apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

domingo, 26 de febrero de 2012

Creación Cultural: el intento de la Vida ante la Muerte (Ensayo por Entrega)

IV


El desprendimiento de la animalidad, ese proceso evolutivo que duró millones de años fue comandado por el desarrollo del cerebro. Esta evolución se repite en la gestación de cada individuo, a partir de la fecundación y durante nueve meses aproximadamente. Con un tamaño tres veces mayor al de los primates no humanos, la región más primitiva de nuestro cerebro, el tallo encefálico, es idéntico al de todas las especies que poseen un sistema nervioso que regula las funciones vitales básicas como la respiración y los movimientos automáticos; programas establecidos para mantener el funcionamiento del organismo. A partir de este órgano rudimentario se desarrolla el Sistema Límbico, en él habita el Cerebro Emocional y desde éste aflora el Neocórtex o Cerebro Racional  o Pensante. “La región emocional es el sustrato en el que creció y se desarrolló nuestro nuevo cerebro pensante y sigue estando estrechamente vinculada con él por miles de circuitos neuronales. Esto es precisamente lo que confiere a los centros de la emoción un poder extraordinario para influir en el funcionamiento global del cerebro (incluyendo, por cierto, a los centros del pensamiento.)” (5)

Pervivir en un estado percibido como una constante amenaza, fue una experiencia cotidiana albergada en el cerebro originario; coexistir con el miedo y ganarle la batalla, el primer desafío de esta humanidad naciente. El psiquismo humano fue cogido por el miedo y si consideramos las múltiples ramificaciones que surgen de esta emoción básica, entre otras -aprensión, consternación, pavor y angustia- podemos aquilatar el estado emocional que marcó nuestro origen como especie. Ante el cadáver, estos circuitos emocionales se activaron y en una reacción en cadena, liberaron una serie de sustancias químicas que producen, entre otras manifestaciones físicas, el aceleramiento de la respiración y el corazón así como  la llegada de un poderoso torrente de energía al sistema musculatorio, que lo prepara y fortalece para la lucha o la huída. Este mecanismo no tan sólo se puso en marcha ante peligros concretos, específicos e inminentes, si no que propulsó la respuesta humana que nos sostiene en la Vida hasta el día de hoy: la Creación Cultural. Nuestro talento creador, ese intervenir en lo dado y engendrar la propia obra, viene a ser un sistema de protección y apaciguamiento auto-generado como método para la supervivencia y, que aspira (aunque fracase), a construir una plataforma colectiva, un frente común para morigerar lo que nos sobrepasa, el intento físico y psicológico de la Vida ante la Muerte.


Si bien la conciencia de nuestra finitud es un camino sin retorno, es decir, una vez adquirida va con nosotros, imborrable; de igual modo, olvidar que moriremos se transforma en un imperativo existencial, un mandato ineludible para efectivamente vivir y construir un sentido para dicha existencia. La humanidad recién nacida comprendió perfectamente esta alianza Conciencia/Olvido. Somos, en tanto concientes de nuestro fenecer y, a la vez, sólo es posible dar curso a la vida escapando de ello. Esta huída nos moviliza, gatilla nuestro hacer y nuestro pensar; es la  lucha de la especie. Georges Bataille plantea que ante la Muerte, la psique humana establece el juego decisivo del Interdicto y la Transgresión sobre el cual se edificará la cultura. Una dinámica que permitirá conciliar lo profano y lo sagrado, el mundo del trabajo y el mundo erótico. El interdicto es la supresión de la Muerte en la Vida, la norma, la ley, la prohibición. Es el olvido. Es el tabú freudiano: un conjunto de hechos psíquicos nacidos de los instintos más primitivos y a la vez más duraderos de la especie. Surgen del miedo a la acción de fuerzas inexplicables, son, originariamente, una objetivación del temor. La transgresión es la violación del tabú, la insurrección ante la regla, el levantamiento del interdicto, el ir hacia lo inexplicable, enfrentar y trascender el miedo. Es la conciencia “…no tiene  nada que ver con la libertad primera de la vida animal, mas bien abre un acceso a un más allá de los límites observados ordinariamente, pero, esos límites, ella los preserva. La transgresión excede sin destruirlo un mundo profano, del cual es complemento.“ (6). Agrega Bataille que “…fundamentalmente es sagrado lo que es objeto de una prohibición. La prohibición, al señalar negativamente la cosa sagrada, no solamente tiene poder para producirnos -en el plano de la religión- un sentimiento de pavor y de temblor. En el límite ese sentimiento se transforma en devoción; se convierte en adoración.” (7)




…………………………………………………………………………………………….
(5) Inteligencia Emocional, Daniel Goleman, Editorial Kairós, Colección Ensayo, Pág 13. 
(6) El Erotismo, Georges Bataille, Editorial Tusquets,  pág 72
(7) El Erotismo, Georges Bataille, Editorial Tusquets, pág 72

38 comentarios:

Francisco Doña dijo...

He llegado desde facebook, y me quedo.
¡Un magnífico blog!
Gracias Eva.

S. Oró dijo...

Me sigue ilusionando tus escritos, cada vez que entro, me encuentro con frases y temas de los que aprendo, me gusta tu forma de escribir, de describir, de narrar, tienes una dialéctica profunda y es muy interesante como trasladas tus pensamientos al lector. Mi enhorabuena y un monton de besos.

Neogeminis dijo...

Muy, muy interesante. Destaco este párrafo que me parece sumamente esclarecedor:
Si bien la conciencia de nuestra finitud es un camino sin retorno, es decir, una vez adquirida va con nosotros, imborrable; de igual modo, olvidar que moriremos se transforma en un imperativo existencial, un mandato ineludible para efectivamente vivir y construir un sentido para dicha existencia. La humanidad recién nacida comprendió perfectamente esta alianza Conciencia/Olvido.

Un abrazo.

Igor dijo...

Conciencia-Olvido, diría que gana hoy el olvido por goleada. Y es extraño, porque cuando pienso que moriré, la idea me alegra el día, que normalmente aprovecho mejor. ¡Debo vivir antes de morir!
Ay, la cabeza. Creo que somos de los pocos animales que nacemos sin tener los huesos de la cabeza soldados, ¡demasiada cabeza para el canal de parto! Somos extraños, e interesantes.
Disfrutando de tus ideas,
Saludos.

Adriana Alba dijo...

Estaba oliendo unas flores en el jardín y en cuanto me incorporé, respiré profundamente. La sangre se precipitó hacia mi cerebro y me desperté tumbado de espaldas sobre la hierba. Aparentemente me había desmayado -o muerto- durante unos 60 segundos. Mi vecino me vio, pero pensó que me había tumbado sobre la hierba para disfrutar del sol. Durante ese intemporal momento de inconsciencia contemplé la resplandeciente eternidad. Vi el cielo. En él, nada había sucedido. Los sucesos de hacía un millón de años eran fantasmagóricos e inaprensibles como sucesos acontecidos hacía diez minutos. Era perfecto. La soledad dorada, el vacío de oro; una-cosa-u-otra; seguramente algo simple.
Jack Kerouac


Abrazos dulce Eva,

◊ Dissortat ◊ dijo...

Pues yo me resisto a olvidar, porque teniendo la muerte siempre tan presente, vivo más y mejor (a mi manera).

Saludos querida mía.

Tracy dijo...

Jamás había leído un ensayo por entregas. Me ha gustado . ¿continuarás?

Nieves dijo...

Magnífico lo que escribes y de lo mas interesante, quizás de que somos consientes de que moriremos algún dia empezamos a morir, porque anteriomente a ese momento... solo vivimos!

Un besote! :D

Marisa dijo...

Mi querida Eva:

Me ha resultado curioso el reflexionar sobre un aspecto que apuntas: el arte, la creación artística no es más que un sistema de protección y supervivencia para superar lo que nos sobrepasa.
Lo he pensado y efectivamente es así. El fuego, o la rueda como invención, no constituyen ningún elemento artístico desde la óptica actual, pero para el hombre primitivo fue "arte" y, en definitiva -como apuntabas- un instinto de supervivencia y de superación.
Si esto mismo lo traemos a nuestros días, el arte en general no sería más que eso, medios de supervivencia personal, y no hablo de aspectos económicos, sino emocionales y psicológicos.

Muy interesante tu ensayo, Eva, Mucho.

Besos.

Felicidad Batista dijo...

Eva ¿la creación como huida de la muerte? ¿cómo imperativo básico de vida? ¿cómo camino para entender sel ser y burlarse del no ser?¿la transgresión como constante del arte? El olvido selectivo, el olvido necesario. El intricado y proceloso laberinto del cerebro, sus codificaciones, sus fugas, sus interrelaciones con la emoción y el pensmiento y como se influyen y se retroalimentan.
Magnífica nueva entrega de un ensayo donde nos incitas a la reflexión.
Una pasión leerte, amiga

Katy dijo...

Muy interesante esta reflexión como las anteriores. Yo también tengo mis sentimientos al respecto.
Somos a veces indiferentes, egocéntricos y no vivimos más que para disfrutar de la vida sin importarnos los otros. Siempre se mueren los otros. Hasta que un día, la muerte, deja de ser una posibilidad lejana, y se convierte en una certeza, algo que puede ocurrirnos en cualquier momento. La vida tiene un sentido pero no nos molestamos en averiguarlo, es más fñacil ignorar esta realidad.
Bss Eva

Noris Capin dijo...

Tu hermoso blog, siempre me cautiva. Interesantisimo este post.
De verdad escribes maravillosos, y tus pensamientos son increibles.
Un beso,

Natàlia Tàrraco dijo...

Sigues amiga con interesantísimas reflexiones acerca de la muerte, la transgresión, el olvido, el miedo...desde los remotos tiempos de nuestros ancestros, el cerebro se desarrolló adaptando sus impulsos al medio, instinto de supervivencia y de clan, instinto social. No me acuerdo cuándo, pero un buen día, alguien, un chamán tal vez, dibujó un símbolo en una piedra, con el dedo, con sangre, con rescoldos de carbón, y empezó a conjurar el miedo, convocó a las fuerzas, otro tipo de miedo nació entonces y todos se inclinaron a adorarlo, temerosos.
La expresión creativa es antes, mucho antes que la escritura cuneiforme, arte y religión.
Cuando nacemos caminamos hacia la muerte, es cierto, pero entre tanto, la vida.

Espero fascinada nuevas entregas sobre esos temas, besitos muchos.

Manolo López dijo...

Que buena aportación, nos muestras las relación del desarrollo humano, en relación con la mente y esta con su cerebro.

Últimamente pienso mucho en el miedo, en el miedo como herramienta, usada por el poder para manejar a los humanos, en si forma parte directa de nacimiento de todas las creencias, y es una herramienta usada actualmente para someter a la ciudadanía. Y de este miedo herramienta, también forma parte la muerte.

En realidad buscamos una razón superior, pero básicamente todo se limita a química, lo cual no es negativo necesariamente.

Un fuerte abrazo, Manolo

Taty Cascada dijo...

Cuando escucho a determinadas personas hablar y discernir sobre la importancia del Arte en nuestras vidas, y los observo materializados y deformados en torno a cifras económicas, arguyendo sobre lo prescindible que es su aporte para la supervivencia humana, sólo los observo porque dudo que comprendan que el Arte nos ha conducido a olvidar nuestro efímero paso por la vida.
Si la muerte la sentimos como: inercia, frontera, margen, culminación, término; y el arte lo definimos como: movimiento, acción, gestión, búsqueda, indagación interna y externa a base de materiales; de observación constante con la realidad; de construir -incluso destruyendo objetos y transformándolos en otros-. Entonces la muerte no existe, porque transformando la evadimos y la vencemos, y el ser humano puede ir más allá modificando, creando, pensando, soñando...
Un beso Eva.

La Abela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Abela dijo...

¿El arte como herramienta para sobrevivir a la muerte? no lo había pensado pero realmente es así, si no ¿para que nos esforzamos en crear belleza u originalidad?, ¿pretendemos ganar una batalla al olvido que se supone que es la muerte?, sin embargo muchas culturas y épocas pasadas, e incluso movimientos actuales rinden culto a la muerte y crean arte por y para la muerte.
Muy interesante el tema Eva. Un enorme abrazo.

maria candel dijo...

Eva, excelente tu reflexión sobre el arte, es cierto que la creación artística nace como una consecuencia mas de la evolución del cerebro humano, y luego, se fue convirtiendo en necesidad vital, una manera de entendernos a nosotros mismos y el mundo en el cual vivimos; nuestra forma de estar ante la vida.
Eva, siempre aprendo y disfruto con tus ensayos.
Un fuerte abrazo, amiga.

Marlene dijo...

Eva querida, cada entrega de este ensayo es fascinante, hace días leí las tres entrgas anteriores y ahora he quedado gratamente impresionada con esta IV. Es sumamente interesante este tema, ¿sabes? en México por ejemplo, (debes saberlo) existe una cultura de veneración hacia los muertos, como mexicanos, mantenemos una relación cercana y hasta reverente hacia la muerte, la cual ha sido duramente juzgada por la iglesia católica.

Has dicho algo que se me quedara por siempre en la psique .."olvidar que moriremos se transforma en un imperativo existencial, un mandato ineludible para efectivamente vivir y construir un sentido para dicha existencia."

Eres impresionante Eva, leerte es toda una experiencia.

Un abrazo fraterno

Acido Obscuro dijo...

La conciencia, el ser pensante, pese a que tenemos el cerebro mas grande no nos hace del todo mas inteligentes sino mas subceptibles a nuestros propios instintos y a nuestros miedos.

El solo pensar en placeres prohibidios y fobias nuestra mente se hace de todo tipo de fantasias y jugarretas para crear barreras morales o para justificar sus medios de complacerse.

Bien lo dice esa frase: "La Mente es algo terrible"

Ambrosía ignota dijo...

Querida Eva

Eres otro nivel, nadie más tiene tu estilo o yo aun no conozco a alquién que posea tu propuesta.

En cuanto tu texto, considero que toda evolución tiene razones, como historia, como puntos de vistas, así como argumentos.

Acá todo está sustentado.
un abrazo.

Valverde de Lucerna dijo...

Muy interesante la reflexión sobre los dilemas que se plantean al hombre y como los enfrenta, la importancia de las emociones y como se plantea el Arte en la actualidad.
Una entrada que ayuda pensar y reflexionar.
Un saludo.

Pablo Fernando dijo...

Querida Eva , el texto es muy rico en criterios intensos sobre cómo y de que manera llegamos a donde hoy por hoy estamos , hay un punto de convergencia muerte/vida ; vida/muerte , conceptos que J. Bataille los conduce muy a su magistral manera , el fin es que el temor a la nada , nos hace intentar anclarnos a lo divino , a los sagrado como tratando de decirle no al final de todo.

Un abrazo Eva .

ѕocιaѕ dijo...

Con este post me hiciste recordar mis clases de "Desarrollo" donde se vio sobre el hipotálamo y su función con las emociones. Decíamos inclusive que para un 14 de febrero deberíamos dibujarlo y no al corazón xD

El caso es que somos tan inteligentes como seamos capaces de explotar esa inteligencia, de nada nos sirve ser diferentes a otras especies naturales si hacemos las cosas mal, sin pensarlas, si nos encerramos en los miedos, prejuicios y nos estancamos y perdemos en lo que podemos afrontar.

Muy completo post, me gustó la información y las fuentes que usaste. Saludos Eva.

soylauraO dijo...

Extraña adoración;pues seguramente al hombre primitivo lo satisfizo más una relación entre vivos con algo para recordar, que esa objetiva veneración al final definitivo; un final sin retorno del cuerpo; al que los deseos espirituales favorecieron con la creación sociológica de los cultos religiosos; cuyo valor de respeto a Don La Muerte fue vital para la supervivencia, aunque, muchas veces, concretamente degeneró en organizaciones empresariales muy rentables fundadas sobre los miedos aprendidos en grupo.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

MAITE RUBERT dijo...

Hola, Eva:
¡Cuánto tiempo sin entrar en tu blog!. Por fín, me he animado y quedo satisfecha de lo leido porque entiendo , un poco mejor,ese aferrarme al arte como tabla de salvación.
Echo de menos tus críticas en "Una idea, mucho arte".
Un saludo afectuoso.

Anne dijo...

Sabía que de algo me sonaba todo el tema que estabas tratando en este texto. El libro de la inteligencia emocional para mí es un pedazo de libro.
Sin duda nuestros ''recuerdos emocionales'' se convierten en lo que hoy llamamos instinto.
Es muy interesante y una lectura casi obligatoria. ( En mi opinión )

Muchas gracias por tu comentario, a mi también me da gusto ver que las falanges se mueven para algo más que para gesticular. ( He leído algunas cositas tuyas por aquí atrás, muy buenas ).

Me seguiré pasando por este lugar, se está a gusto.

Un abrazo :)

Trizbeth dijo...

En verdad querida Eva que eres insuperable, de tu texto poco puedo opinar pero siii muchísimo aprender y por ello graciassss!!!!

Besossss, ya estoy por estos ladossss!

Jose_Kunita dijo...

SIEMPRE TAN PROFUNDA
Y SOFISTICADA
ME ENCANTA

FELIZ DIA, PRECIOSA
:X

Rembrandt dijo...

Querida Eva,
un placer leerte nuevamente y como siempre me dejas reflexionando, siempre he pensado, qué seríamos si no existiera el arte? Hasta en los lugares más "oscuros", se han encontrado manifestaciones artísticas y lo entiendo como una manera de enfrentar lo peor.

Besos y lo mejor para vos, en este Día especial y siempre.

REM

Gustavo Figueroa V. dijo...

Con motivo de celebrarse en el día de hoy (marzo 8) el Día Internacional de la Mujer he hecho un homenaje en mi blog CONTRASTES (http://gustavo-contrastes.blogspot.com/) a nuestras queridas compañeras. Quiero enviar un saludo muy especial a todas tus lectoras y abrazarles fraternalmente en su día que, a mi juicio, deben ser todos los días.
También te envío a ti mi abrazo y felicitación muy especial estimada amiga y luego pasaré a dejar mi comentario en relación a la cuarta parte de tu ensayo.
Besitos.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

A los favoritos de Dios la muerte les llega cuando más la necesitan.

Un abrazo fuerte, Eva.

El Drac dijo...

Coincido completamente la creación cultural es una respuesta de defensa de los más concientes de que la vida está inmersa en la muerte.

Espectacular ensayo

Ana dijo...

Ay de la angustia existencial...
Y ahora qué hacemos con eso que sabemos? y con todo aquello que no sabemos!!? Habrán pensado nuestros ancestros.
Hay que hacer, hay que moverse, crear, crear, crear.

Besos!

Ana dijo...

Ay de la angustia existencial...
Y ahora qué hacemos con eso que sabemos? y con todo aquello que no sabemos!!? Habrán pensado nuestros ancestros.
Hay que hacer, hay que moverse, crear, crear, crear.

Besos!

Ana dijo...

Ay de la angustia existencial...
Y ahora qué hacemos con eso que sabemos? y con todo aquello que no sabemos!!? Habrán pensado nuestros ancestros.
Hay que hacer, hay que moverse, crear, crear, crear.

Besos!

Ana dijo...

Ay de la angustia existencial...
Y ahora qué hacemos con eso que sabemos? y con todo aquello que no sabemos!!? Habrán pensado nuestros ancestros.
Hay que hacer, hay que moverse, crear, crear, crear.

Besos!

Ana dijo...

Ay de la angustia existencial...
Y ahora qué hacemos con eso que sabemos? y con todo aquello que no sabemos!!? Habrán pensado nuestros ancestros.
Hay que hacer, hay que moverse, crear, crear, crear.

Besos!