apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

viernes, 17 de agosto de 2012

Gestos: elocuencia muda, silencio parlanchín.

El Arte Pictórico posee muchos poderes. Uno de ellos consiste en vislumbrar el espíritu de  los elementos, desentrañar las entrañas de la naturaleza -ente vivo que se expresa como un rostro- y, asimismo, ver los Signos que contienen el impulso del ánimo, el ánima que anima a todo semblante. La gestualidad de los rostros es un paralenguaje que desentraña emociones, huellas psíquicas, indicios que como arrugas se impregnan en la piel; rasgos interiores cuya memoria se plasma, aparentemente imperceptible, en cada rasgo. Mínimos pero profundos mohínes que constituyen señales identitarias en  una  persona, muecas que se han integrado a su expresividad permanente, a su cotidiana permanencia, marcas de expresión que expresan al Ser, señales que para el ojo de un retratista configuran el meollo del asunto. 

De igual modo, el pintor detenta sus propios mohínes y muecas, una determinada manera de Obrar -acto interno y técnico- que es actitud e intervención. El Retrato entonces se gesta en la fecunda intersección de los Gestos. El Gesto del Modelo tocado por el Gesto del Artista que es el guiño de su estilo.

Primero observemos la fotografía desde la cual nace el Retrato en cuestión...


(He optado por agrandar la imagen en beneficio de la apreciación de los elementos que menciono aunque se genere una cierta distorsión...)

Manuel Melero retrata a Francisco Cámara
Pastel sobre papel Canson
Intercambio de Retratos
Una Idea Mucho Arte



Lo que se elimina y lo que se selecciona, primera decisión, primera Estética. Francisco es  despojado de su  naranja moto, y del auto -que a pesar del segundo plano- en la fotografía adquiere relevancia. Se le desnuda del entorno y como en un zoom el pintor se concentra en su semblante y en el  árbol "fuera de campo", desenfocado; el Retratista recompone el fondo con el Gesto del árbol,  el árbol que deviene en ademán de color y en mancha trémula,  en ondular vibrante.  Lo acerca a la figura y le une a ella generando un símil con el pelo del retratado, foco de atención visual y de tensión plástica de intensa gestualidad que le otorga carácter al Retrato. Dicho eje gravitatorio se incrementa con la disposición diagonal- angular del cuerpo y el Signo del árbol

El Color muestra un gran manejo del medio pictórico que el artista utiliza en este Retrato: el Pastel, tal y como se aprecia en las carnaciones de la piel, en las luces y las sombras que modelan el tono del rostro. Se trabaja equilibrando las fuerza composicionales y visuales, sintetizando el cromatismo de fondo-figura: el azul de la vestimenta y el verde del árbol y el "chorreado" que replica los azules y los blancos del vestuario transmutados en un nuboso halo. Un juego cromático que junto con solucionar un asunto técnico, le otorga a la Pintura un detalle abstracto muy sensual, poderoso Gesto del Estilo. 

Melero se concentra en el Gesto del entrecejo, extrae su huella y realza la ceñuda marca. Lo incisivo de la mirada se devela, lo apacible tiembla como el follaje del árbol, como si un desasosiego despertara. Y los labios, un poco entreabiertos, también parecen desperezarse en su propia carnosidad, como a punto de abrirse y pronunciarse. La construcción de la expresión facial así como el fondo recompuesto expresan un leve, mas no sutil, crispamiento.  Cierto rictus irritado e irascible que dota de emoción a la Obra.

40 comentarios:

soylauraO dijo...

Ay, es un placer para mí ingresar en el mundo del arte a través de sus palabras. Me quedo con "El ojo del retratista y el carácter del retratado,Despojo del entorno".Gracias por prestarme su mirada.
http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

Neogéminis dijo...

Supongo que en el arte del retrato, lo principal es captar gestos que logren desentrañar el espíritu de quien se retrata. Algo no muy fácil de conseguir, por supuesto.

Un abrazo, Eva.

Mari-Pi-R dijo...

Creo que el medio al pastel se presta mucho mejor para el retrato, ya que es más fácil el retoque y conseguir un buen parecido.
Saludos

mateosantamarta dijo...

Tengo en tanto el género delretrato que hace más de 20 años QUE NO INTENTO NADA PARECIDO! Creo que un buen retrato exige una gran técnica, una gran capacidad de observación, una gran capacidad de síntesis y, sobre todo, una buena buena dosis de capacidad psicológica y, si es posible, una visión espiritual que permita ver más allá de las apariencias. Demasiado para mí. Besos, amiga.

San dijo...

Así explicado el proceso es como más facil interpretar, creo que la observación del artistas es fundamental para mostrar esos gestos característicos del modelo, lo que hace que realmente cobre vida el retrato y tenga su espitiru.
Un abrazo Eva.

Rud dijo...

Ciertamente, estimada Eva, el retratista "desnuda" el interior del modelo. ¡Qué bien te expresas! Me encanta.
Wow, cuando salga de mis grandes tareas voy a dedicarme a leerte para mejorar mi manera de pintar.
Un gran abrazo, feliz fin de semana

Alejandro Kreiner dijo...

Muy bien expresados los sentimientos reflejados en el semblante del retrato.

Saludos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Amiga Eva, sigues buceando el retrato y no me pierdo tampoco esta entrada.
El artista ejerce su poder, encuadra, elimina, descarta, subraya, difumina, enfatiza el gesto para entrar en el personaje a su manera, pastel sinuoso, suavizado, y el gesto en las cejas en la boca como duda o pregunta o chispa de miedo, el árbol borroso es otra opción nada gratuita. El artista lee al personaje y lo describe según quiere que conste, no traiciona, pero nos hace VER al retratado que él ve, insistiendo en cómo lo ve.

Besito mirado la mar de todas las gamas.

Garriga dijo...

sin conocer nada de nada me impresionan un par de cosas. Viendo los "gestos" que vos decís, casi los rictus diria yo se nota como una lejanía, una distancia del artista respecto al retratado. Estan exagerados esos gestos y lo otro que me llama la atención es cómo del arbol lo que mas destaca es el agujero ese cancrotico que tiene. Lo exagera tambien y en el boceto se nota que los trabaja juntos dandoles el mismo grado de protagonismo. O sea, el gesto ceñudo y la cicatriz enferma del arbolito. Bella tu entrada Eva.

Tracy dijo...

Creo que el arte del retrato es el más difícil, porque tienes que atrapar el alma de la persona retratada.

victoria eugenia dijo...

Un estupendo retrato.
Mis felicitaciones.
SALUDOS.

Adriana Alba dijo...

Que lindo todo lo que nos enseñas Eva!

J. O'Donohue dice sobre los rostros:

el rostro humano es la autobiografía sutil pero visual de cada persona. Por más que ocultes la historia recóndita de tu vida, jamás podrás esconder tu cara. Ésta revela el alma, es el lugar donde la divinidad de la vida interior encuentra su eco e imágen. Cuando contemplas un rostro, miras en lo profundo de una vida...en el rostro humano, una vida contempla el mundo y a la vez se contempla..." y Heidegger dijo en bellas frases que somos custodios de umbrales antiguos y profundos. En el rostro humano se ve el potencial y el milagro de posibilidades eternas.


Mil besos dulce Eva

Nieves dijo...

Para mi el pastel es un estilo de pintura que me encanta, sin duda alguna el arte y el estilo del pintor es primordial, esas muecas y gesto de las que hablas serán plasmadas de mil manera según el artista y de ahí que este don de pintar sea todo un arte.

Tu ejemplo me ha encantado!

Besos :)

G a b y* dijo...

Siempre sentí que es de las cosas más difíciles de lograr, captar gestos, expresiones y la esencia de un rostro. Tal vez uno tiene a quien quieras retratar en frente y vislumbras un montón de emociones, las tomas, de alguna manera las descifras... pero llevarlas al lienzo: qué tarea complicada! (claro, hablo desde mi impotencia para lograr algo así), tú haces una exposición tan clara y convincente que creo que me voy de aquí creyendo que podré hacerlo decididamente. Como sea, admiro mucho el arte de retratar y ciertamente, hay pinturas que a uno lo dejan casi con las emociones del otro pegadas en los sentidos... y eso es una maravilla.
Un beso!
Gaby*

FJavier dijo...

“Yo viví en la dulce y perpetua espera del azar. Comprendí que la sed de disfrutar que nace en cada momento de voluptuosidad, se anticipa al gozo, de la misma manera como existen respuestas listas para cualquier pregunta. Fui feliz cuando las fuentes de agua me revelaron que tenía sed, y cuando estando en pleno desierto (donde la sed no se puede saciar), preferí, a pesar de todo, la fuerza febril que me inspiraba el furor del sol. (…) Logré aplacar todo impulso de reacción hasta ya no considerar nada como algo malo y no tener que protestar por una nimiedad. Me di pronto cuenta además, que en mi apreciación de lo bello había también espacio para la fealdad."

André Gide
Los alimentos terrestres (fragmento)

Saludos veraniegos

El Drac dijo...

Hola Eva, querida amiga!! Créeme que hasta la fecha nunca he visto un retrato que hable y describa a la persona retrada sino más bien, la persona que ve el retratista con todas las subjetividades que sobrecarga a la persona retratada, sin que a esta le pertenezca tales subjetividades.

Me imaginoq ue es de la misma manera como idealizamos a la persona amada atribuyéndole cualidades que muchas veces no posee.

Un gran abrazo Evita!!

algamarina dijo...

Qué placer haber llegado a este lugar!!!! Lo hice siguiendo sus pasos desde mi playa, Realidad y Ficción!!!!

Por cierto, me atrajo mucho su manera de describir mi humilde lugar y su contenido, y ahora que descubro el suyo, tengo las respuestas a mi inquietud...

La estaré siguiendo, es muy importante, interesante y valioso todo lo que enseña...

Saludos de agua desde mis mareas azules...

Aristos Veyrud dijo...

Personalmente privilegio el retrato que se hace de forma directa del modelo, retratos desde fotografías o desde otras pinturas mediatizan considerablemente elementos y juegos de luz esenciales del retratado precisamente en esa zona donde habita el alma y brota el sentimiento y la pasión. En ese clip mecánico de la cámara se captura un instante que supedita al pintor a inventar el resto del guión, o a dejar de lado la superposición de matices, manchas y atmósferas que vivifican el momento del retrato y cuentan una historia.
En este caso hay características de expresión facial que el artista trabaja con atención junto con la su relación de fondo, y que tu con fidelidad recoges en la descripción del proceso de este pintor en particular. La técnica al pastel se adecua y se presta a la estructuración del dibujo y al estilo realista. Destaco tu disertación acerca del gesto que enmarca este trabajo y el del artista citado. Es un esfuerzo que aguza nuestra forma de ver a la vez que cuestiona patrones que obstaculizan el ver, esa relación y vínculo con lo humano y su alma y un universo al que se le niega su divinidad por y para siempre.
Un gran abrazo amiga!!!

MAITE RUBERT dijo...

Así es, Eva : el lenguaje sin palabras, el que expresa la música y las artes plásticas, se entiende en todo el mundo. Nos acerca y une en el Universo de las emociones.
tengo que leer ese libro de Umberto Ecco. Ahora mismo, estoy leyendo " Yo también sabría hacerlo" ( Christian Saehrendt y Steen t. Kittl ),un manual para entender el arte moderno.
Un abrazo con cariño.

Luis de Burg dijo...

wow!!!! eres tan buena en esto que realmente impresionas, y es que te la sabes todas, como si hubieses sido tú la que ha realizado el retrato, y eso me queda en la mente como algo asombroso y exacto, la pregunta que me gustaría hacerte es.... también pintas retratos???? y por qué no publicas un blog con trabajos???? eres realmente asombrosa, me agrada leer como desmiembras cada pincelada haciendo tuya desde el bosquejo hasta el mismo cuadro....

pd: me agradaría que volvieras a mi blog, ya que parecía que llevabas prisa, y trates de unir los dos comentarios que me dejaste, ya que no puedo responderte a medias, tomaste tu tiempo y sin apuros dejame un nuevo comentario, que me agradaría leerte completa, porque cada palabra tuya es divina y me complementa.... besos!!!!! te adoro!!!

Gustavo Figueroa V. dijo...

Eva:

Aunque hace ya un largo rato que no aparezco por tu blog con algún comentario no quiere decir esto que no te lea y aprenda mucho de ti.
Ahora tengo que acotar en relación a este post, tan interesante como todo lo que publicas, que me ha vuelto a impresionar la manera didáctica como nos explicas, a la hora del retrato, la relación de comunicación sicológica entre el retratista y el retratado; juega mucho, a mi juicio,el estado de ánimo de ambos para el resultado de la obra, cosa que no es ajena en otros campos del arte como la música, la danza o la poesía.
Eva, te dejo mi abrazo y mi aprecio.

maria candel dijo...

Eva , es cierto que en ese lenguaje no verbal se encuentra la sinceridad de nuestras palabras, de nuestras acciones,una imagen diseccionada va hablando por si sola, vamos encontrando su sentido y razón...

un abrazo, amiga

Rembrandt dijo...

Querida Eva, considero el arte de retratar como algo sumamente difícil, aún teniendo en cuenta toda la técnica, el ojo del artista siempre se me ocurre subjetivo respecto al retratado creo que lo psicológico tiene mucho que ver al realizar la obra, esa especie de simbiosis entre ambos al momento de producir el cuadro; pero si se trata –como este este caso- de una foto? Supongo mucho más complejo todavía. Por otro lado está el espectador, quién tbn hace su propia interpretación, en mi caso lo primero que miro son los ojos, allí es donde encuentro el alma del personaje.
Amiga mía llegar hasta aquí es un verdadero placer, siempre me voy con la certeza de haber aprendido un poquito más, gracias por ello.

Besitos desde el otro lado de la montaña y lo mejor para vos.
REM

MAR dijo...

A mi modo de ver está perfecto y muy natural.
Bien!!!
Un abrazo con cariño.
mar

Aristos Veyrud dijo...

Ja ja ja esta abuela debe pasar al podio de la fama como artista conceptual, hizo lo mismo que tantos otros han hecho a lo largo y ancho del mundo interviniendo obras. Aquí está su restauración Intervención ja ja ja
Abrazos Eva!!!

Myriam dijo...

Vengo siguiendo esta serie tuya sobre El retrato, uno de los géneros de pintura que me gustan especialmente, justamente por esa condición dialógica entre el artista, el modelo y espectador. Personalmente me parece logrado, cuando la obra logra transmitir la emoción en el gesto.

Besos

Carmen Troncoso dijo...

Los retratos me impresionan mas que nada, el gesto casual el deseo la contencion, el desden, todo esta alli, en ese mapa del mundo, estupenda entrada un abrazo feliz,

Manuel dijo...

Hola Eva: Gracias por tus palabras que son un precioso "envoltorio para regalo" hacia mi trabajo. Agradezco especialmente también, la visita a mi blog y la generosidad en tu critica. Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Los elementos de fondo son de gran atractivo para mi, a veces más que el centro de atención. Tienen un simbolísmo tanto para el retratado como para el artista, es algo de donde se puede encontrar material de análisis.

Saludos Eva.

Zamarat dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog. Nos leemos!

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Una genialidad, me encanta aprender cosas nuevas. Muy didáctica la entrada.
Un beso

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El retrato tiene la emoción misma del teatro: ella (sentimientos y pasiones)hecha rostro, y el rostro un concurso de gestos. El el teatro, la emoción, la hace rostro el mismo actor. En la pintura el artista del pincel.

Indudablemente el gesto que se perfila en rostro, surge de la subjetividad, y se materializa en la cara del actor, o del retrato, hecho emoción faceada por el pintor.He ahí la habilidad del actor, y del pintor: ponerse en la cara, situar en el retratado esos gestos que lo hacen sentimie nto.
UN abrazo. Carlos

Ambrosía ignota dijo...

Hola Eva

Los adjetivos hace mucho que los dejé a un lado, pero con ud y su descripción del arte en general, unicamente se me viene palabras bonitas, deseos intensos de desearle lo mejor. Un abrazo y un placer ser lector y visualizador de lo que hace aun más bello.

maruja dijo...

Que curiosas observaciones, es complicado entrar en el mundo íntimo de un artista. ¿como puedes estar segura de acertar? No se si el retrato final expresa el instante fotografiado.

DARÍO GÓMEZ (EL PEATÓN) dijo...

Encantador tu blog, Eva. Una estupenda oportunidad para acercarse al arte pictórico. Como observador no iniciado me he sentido como en casa. Gracias por compartir.

Gilberto Cervantes dijo...

El buen conocedor de las artes tiene un Don, y si ese Don le permite ademas exponer el arte a los demas como tu lo haces entonces el Don es doble.

Me encanto tu entrada!!

Te dejo un beso y se feliz!

MAR dijo...

LILITH???
Dónde está???
Cariños para ti linda amiga.
mar

Belén R. dijo...

Eva, paso a saludarte y a alucinar con tus explicaciones.
Qué envidia me dan quienes son capaces de hacer algo así.
Un beso.

Lola Barea dijo...

Hola Eva, buenas tardes, estoy impresionada con tanto arte de las foto grafias, una maravilla. Un abrazo,
Lola.

Felicidad Batista dijo...

El tiempo, ya que al tiempo y al destino
se parecen los dos: la imponderable
sombra diurna y el curso irrevocable
del agua que prosigue su camino
Jorge Luis Borges

Recorro La Cala, realidad y ficción como quien allana una morada y se entretiene en cada objeto, en cada detalle que en las visitas anteriores, en presencia de la anfitriona, no reparó. En la urgencia de la lectura de cada entrada nueva apenas he deambulado por sus alrededores. Ahora que regreso reflexiva después de mi larga ausencia, sin dejar de contemplar los últimos retratos que cuelgan de tu estancia, he incursionado en otros artículos, relatos, poemas, ensayos, en las imágenes que flanquean los textos. Un largo y enriquecedor paseo por un espacio en silencio y lleno de sugerentes reclamos. Los pensamientos y las emociones que me han proporcionado nos las escribo, las siento.
El retrato no representa, ni copia, ni mimetiza la realidad, como no lo hace tampoco la fotografía, el cine o la pintura realista, o cualquier rama del arte. Tan solo recrea. Cuando los pintores retratan, lo realizan desde su óptica, su atalaya sus suburbios o sus pulsiones. Y del mismo retrato habrán tantos como observadores tenga. El retrato es arte, no reproducción, sí representación, alegoría, metáfora, materia transformada. Cuando nos posicionamos delante nos transmite nuestras propias emociones pero no somos ajenos a las que el pintor pinceló, ni a las que el retratado proyecta. Cuando miramos el Baldassare Castiglione de Rafael todo un mundo interior nos llega con solo fijarnos en su mirada que nos atrapa desde la intensidad del azul líquido de sus ojos, nos seduce y nos sumerge al otro lado de esa mirada. Es imposible pasar delante del cuadro sin detenernos durante un largo rato y perdernos por sus pasadizos.
En los retratos no hay caras, se dibujan, perfilan, graban, reflejan, sostienen frustración, tormento, soledad, burla, distancia, frialdad, convulsión, impostura, deseo carnal, deseo contenido, deseo frustrado, pasión, vacío… El arte narra.
Y en esta serie de entregas del Ciclo de Retratos he vuelto a sentir el placer de contemplar al otro lado de la pintura.