apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

martes, 24 de mayo de 2011

Hija de la verguenza


Convivo con una mujer de 84 años que me hace partícipe de su historia. Rememora y se rememora en una retrospectiva que pone ante mi una cultura y una educación fuertemente determinantes en la construcción de su personalidad y en su modo de vivir: sus prioridades, sus elecciones, sus renuncias; su modo de amar, sus creencias, sus juicios sociales y morales. Sus conductas,  su mundo emocional, su forma de percibir la realidad, a si misma y a los demás, pasan por dicho tamiz cultural que parece haber sido inciso a fuego durante su infancia. Toda ella, en suma, responde a un rígido molde concebido como la verdad y punto (ya sabemos, antaño la verdad existía inamovible). Certezas dictaminadas por padre y madre, figuras indesmentibles y endiosadas con el telón de fondo de una sociedad de la cual ellos mismos fueron inequívocos espejos. Sumisión e ingenuidad parecen confabularse en este dogmático aceptar lo impuesto. Intransigencia y segregación a todo lo que se escape de esa horma, sus secuelas. 


Evidentemente todo individuo carga con sus propios condicionamientos educacionales y culturales, en toda época y en todo lugar. Pero, sin duda -al menos en el terreno de lo íntimo y de la construcción del si mismo- la posibilidad de rebelión, de autodeterminación, de mayor discernimiento ante las imposiciones socioculturales, hoy existe mucho más que antes. 

La cultura a la cual esta octogenaria pertenece, puede abreviarse sobre todo para el género femenino en un sólo sentimiento de base: La Verguenza. Culpa y miedo son sus incondicionales aliados. Como todo concepto, su significado posee diversas variantes, desde su definición convencional en el diccionario de la Real Academia de la Lengua "la turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena", pasando por la acepción filosófica, con Aristóteles: "la verguenza y el rubor son indicios irrefutables de la presencia del sentimiento ético", hasta su sentido en cuanto afrenta, humillación, deshonra, abyección, infamia, ultraje, escándalo, degradación... la naturaleza humana contempla la verguenza como un componente innato, en su justa medida positivo y necesario, asociado a la conciencia de los propios actos y al comportamiento de los demás; funciona -por tanto- como un regulador social. Baste observar como constitutivamente, niños y niñas pasan por la edad del rubor, esa en donde se esconden tras la madre cuando alguien les saluda y baste también recordar experiencias personales en donde la piel del rostro se nos ha transformado en un tomate. ¿Y quién, salvo un psicópata, no se ha avergonzado de si mismo sintiendo remordimiento ante una negativa acción que ha causado daño?. 


Mas, La Verguenza a la que aludo es de otra índole;  se trata de la conculcación absoluta del derecho a equivocarse, es la supremacía del enjuiciamiento, castigadora y correctiva a priori de las actitudes o situaciones  reprobables, un "parche ante la herida" que no hace más que reconocer lo humano para enseguida negarlo. Instituida como una forma de crianza, como una manera de edificar el Ser Femenino; imagen y autoimagen de "La Mujer", estereotipo creado para el estereotipo masculino también artificioso e inducido. Conjeturo responde a la costilla adánica, la manzana aquella, la expulsión famosa y a todo el andamiaje que a partir de aquello se alza. Y como nadie calza en una plantilla forzosa y como dicho calce es considerado lo correcto, la primera verguenza es, precisamente, esa constatación: no calzar. Lo que sigue es disimular, ocultar, cercenar y reprimir: la raíz de una sociedad fundada en el doble estándar y en las apariencias. Guardarlas a toda costa, termina siendo más importante que, efectivamente, responder a las exigencias del modelo. Fingir para evitar el que dirán, parecer en vez de ser; que nadie se percate de alguna individual diferencia, que no se note tal o cual sentir censurable, que no se sepa de determinada enfermedad o de un matrimonio mal habido o de un bastardo... que no parezca que algo en la propia vida no anda como dios manda.  


Es lo que le enseñaron. Buena alumna y obediente, lo aprendió al revés y al derecho e intentó como todos y todas -hoy, ayer y siempre- buscar la felicidad en medio de una estructura apabullante. Para ella, tan distinta a mi, todo mi respeto.

68 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Extraordinario mi querida Eva, y terrible que no podían refutar o exigir otra circunstancia, porque ni siquiera sabían que podían concebir que tenían el derecho de hacerlo.
Las que desafiaron los patrones, fue con tanta fuerza que lograron ser como Sor Juana, George Sand, inmortales y emulables, aunque tristes e incomprendidas en su tiempo.
Tu interlocutora más cercana a nuestros días y cómo ha cambiado el rol en unas cuantas generaciones, aunque aún haya sociedades en que se mantenga a la mujer tan marginada. Y otras en las que el hombre es el que ahora padece.
¡Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre! Prefiero la igualdad, respetando a cada sexo y complementando siempre.
Besos.

Carolina dijo...

Porque no sale mi comentario???? grrr :D
A ver, voy de nuevo:
Decia algo asi: Es tal cual, Eva! que estoicas eran las mujeres de antes, cualquier prohibicion para ellas era "palabra santa", no imaginaban otra posibilidad y si alguna osaba pensar distinto... pobre de ella!
Hoy en dia en que todas las estructuras e instituciones que nos organizaban estan desmoronandose, todo aquello nos parece un cuento de exagerados.
Un abrazo.

Jose_Kunita dijo...

PARECIERA Q' HOY ES DIFERENTE ¿NO?
PARECIERA ;)

PROFUNDA Y OPORTUNA REFLEXION, BONITA
ME ENCANTÓ ARTÍCULO

BESO :x

Fibonacci dijo...

Los granos de ayer, son las montaña de hoy...un besote

Sombragris dijo...

Querida Eva
Como siempre haces , además de una disección cuasiperfecta de la situación histórica y espiritual de la mujer a través del tiempo, es un canto amoroso y sensible , y sobre todo comprensivo ...Maravilloso en serio...mi beso a esa compañera octogenaria que tiene el honor de compartir espacio contigo,besos

Marisa dijo...

No cabe duda que nuestra
conducta y comportamiento
están en mucha sintonía
con la época y en la
sociedad en la que toca vivir,
creo que hemos mejorado
en ese aspecto, la mujer
ya no vive tanto en la
apariencia disfruta más
su libertad en todos los
aspectos aunque queda mucho por hacer.
Me ha gustado como has desarrollado el tema.

Un abrazo.

Manolo López dijo...

Si arrastramos nuestras vergüenzas como una pesada losa cultural. No existe nada más ridículo que cuando caemos por un accidental tropezón, lo que más nos importe, es si nos han visto, y en segundo lugar el daño sufrido. Y si esto es por resbalón, que será en cosas más verdaderamente trascendentes. Para nosotros es difícil deseducarnos en la vergüenza, pero debemos luchar por no transmitirla a los que ahora se educan. Besos

irene rios perez dijo...

Yo siempre tengo el hábito de mirar al pasado.Me gusta lo demodé.Pero reconozco que las sociedades y sus religiones nos han hecho un flaco favor con la finalidad de manipularnos como ovejitas aburradas.
La manera más eficaz de someter a un ser humano es mediante el miedo, pero no un miedo directo, amenazante,palpable(que también lo ha habido)sino un miedo sobrenatural, trascendental, desdibujado...díficil de controlar.
Hoy en día nos sentimos más libres pero falta mucho porque en muchas ocasiones hemos tomado el camino engañoso de una falsas libertad.
Muy buen texto y excepcionalmente escrito.
Un beso.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Querida Eva, has descrito perfectamente ese "tipo" de verguenza, ese temor al que dirán, ese sentimiento que nos ata a muchos y nos mantiene contenidos... Los psiquiatras no son la solución a ello y hablo por experiencia. Es agotador ser quien no se es. Se invierte gran parte de energía haciéndolo y siempre se tiene verguenza y, en ocasiones, miedo.

Saludos, Eva, como ves sigo igual de disperso que hace meses. Ya no sé si volveré a ser "casi todo yo" otra vez.

Sara Lew dijo...

Excelente descripción de esa "vergüenza primordial" que parecen arrastrar todavía aquellas mujeres de antaño, cerradas de mente y de verdades inamovibles. Como siempre, es enriquecedor leerte. Un beso.

muerte roja dijo...

Me ha encantado tu entrada, creo que nadie debería hacerse mayor poruqe es entonces cuando se tiene la sabiduría y experiencia para empezar a vivir.

Un beso Eva ;D

MAJECARMU dijo...

Eva nos has descrito un perfil,que aún se dá en muchos puntos de España.La incultura,la incapacidad de pensar,elegir y ser por si mismos.El miedo a la crítica,a los ojos de los demás,la falta de autoestima y de determinación...En fin,es triste que la vida pase así,sin sentirse protagonisa de su propio destino,a merced de una educación equivocada e impuesta.
Mi gratitud por este post,que indirectamente nos mueve y alerta para seguir con voluntad y claridad nuestro propio camino y sentir.
Mi gratitud por tu cercanía y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Maritza dijo...

Buenísima reflexión y claro, por supuesto que se merece todos los respetos la mujer que vive a tu lado, como se la merece cada persona, sea envestida de ataduras o no, libre pensadora o no, atada a costumbres impuestas o no, quien puede ser verdaderamente auténtica,Eva!... si fuera así sería otro el mundo que viviríamos...
Cuando se llega a esa edad y si lo pensamos bien:es todo lo que se pudo hacer y lo que somos hoy depende de lo que busquemos. Tal vez vivió con imposiciones y obligada a asumirlas,pero...y si ella vivió bien así? Si ella no se exigió más allá de eso y tuvo tranquilidad en sus días? (tiene)...
Independientemente de lo que pensemos cada cual con respecto a una vida, hay quienes buscan y anhelan más que el común y otros que con lo más simple se conforman y son felices así (aunque feliz es una palabra muy subjetiva,claro).

Bueno, se podría hablar y debatir extenso de todo esto, lo bueno y muy positivo es lo que genera: el debate, que siempre es saludable y necesario.
Pensar un poquito más hace bien...

Besos y un fuerte abrazo para ti!


(P.D. :Eva, cuesta verificar (encontrar) la entrada a los comentarios, queda muy poco visible con el color que tiene)

FJavier dijo...

Las generaciones cambian, el abismo generacional permanece. Las coordenadas de la educación social también cambian, la disciplina a la que nos someten se mantiene inmutable. Somos, al margen de cualquier individualidad, como aquellos de los que nos asombramos tras la pantalla de la televisión. Nos diferencia el lugar y su contexto.

Creo que lo que realmente permanece siempre en el individuo es el niño emocional que fue y pocos acontecimientos después consiguen cambiar su esencia.

Cambia en el tiempo la sensibilidad a la mirada que se esconde en la etimología latina de vergüenza (verecundia, a su vez de la raiz indoeuropea wer-, etc.) o la categoría de los hechos deshonrosos de la alemana “hônida” (deshonor) de la que procede la francesa “honte” (vergüenza), pero todo ello consigue a lo sumo hacernos diferentes en la forma, no en el fondo.

Creo que se necesita vivir varias vidas, Eva. Y mantener la memoria.

Hermosa reflexión la tuya.

Un abrazo.

s. oró dijo...

Eva, has dibujado con palabras la realidad pasada, la presente y la futura, hoy los prejuicios existen, el qué dirán también y sobre todo las mujeres y los hombres tienen que guardarse muy bien de muchas cosas delante de......porque tenemos también la doble moral tan característica de todos los tiempo. La juventud a veces se pasa, pero no por no tener prejuicios, es todo lo contrario es por tener que ponerse una coraza para cubrir sus vergüenzas y su baja autoestima y seguir para adelante en una sociedad falsa y llena de contradicciones. Quizás algún día cambie la sociedad, las ideas retrogradas y de verdad todos nos mostremos o digamos lo que realmente se piensa. Yo respeto todas las porturas y formas de ser y de pensar, pero ¿todos los que se refugian en esos parámetros serán felices?. Besos y enhorabuena por tu relato.

emejota dijo...

Quizás a ese contraste le debamos nuestra esencia. Beso.

Ricardo Miñana dijo...

De la sabiduría de nuestros mayores se aprende mucho.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

La Abela dijo...

Conozco muy bien a esa mujer...contra la que he tenido que luchar en mi juventud, sin duda merece respeto, es como le enseñaron, pero...¿ le enseñaron a VIVIR?, de ahí ese punto de ingenuidad al que aludes.
Has descrito perfectamente una generación que arrastra los pecados de muchas generaciones anteriores. Un abrazo Eva.

Valverde de Lucerna dijo...

Has contado con mucha exactitud la realidad de tantas y tantas mujeres que sujetas primero a los padres y luego a los maridos, no se salían de la senda marcada y si hacían algo fuera del común se oía la expresión ¡qué vergüenza!. No existía la posibilidad de caminar por otra senda o tomar decisiones diferentes de las marcadas.
¡Cuánto sufrirían aquellas de tenían un espíritu rebelde!
Un abrazo.

Laura Uve dijo...

Qué doloroso ha sido (y es) para las mujeres romper con ese modelo/molde que encajona, acartona y hace inflexible cualquier posibilidad de ser una misma.

Lo repite hasta la saciedad mi admirada Virginia Woolf en "Una habitación propia", dadle a la mujer dinero y una habitación propia (es decir, autonomía) y a partir de ahí podrá empezar a intentar ser ELLA MISMA, aún así tendrán que pasar cien años....

Una entrada muy interesante.

Un abrazo!!

Taty Cascada dijo...

Y mis respetos a esas miles de mujeres que han vivido encasilladas dentro de un molde, conozco a varias, unas más cercanas que otras, con una he luchado para intentar revertir su daño, pero los años son corazas de piedra y jamás se permitirá pensar. Lo más doloroso de todo, es que ese tipo de "vergüenza" pervive en tantas culturas con añosas religiones y credos antidiluvianos, cómo intentar que se rebelen si su zapato lo han moldeado al estilo de las geishas que destrozaban su pies en busca de una supuesta belleza para los hombres. Queda tanto por hacer, por intentar que el pensamiento inteligente no se quede agazapado y oculto al estilo de la señora Michel en La elegancia del erizo, el pensamiento debe expandirse, liberarse y ser lo que hemos decidido en esta vida...Mis respetos a esa mujer que cargó con tantos renuncios, porque vivimos en una sociedad donde priman las apariencias y sobreviven los que se mimetizan, los buenos camaleones.
Un beso Eva

40añera dijo...

Me gusta pensar que el abismo generacional es ya un océano enorme de diámetro kilométrico, me gusta pensar que algunas se han sabido quitar ese corset y han aprendido a respirar a través de los pulmones de sus hijas, que han aguantado muchos sermones estoicas y luego han sabido y podido encausar esa energía para crear puentes y ayudarlas a pasar. Pero me entristece ver, que no es tan grande la distancia que nos separa y que por desgracia seguimos percibiendo en muchas mujeres esa forma que tu tan maravillosamente has sabido plantear.

Un gran beso amiga

Myriam dijo...

¡Qué largo camino hemos recorrido las mujeres para lograr poder ser nosotras mismas, sin máscaras ni corssettes sociales y cuánto falta todavía! (En Occidente, claro, no hablemos de Oriente)

Besos

Dayana dijo...

Querida Eva,
Sabes qué creo? Que en realidad, no hemos cambiado tanto.Quizás hemos modificado el calzador,pero seguimos caminando con zapatos impuestos.

Ahora nuestras verguenzas y miedos,son los de no estar a la altura como participes en esta locura.


Como siempre tu exposición es magnifica y es un placer leerte.

Recibe un abrazo con mucho cariño

soylauraO dijo...

Matar el instinto por presunción de la culpa... ¿Disciplina?
http://enfugayremolino.blogspot.com

Felicidad Batista dijo...

Eva, la reflexión tan intersante que planteas en tu nueva entrada, afecta aún en determinados sectores de la sociedad. No cabe exigir cierta responsabilidad en el cambio de actitud en una mujer de 84 años que se educó en un mundo bastante difernete al actual. Los avances en la igualdad de género y en la mejora de la situación de la mujer son recientes, en España, por ejemplo, tuvimos derecho al voto a partir del año 1931. Sin embargo, desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, no hay disculpa posible. Nada más terrible que vivir de acuerdo a lo que esperan los demás de nosotras, de renunciar al criterio propio por el que dirán, de ser quien no se es porque así lo establece lo políticamente correcto. Craso error. Y eso que la cultura occidental ha avanzado mucho pero queda un largo camino por recorrer, donde, ahora sí, se nos puede demandar responsabilidades.
Un abrazo

Pablo Fernando dijo...

Bueno .. , te recomiendo que le sugieras la lectura de "El Segundo Sexo" de Simone de Beauvoir a esta respetable dama, y repito con su elocuencia lo que ella dice y lo repite cada día , "No se nace mujer , se llega a serlo", querida eva mis cariños infinitos para ti desde la distancia que a veces lamento sea así , por que seguro pasaría hablando contigo horas interminables.

Besos.

Teresa dijo...

La educación marcada a fuego desde su nacimiento.... salir de la norma impuesta es imposible para ella... Siente vergüenza de cualquier persona que no entre dentro de su educación...
Vergüenza, es robar a las personas su propia personalidad y no dejar que cada uno se el o ella mima/o..-

Educar en Libertad, vivir sin estrangulamientos de ningún tipo...

mis besos para ti

Ico dijo...

Cierto, la cultura que las mujeres han mamado es la de la sumisión a la norma impuesta, no cabe disentir, pensar diferente so pena de tacharla de extrafalaria, de rara.. seguramente las que se rebelaban tenían su castigo de una forma u otra.. Malos tiempos aquellos para salirse de la norma.. muy buen post..
un beso

MariluzGH dijo...

Aún nos quedan aristas que pulir. Demasiado 'respeto' por la familia quizás, o temor a someterles a unos desagravios 'que no merecen' (?)

Muy interesante desarrollo :)

un abrazo

Anónimo dijo...

Magnífica exposición Eva,vivimos otros tiempos pero aún sentimos esa verguenza por salir del camino trazado,por no vivir ni sentir lo políticamente correcto. Mucho avanzado. conseguido, pero aún mucho por conseguir.
Un abrazo.
San

Maite dijo...

Yo entiendo bién a esa mujer porque , aún,existen sociedades tan cerradas ,como entonces ,donde , lo diferente es motivo de burla y de incompensión. Quedan muchos tabús que superar.Un saludo, Eva.

Trizbeth dijo...

Esas costumbres, valores, enseñanzas, son difíciles de cambiar cuando se ha vivido hace años asi.

En la actualidad sé es más libre en ese sentido por que no se exige tanto como antes el respeto y costumbres, pero que al final siguen siendo las grandes diferencias entre unos y otros...

Me ha encantado Eva tu entrada, un beso enorme guapa!!
Bea

Neogeminis dijo...

Respetar y valorar a quien piensa y actúa distinto es síntoma de madurez y dignidad que no todos poseen, más aún si se trata de personas mayores, quienes, hoy por hoy están subvalorados.

Un abrazo Eva!

maria candel dijo...

Eva, excelente reflexión sobre toda una época, unas generaciones que se educaron bajo los lineamientos "del que dirán" la culpa y las vergüenzas en general. Después es muy difícil deslastrarse, somos en gran parte la educación que recibimos, por el camino vamos corrigiendo errores y falsas creencias.Pero no todas las personas tiene la voluntad, o la fortaleza para hacer cambios drásticos en su vida, es difícil.
Un gran abrazo Eva

MAR dijo...

Cuesta entender esas personas, pero si uno hace el análisis de la forma en que fueron muchas criadas, da mucho dolor pensar en lo que han tenido que pasar y eso ayuda para tener tolerancia y aceptación hacia ellas porque de otro forma yo al menos no la tendría.
pd
AL MENOS A MI ...NO ME IMPORTA EL QUE DIRAN....SOLO ME IMPORTA LO QUE DICTA MI CORAZÓN.

Mis cariños para ti.
mar

Cecy dijo...

Me cuesta dejarte las palabras, porque estoy en silencio reflexionando tu escrito. Digna crónica Psicosocial. Un contexto, la enseñanza, los paradigmas de ese momento, lo inculcado, el bien el mal y como si esto fuera poco lo ético y moral.
Me reservo la critica,(no tengo nada que objetar negativamente) solo porque podríamos estar un rato largo charlando.
Lo que si puedo decir es que bueno es que pueda confiarte, y hacerte participe de una historia. Porque esa historia como muchas, ayudan a entender las nuestras y por ende a afianzarnos en las elecciones.

Un gran abrazo Eva!

Bárbara dijo...

COMENTARIO DE PRUEBA EVA..HELLO!!???

Ambrosía ignota dijo...

tu persona y tus letras de siempre me transportaran a otras imágenes, en ello radica la importancia de la buena literatura.

Imagina, cuando hablamos con mi hermana, ella me cuenta de sus cosas y yo le contesto con las mías. Así, precisamente nos conocemos y alegra saberla así.

con respecto al persona de 80 y tantos de años; Y ahora que lo escribes, yo recuerdo a Jorge luis Borges, el a sus ochenta decía tener 4 veces 20 -como se dice en frances- porque no sentía tener tantos encima, obviando su cuerpo.

Pero él también hablaba de que cuando su mamá murió sintió un poco de pena, porque ella no fue del todo feliz. Ella siempre se preocupaba por su felicidad. Eso le causaba pena y él pensaba que no quería le sucediera lo mismo.

Los valores y demás aristas que tiene el personaje que nombras, está cuerdo y lleno de realidad. Me ha gustado el relato. Gracias por transportarme.


Pd: con respeto a tu coment en mi blog, yo te ayudo a lo que ud quiera. En unas horas le envio link a ese lugar de costumbre que tenemos y es el segundo a bordo después de su blog.

A sus órdenes. abrazoooooooote

Poetiza dijo...

Eva, eran otros tiempos, ahora la mujer ya no es como antes. Un gusto leerte. Te dejo un beso, cuidate mucho.

Scarlet2807 dijo...

Eva
Un análisis completísimo, has plasmado la diferencia generacional, de una forma brillante.
Pero, como siempre hay alguien que rompe el molde....ésa es mi madre. te aseguro que es más moderna y está mas lúcida que yo...tiene 85 años.
No sale sin carmín en los labios, la peluquería una vez a la semana, no le puede faltar , y ¡¡¡hace gimnasia!!! Dios mío
Besitos, Scarlet2807
jajajajajajaj

Natàlia Tàrraco dijo...

Tú lo rematas con una palabra de oro, respeto.
Porque a esa mujer le cortaron las alas, le cerraron el cerebro pensante, le ofrecieron VERDADES intocables, le quitaron las dudas y las preguntas, le inculcaron vergüenza, compostura tópica, feminidad señalada de pecado, culpa, !silencio!...
Qué pena, y todavía en gentes no tan mayores, con esa losa a cuestas.

Besitooos Eva, siempre me resulta un placer leer tus intensísimas opiniones.

Elisabet dijo...

Eva, me ha encantado este homenaje a las mujeres que durante taaanto tiempo (milenios) y en todas partes del mundo han vivido en la sombra. Se les enseñó que no son dignas de disfrutar ni de crear, que la libertad era algo indigno para ellas. La Verguenza dominando sus vidas.

A cuantas mujeres artistas (de todos los ámbitos) nos habremos perdido a lo largo de la historia porque no se les dejó desarrollar su talento?

Un abrazo

Natinat dijo...

Tal vez si proponértelo has descrito ni más ni menos que, la ciencia del bien y del mal... la ciencia de la conveniencia fundada en el egoísmo y la hipocresía para disfrutar olímpicamente del fruto prohibido... la ilusión del falso placer que atiborra los sentidos

Un placer leer tu bien conducida ponencia

Besos de Naty

Gracias por tu visita amiga, se bienvenida siempre

Remei dijo...

Lástima de humanidad...que camina a golpes...
Vergüenza me da a mi ser de la especie humana..a veces...demasiadas veces...
Eva, gracias por todo mi niña.

David C. dijo...

lo importante es no juzgarlos.

Mixha Zizek dijo...

Muy interesante tu entrada, es muy reflexiva me llevas a pensar miles de cosas y una de ellas es mi madre que es una mujer ya grande. Que tiene una historia enfrentandose a miles de cosas de muchos años atrás. Una entrada que nos hace pensar en siglos de tabués y cambios. Muy buena entrada, saludos

PACO HIDALGO dijo...

Eva: las personas son esclavas de las circunstancias de su tiempo, del ambiente, de las normas y tradiciones, de la educación moral... y es muy difícil escapar de ese círculo; hoy también, pero hoy tienes dos alternativas: o aceptarlo o revelarte, con todas las consecuencias. Cada uno es cada uno, y no debemos juzgar a nadie ni su situación. Sólo te puedo decir que aprendas y que seas una esponja con las vivencias de esa persona que, afortunadamente, tienes cerca.
Besos sinceros.

elisa...lichazul dijo...

pues yo convivo con un hombre de 80 años , mi padre
mi madre ya fallecida era así, conmo la señora de la que hablas y trató de inculcarnos sus preceptos y axiomas de vida, mi padre la ayudaba en ello, es machista y dominante, pero sus hijas le salieron rebeldes , en cambio su hijo , retrato caduco , en fin, el tiempo se encarga de remodelar auqnue la esencia no mute, lña apariencia se adapta a los cambios que corren

hoy muchas mujeres aún transitan por la vereda machista y otras por la de la sumisa, otras tienen por horizonte casarse para realizarse como personas, otras prefieren ser autónomas, de esas aún se les mira con desconfianza , el club de tobi aún persiste gracias a muchas que crían nenes con la mirada antigua, es un circulo que no siempre es fácil de romper, pero creo en esta sociedad todos caben , y hemos de adaptarnos y buscar conceciones para un trato más digno y equitativo

besitos y feliz fin de semana

mária dijo...

Me ves o no me ves?

Bueno, no todo el mundo acciona y reacciona igual ante la educación recibida. Sin cuestionarse nada, aún andaríamos en la Edad Media. Yo tambien fuí educada en el miedo, en la culpa y en no ser merecedora de nada. Pero mi alma es rebelde.
Mis respetos a todos, pero no se puede "vivir" sin rebeldía.
Por eso el mundo está lleno de cadáveres.
Besos

mateosantamarta dijo...

También el mío, pues, como diría Unamuno, al menos es capaz de casarse con una idea. Hoy somos tantos los que las usamos y tiramos. Un abrazo.

Remei dijo...

http://rhettus72.blogspot.com/2011/05/blog-reflejos-de-jose-luismi-amigo.html?spref=fb

Trizbeth dijo...

Holaaaa Eva, si a mí blogger a veces me deja publicar otras no,o entrar a mi escritorio, no sé que pasaaa, que se arregle ya!

Te he contestado en mi blog pero por si no entrabas sobre el reproductor te digo que uso el que viene ya dado en la pc cuando subo la grabación a una página personal que uso, no es mío el servidor pero no es comercial entonces claro, es simple por eso, porque toma el que tu computadora/ordenador tenga para ese uso, en el mío es Quicktime de Apple, espero te sirva de algo la información ;)

Muchos besoss para tiii!!!
Bea

Aristos Veyrud dijo...

El sentido acrítico es la materia prima para forjar esclavos, usando la verguenza y la culpa.
Pero el acriticismo como herramienta del poder también se vale de sus contrarios para dominar.
Reaccionar en "contra" ante un valor tradicional de obediencia no implica por necesidad liberación. La rebeldía puede ser manipulada, regulada, los paraísos de libertad y liberación la mayor de las veces vuelven a poner el bozal y el grillete sobre el espíritu y el cuerpo del ser humano, tanto de mujeres como de hombres. El poder no solo usa la norma sino también la falta a la norma.
Un abrazo amiga Eva!!!

Neogeminis dijo...

Eva, el cuadro de seguidores e svisible, pero no podemos visualizarlo-me pasa lo mismo con el mío- debido a estos últimos inconvenientes que aún subsisten.
En mi caso, logré mejorar los problemas que tenía -no podía editar ni dejar comentarios- utilizando Mozilla Firefox. Lo cierto es que no a todos les resulve el asunto :(
Seguiremos blogueando como podamos!

Un abrazo

Esmeralda Torres dijo...

En principio parece ser que hablas de tiempos pasados, pero ¡no!, entre más leo, más veo reflejado nuestros tiempos.
Me encanta la claridad con la que escribes, la manera en que nos haces reflexionar, pensar y sentir, ahora sólo necesitamos actuar.
Besos Eva
;)

Norma Ruiz dijo...

Eva:
es un placer haber llegado a tu blogs.
hay que sacarse la careta¡¡¡¡¡¡dirìa una amiga mìa, y es verdad.
la sociedad es pacata, hipòcrita, te juzgan desde la moralidad, ¡asì son las relaciones humanas¡
admiro a las personas que tienen el coraje de decir lo que sienten y piensan.
besos

Andri Alba dijo...

Qué buena entrada, Eva!!! Me ha encantado leerla. Falta aún tiempo para que muchos muros de moralidad sean derribados. Me has recordado a mi abuela, la he observado y mucho de los que dices, lo he visto en ella. Yo, en mis años de juventud, era parecida a ella. Se ha de aprender de adelante hacia atrás y viceversa, para saber reconocer los errores que no siempre se reconocen, no siempre se tiene la suerte despertar un poco del sueño de los yugos.

Un abrazo,

Andri

apm dijo...

Una gran entrada Eva con una profundísima reflexión... es cierto que las mujeres de esas edades -años ariba, años abajo-, muestran el mismo perfil sean de aquí o de allá, fruto sin duda de la misma cultura... mi madre, tiene algunos años menos y también es así, la forjarón así desde pequeña, como a fuego, exactamente así: evitando siempre el qué dirán, fingiendo lo que haya que fingir, callando lo que haya que callar, padeciendo en vez de siendo, que los trapos sucios solo se orean en casa, y bien adentro, y que todo lo que se muestre al exterior sea como Dios manda.... a mi madre la educaron así, y ya, no va a cambiar... no puede cambiar, encima, ahora está con principio de demencia senil, perdiendo sus recuerdos y perdiendo neuronas... y fíjate Eva !cuanto quisiera yo verla como antes, como siempre, con esa cultura y disciplina que le inculcaron desde pequeña, equivocada en la vida, padeciendo en vez de siendo como tu dices, !cuanto quisiera, fíjate!, no que ahora no sé cómo afrontar una relación con una madre que no se acuerde de la vida, ni del pasado, ni de sí misma, alguien que por fuera es tu madre pero que en su cabeza es otra persona que no conoces... Terrible el alzehimer!!!
Como siempre, una extraordinaria entrada, elaboradísima y genial.
Y hablando de otra cosilla, llevo ya varios días que en modo alguno puedo publicar comentarios en mi propio blog, pero que sin embargo, sí que puedo publicarlos en algunos blogs de amig@s, no en todos, pero en algunos sí... y ya no sé si es porque el blogger no me deja o porque yo no le doy a donde debiera... una ayudita por favor ¿que tengo que hacer para publicar un comentario en mi propio blog?, es que cuando voy a ello, y le doy a "publicar comentario", el blog me redirecciona a la cuenta de google, allí, lógicamente pongo mis datos y cuando vuelvo a estar en el comentario y le doy a publicar, otra vez me direcciona a la cuenta del google, y así sucesivamente una y otra vez !me es imposible publicar comentarios en mi blog, que jartura!... enfín, una ayudita por fa, si es que sabes como se hace para arreglarlo, ya que en tu blog si que puedo publicar... o a lo mejor no se puede hacer nada y hay que esperar a que el blogger arregle la cuenta, el servidor, o lo que sea.

Millonazo de besotes gordotes y millonazo de gracias

sabores compartidos dijo...

Siempre hay que mirar atras para aprender de las cosas que no deben ser. Las mujeres antaño siempre fueron el ordeno mando y las costumbres aún siguen arraigadas en muchas sociedades e incluso en muchos pueblos de pasises desarrollados. Aprendamos de los errores, seamos nosotros mismos sin fingir, callar o padecer y expresemos nuestra opinion sin tapujos.
un abrazo.

MAR dijo...

Que tengas una linda semana amiga.
Un abrazo grande.
mar

Pierrot dijo...

La verguenza aristótelica, enraizada en una red de relaciones comunitarias, refiere a la idea de que nos debemos a un tradición. La verguenza judeocristiana es sintoma de que ha sido delatada nuestra ruptura con la "armonía" de la naturaleza ante la mirada de un dios sobrenatural (una voluntad que esta por encima de cualquier ciclo y que puede crear el mundo desde la nada). Es desde este matiz que la verguenza se transforma rapidamente en culpa por no encajar en una idealización ante un tercero abstracto. Felizmente los moldes y los espejos están para romperse.

Adriana Alba dijo...

Vìctimas de vìctimas... han inoculado sus creencias y algunos han seguido como la burra al trigo.

Pero la buena noticia es que todo eso se puede cambiar, somos tambien nuestro pasado y la mejor manera de borrar el chip, es perdonar y bendecir sus almas, para que en la proxima vida sus mochilas sean un poquito mas livianas.(es lo que creo)

Abrazos dulce Eva.

MAJECARMU dijo...

Eva,gracias por tus palabras,amiga.
Es un honor recibirte siempre,no sólo por tu mirada aguda,clara y crítica,también por tu cariño y amistad.También yo te quiero,os tengo un especial cariño a tod@s los del Hemisferio Sur,sois muy profundas,espirituales y entrañables.
M.Jesús

medianoche dijo...

Entiendo este texto, porque aunque no parezca fui criada de esa manera, pero rebelde que siempre fui nunca acepte las formas reguladoras de la libertad, mis abuelos, padres y demás parientes Vivian esa situación como algo normal, pero se notaba que la felicidad por eso hogares nunca se detenía, eran demasiadas cargas, hoy todo es diferente, me gusto tu blog y tu razonamiento muy buen escrito.

Saludos

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA.

INTERESANTE ENTRADA, YO VIVÍ ALGO PARECIDO CON MI MAMÁ QUE ERA MUY ESTRUCTURADA, DE UNA MORAL ESTRICTA...
YO LA ENTENDÍA Y LA RESPETABA, PERO ME REBELABA SIEMPRE. PELEABAMOS MUCHO.
FUE MI GRAN AMIGA, LA EXTRAÑO, Y SÉ QUE TODA MI EDUCACIÓN (BUENA O EQUIVOCADA EN ALGUNAS COSAS SE LA DEBO A ELLA).

BESITOS AMIGA QUERIDA.
CARIÑOS

PD. YO NO PUEDO CREEEER. HOY CUANDO ESTABA TRATANDO DE ARMAR UN NUEVO BLOG SOBRE LA INFANCIA, MIS RELATOS, Y ALGUNAS COSAS MÁS, APARECISTE TÚ DEJANDO UN MENSAJE, NO LO PODÍA CREER, YO PENSÉ QUE IBAN A TARDAR MUCHO HASTA ENCONTRARME.

GRACIAS, ME ALEGRO DE QUE TE HAYA GUSTADO LA NOTA SOBRE BLANCANIEVES. ES INTERESANTE.
NUEVAMENTE GRACIAS POR SER MI PRIMERA SEGUIDORA.

LUMPENPO dijo...

Eva, este lumpen de la poesía la extraña. Hoy tomé la balsa, que usted conoce, y vine a dejarle un abrazo, encontré esta entrada maravillosa de mujeres, razón que tiene. En esta sociedad la propuesta, si es que hubo alguna, desde el universo patriarcal es obsoleta, basta ver lo que hemos hecho del mundo en su completo. Desde hace algunos años se gesta el tiempo, como ciclo donde las mujeres serán artífices de una nueva primavera (dice así el I Ching)en eso creo, difícil y larga lucha, pero será, sólo así el planeta será salvado. Le saludo Eva, este lum de la poesía que la quiere, usted sabe.

Ana dijo...

Qué tema nos traés, Eva. Hay quienes, como bien decís, tienen marcado a fuego todas estas imposiciones que pasan a ser sus verdades absolutas, y sobre esas bases se construyen una vida. Y van por ahí... enjuiciando y segregando a quien se escape de esa horma. También existen aquellos que les pesa dolorosamente todo aquello que reprimen, porque sienten que "no calzan" pero no pueden o no quieren arriesgar la seguridad que tienen. Y seguirán por ahí también el tiempo que puedan. Y después están los que despiertan, afortunados que despiertan, arriesgan, a todo se enfrentan y ya no les importa no "calzar". Y no tiene que ver con la edad, lo he comprobado.
Me hiciste acordar la letra de esa canción de Serrat, "Uno de mi calle me ha dicho..." :

"Si usted es un hombre como cualquiera ignorado
Desorientado, contaminado, como cualquiera
Aburrido, desconocido, y poco atrevido donde no hubiera
No vaya usted a crecer de tal modo,
que llegue a alcanzar las estrellas,
Que se sonría con razón, como lo hacen, los bobos sin ella
Que uno de mi calle me ha dicho, que tiene un amigo
Que dice conocer un tipo, que un día fue feliz"

Porque de eso se trata, no? La felicidad.
Besos, querida Eva!!