artista (ya sé, lo das por entendido), y sí, hay una distancia feroz entre el objeto y el arte que quieron encapsularlo y sólo con pretenderlo ya lo transforma en otra cosa.
Buenas reflexiones.
(PD: tuve la suerte de visitar una exposición de Bacon. Alucinante...)
Besos.

Petra Acero dijo...

Eva, eres especialmente sensible, casi vidente. Leo tus críticas y transformas mi entendimiento: mi mente se acomoda a tus palabras y percibo tus imágenes tu razonamiento como propio; y en lugar de descolocarme, de sentirme inferior, acomplejada, me noto crecer, me muevo por la obra iluminada y conforme.

Gracias, Eva.
Un placer, sensorial y educativo, leerte.

Besos y un abrazo.

Myriam dijo...

¡Qué placer, Eva, leer sobre el si-mismo y la alteridad en el arte del retrato: todo un juego, como dices de realidad y ficción, y aún más cuando voy al enlace de Mayté y veo que ella ha pintado a Laura también.

Un beso
PD. de apoco me pondré al dia contigo, se que me he perdido muchísmas entradas muy ineresantes que vi por encima en Google reader, pero quiero leer con detenimiento y comentarte.

40añera dijo...

Volver y quedarme embelesada con tus clases magistrales amiga es siempre un placer

Besos

malbicho del fanzín dijo...

qué interesante, pero especialmente te agradezco que lo expliques de forma tan accesible (lo comparto en las redes sociales)

siempre un placer leerte

El Gaucho Santillán dijo...

Ameno, realmente.

Mi unico amigo me hizo un retrato al óleo.

Lo tengo colgado en la pieza.

(pero yo soy mas sexy)

Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Retratar no es denotar, menos capturar las facciones como quien calca la realidad facial o corporal. Hay que ir más adentro del ser pintado. Hay que como decía Lange "capturar el alma", y con ello se refería a la naturaleza del retratado. UN retrato me dice cómo es quien es objeto del retrato. Un retrato se lee, por eso no se mira, se observa. Si no se dejar observar, el retrato no lo es, porque no captura la subjetividad del retratado.
UN abrazo. Carlos

Belén R. dijo...

Eva, atónita me he quedado con tu desarrollo pictórico.
Hay que ver lo que aprendo cada vez que te visito!.
Un placer, sin duda.
Un beso.

Maite dijo...

Yo, sujeto del retrato, estoy ahí representada tal y como , Laura H., me percibe a través de una foto. Y quedo sorprendida porque,el cuadro, cobra vida al margen de mí y de la pintora. Hay tantas opiniones como observadores. Algunas coinciden, otras difieren. La experiencia es enriquecedora porque descubro otros "yo" en cada uno de los que se asoman , contemplan y comentan qué les transmite esta obra.
Eva , el mundo en el que nos sumerges es apasionante porque despierta sensacines, percepciones y emociones que están dentro de nosotros , y no sabemos expresar.
Mil gracias!.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Eva!!

Te doy las gracias por conseguir q yo aprenda algo del arte de la pintura.Me gustaría aprender a amar el arte de la forma q tu lo haces.

El final de tu texto me ha emocionado. "Hay una verdad en el Modelo. Hay un hechizo. Hay un don para recibirlo y ampliarlo y amplificarlo en la escrutadora mirada de la artista, está la magia de dar carne y espíritu a lo muerto, lo que somos, como el Arte, verdad y mentira, realidad y ficción."
Maravilloso,Eva,enhorabuena.
Muchisimos besitos.

Ana dijo...

Hola Eva! "El artista desde su mismidad aborda la otredad del retratado". Esa mismidad del artista está tan evidente en la obra. No sólo en el aspecto físico, es natural que al dibujar un rostro dibujemos nuestros rasgos, lo tenemos tan incorporado, sino aspectos más íntimos se cuelan por ahí.
Abordar la otredad del retratado es todo un desafío. En otros tiempos se apreciaba el retrato por la similitud física, era la única manera de preservar la imagen del retratado, pues no existía la fotografía. Sin embargo, los retratos de entonces que continúan siendo admirados en la actualidad, no los son tal por la semejanza física sino por algo más.
Los retratos de Rembrandt hacían resurgir con una mirada, con una expresión, la intimidad espiritual del modelo y el secreto de su existencia. "La ausencia de cualquier acción exterior y el aparente estado de aislamiento de los personajes, permite al artista dar a conocer el carácter de cada uno, las relaciones que mantienen entre ellos y el destino que los abruma. El hombre frente a sí mismo, esa era la mayor preocupación de Rembrandt cuando pintaba un retrato. " (justamente estos días leía una publicación sobre este maravilloso artista)
La propuesta de Una Idea fue tan interesante que empecé a retratar a mis amigos del taller. Y es una experiencia tan hermosa que ahora somos muchos en el taller que andamos retratándonos. No descartamos que a fin de año cada uno de nosotros tenga varios retratos de uno mismo... :)

Te mando un beso, querida amiga.

Francisco Espada dijo...

Una teoría muy interesante de la que me confieso profano total, pero me parece muy interesante.
Saludos

G a b y* dijo...

Hola Eva, muy interesante lo que aquí expresas, la manera en que una artista plasma a alguien entregándole no solo la apreciación de su mirada personal hacia el retratado, sino entregándole una segunda perspectiva de su realidad... blaaaa, jeje! quiero expresar lo que pulula por mi mente pero se me hace imposible, tú bien lo dices aquí y yo me enredo en palabras confusas. Te soy sincera, nunca pude retratar a nadie, es algo que no me nace, solo intentos fallidos. Creo que se trata de que no logro expresar lo que veo al hallarme frente a alguien, sino lo que siento, y allí se distorciona la imagen y el retrato pasa a ser un des...retrato. En fin, siempre es un gusto leerte, ya me paso por ese blog en construcción!
Besos al vuelo desde este frío Montevideo:
Gaby*

Luis de Burg dijo...

pensaba que un retrato era la forma exacta de una persona, de un modo más artístico muy diferente a la fotografía, que simplemente capta la luz que existe en el entorno, pero una pintura es muy diferente, no importa la luz, tampoco el fondo porque puede ser imaginario, un pintor extrae su imagen desde el fondo de su propia mente, observa al modelo pero lo observa de modo diferente, desde un cristal que lleva pegado su propio nombre, único e irrepetible, tan sólo suyo, mezclado con sus sentimientos internos, con su propia alma, pienso que un pintor no trata de copiar el alma de una persona o su energía, imprime en el lienzo su propia alma mezclada con la image que observa, como si estuviera metido en un sueño intenso que no puede escapar, y cuando siente que ya acabó, simplemente el trance ha terminado, no importa si el retrato se parece en algo al modelo, o si capturó su escencia, es la forma cómo ve las cosas, son los colores que existen en su cabeza, es la luz que sólo puede iluminar su alma, como un dios, omnipotente, deforma a su antojo todo lo que lo rodea para plasmarlo sin poder evitarlo, y al acabarlo se siente orgulloso como un padre observará orgulloso de su hijo cuando se hace grande y decide dar su primer paso enfrentando al mundo....

Antorelo dijo...

Muy interesante tu exposición, y muy didáctica.
Saludos

Natàlia Tàrraco dijo...

Tengo la sensación, amiga Eva, que todos los retratos son abusos, son falsos, son robos y fagocitan, son autorretratos. Espejos que reflejan una versión nunca verdadera, auténtica, es imposible ni en fotografía, existe siempre esa luz, esa pincelada, no otra, esa textura, ángulo, plano, encuadre, nunca se llegará a retratar, por suerte, somos no retratables, porque el pintor, la pintora, el fotógrafo, cuando nos busca, nos coloca, nos interpreta, lo hace para encontrarse a sí mismo desde el otro u la otra. Es la "manera" cómo vemos al retrato, la manera que somos, aproximadamente.

Eva, estoy desconectada ante la mar, pero nunca quiero fallar a tus imprescindibles entradas, esta vez, buceando en el retrato, y sigues y te sigo. Besito.

apm dijo...

!Qué puedo decirte hija mía... una entrada fabulosa, documentadísima, didactica a más no poder1, PERO ES QUE TODAS TUS ENTRADAS SON MAGNÍFICAS Y DOCUMENTADÍSIMAS Y DIDACTICAS (te lo digo así, en mayúsculas Eva)

Mil besitos gordotes

BEATRIZ dijo...

No conozco a Francis Bacon, tendré que indagar más.
Respecto a la teoría del espacio interfacial, es algo donde quiza se descubre un poco más de la manifestación del ser, tan alienado y tan imposibilitado para proyectarse tal cual es ante los otros, pero más aun, juega un papel importante la forma de percibirnos unos a otros.

Me ha gustado la primera parte de este post Eva, la segunda me piedo un poco.

Un abrazo.

maria candel dijo...

Es muy cierto aunque contradictorio, en la medida en que nos alejamos es como podemos observar mejor los detalles, lo concreto ,todo aquello
que ha permanecido a nuestro lado y con la cercanía se difuminaba con la rutina y lo cotidiano.
Un gran abrazo, querida Eva.

MAR dijo...

Como siempre es un agrado aprender contigo.
pd
Realidad y Ficción:
Gracias por tu comentario, ha sido un aporte y un poema a la vez...
ha quedado así:

Sensualidad rítmica
eros delicado
el deseo bate sus alas
vibratorias alas de mariposa
magia del deseo
que nunca acaba...
pd
Que nada reste, sacaré ..."DESEO"...
Gracias y besos.
mar

FJavier dijo...

Un pintor traza una línea y simula un horizonte. A ambos lados de él el océano parece derramarse en su lejanía ante la presencia indiferente de un arriba y un abajo inmutables. Se trata de una constatación cotidiana. Pero en realidad, a medida que vamos ganando en distancia y perspectiva, el horizonte se curva más y más hasta unir sus extremos líquidos y transformar el espacio circundante en un dentro y fuera. Aún ficticios.

Forzando cierto paralelismo aprecio similar diferencia entre esa línea que representa el espacio interfacial de Sloterdijk cuando se observa desde la perspectiva plástica del arte y esa esfera sensible de proximidad bipolar de rostros cuando se interpreta desde la relación ética originaria de la conciencia afectiva, un espacio psicológico-fisionómico unido a la antropogénesis misma. Líquida observación para referirse a un lugar invisible entre el descubrimiento y la invención. Ambas cuestiones serán las mismas, evidentemente, pero evaluadas desde alturas diferentes.

“Hoy soñé contigo y lo visualizo nítidamente, tú me soñabas consciente de que yo te miraba, y veo con tal precisión tu sueño en tu cara que podría plasmarlo en un lienzo y lo haré, en cuanto me mires de nuevo.”

Todo bien.
Un fuerte abrazo.

Adriana Alba dijo...

y pensar que M. Thatcher, despreció las obras de Bacon....(viniendo de ella no es sorprendente jajaja)

Excelente como siempre querida Eva.

siempre creí que detrás de los retratos hay mucho más de lo que se ve a simple vista.

Dorian Gray si que lo tenía claro, jajaja.

Besitossss.

María dijo...

Muy interesante lo que cuentas en esta entrada, la verdad es que me quedas sin palabras.

Un beso.

mateosantamarta dijo...

La mirada del artista está impregnada de sí mismo por lo que el retrato e incluso el paisaje o la abstracción tienen más de él que de esa otredad que comentas: el otro componente básico es lo virtual. lo otro no se deja retratar. Un abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

El retrato es nuestra opinión del otro, podrías hacer miles y todos distintos, interesante entrada, estimula ver retratos porque nos hablan también de quien los hizo, un abrazo,

Pablo Fernando dijo...

Vengo más que a otra cosa a saludarte , a sentirme pleno en tus profundidades , tengo la idea de que el retrato tiene la huella de Freud o de Jung , en el Yo , el super yo , el ello , en fin vuelvo aquí a sentirme yo , en tus profundidades .

Querida Eva , te aprecio mucho pese a la distancia , lo sabes bien .

Fuerte abrazo de siempre

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Dayana dijo...

Te leia y decia:"si,si,siiiiiii"
Qué bien lo captas y transmites!!

Enriqueces la visión y a la vez la desnudas.

Es una gozada leerte querida Eva.Abrazos