apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

martes, 17 de mayo de 2011

Apolíneo y Dionisíaco




La semblanza de los distintos estilos que han ido marcando épocas y tendencias, conformando de tal modo lo que entendemos como la historia del arte, nos permite comprobar que existen ciertas fuerzas básicas -vitales y estéticas- que sostienen dicho entramado urdido de antagonismos y complementarios: lo Apolíneo -concepto que deriva de Apolo, dios del sol, la luz y la belleza (entre otros atributos)- y lo Dionisíaco -de Dionisios, dios del vino, la locura inspiradora y los excesos-. Si el quehacer plástico fuese un péndulo, éste oscilaría constantemente entre ambos impulsos primordiales: la mesura o el desborde, el equilibrio o la exacerbación, la justa medida o el desenfreno. Así, situándose en dichos polos y en el espacio entre ambos, se despliega una amplia y diversa gama de artistas, obras y períodos.

Para ejemplificar este vaivén  propongo observar dos creaciones maestras de la Escultura: 
David de Donatello, escultura en bronce realizada  aproximadamente en 1.430, 158 cms. de altura, representativa del Renacimiento Florentino.
David de Bernini, escultura en mármol realizada aproximadamente en 1.620, 170 cms. de altura, representativa del Barroco Italiano.

Adolescente y desnudo. La lozanía de esta joven corporalidad y su desnudez como expresión máxima de lo bello; un cuerpo que encuentra su belleza en la serena proporcionalidad de sus formas, en la armonía y el reposo de sus componentes, en un modelado suave y sugerente que no se solaza en musculaturas excesivas y que se afinca en un orden organizativo que supera lo terreno en pos de un canon ideal. En este ir al encuentro de lo perfecto, se aúna lo femenino y lo masculino en una justa medida para representar un todo universal y atemporal. Mas, no se trata solamente de la búsqueda de una anatomía inmejorable, espejo de los dioses, si no también de una disposición interna que apela a una claridad y a una disciplina mental. Paz, sabiduría y contención son sensaciones que emanan de este David. Lejos del fragor  de la batalla, lejos de la violencia y de toda compulsividad, como si estuviese fuera de lo mundano, ajeno a su propia hazaña. 

La victoria sobre el gigante, entonces, no se expresa ni en exageración ni en euforia alguna. La cabeza a sus pies, la piedra en la mano y la espada bastan; son éstos, elementos visuales que sirven para vincular a esta expresión de lo apolíneo con la narración que lo sustenta, temática que es más accidente que esencia pues   evidente es a la mirada que este David no es el pastorcito hebreo que por obra y gracia de Dios derrota a Goliath. Es un efebo pagano que emula el modelo de la Grecia Clásica y que se sitúa en la Florencia del cuatroccento mediante el sombrero toscano que, junto a las botas, es lo único que lo viste. La superioridad del héroe está en su pureza apolínea que, consecuentemente con la lección de Praxíteles, quiebra la frontalidad y el estatismo mediante la suave flexión de una pierna. Como consecuencia se produce la elevación de la cadera en el lado opuesto: curva y contracurva, peso y contrapeso, energías y fuerzas contrapuestas en un punto de equilibrio: esta es la victoria del David de Donatello.
Con una sonrisa complaciente, su mirada se pierde en el coloso decapitado... pero, más que eso, se interna en el si mismo, deleitoso.

He aquí el aspecto Dionisíaco del David. Bernini fija su atención en el clímax del relato bíblico, en la acción y el movimiento que con ímpetu se anuncian y que habrán de desatarse; en la tensión dramática que lo empuja, en la torsión y el giro del cuerpo que constituyen una pasional escenografía del derramarse, del expandirse, del explotar. Exactamente en el instante en el que con su honda disparará certero, momento físico, emocional y psicológico en el que se concentra el desboque de la energía.  Es el punto de quiebre con lo apolíneo en tanto los  instintos se desatan y exacerban, liberados. 

Bernini se centra en el acto humano; efectivamente el hombre ante la bestia, la irracionalidad de su cometido, su acopio de fuerza -interior biológica y física- para la sobrevivencia. 
  

 La exaltación y el esfuerzo del personaje le sirven al escultor para trabajar una postura corporal que vaya a los extremos de sus posibilidades, comunique la intensa tensión de los músculos y entregue un hermoso contrapunto con el drapeado de la vestidura que cae libre y relajadamente. Las numerosas líneas de dirección presentes en este David  generan una efusiva dinámica donde lo diagonal y lo circular son protagonistas indiscutidos.

Bernini consigue reunir en la honda y la piedra el significado clave de la Obra, tanto en su forma como en su contenido.
 Con el ceño fruncido, la boca apretada, su mirada rabiosa se concentra en su objetivo.

Esta dicotomía complementaria que hemos visualizado a través de Donatello y Bernini, es la misma que se produce muchas centurias antes y que podemos sintetizar en lo Helénico y lo Helenístico. Para muestra, un botón::
Apolo Sautóctono, cazador de saurios, Praxíteles.
Período Helénico - Grecia Clásica, Siglo IV A.C.
Guerrero Gálata, Escuela de Pérgamo, Período Helenístico, 100 A.C.
Esta etapa corresponde a la difusión cultural y a la expansión territorial de lo helénico  cuyo máximo gestor fue Alejandro Magno.

58 comentarios:

s. oró dijo...

Eva, siendo Apolo y Dionisio hermanos de padre (Zeus) en la mitología griega que bien representan el antagonismo en sus actuaciones, al igual que se ven estas diferencias tanto en el David de Bernini como en de Donatello. Además, tú, con tu forma de contar las historias haces que todos los que las leen se queden encantados con ellas y los vas introduciendo en la cultura, tanto pictórica como escultórica de otra época. Me gusta tu trabajo y como llegas a los que te seguimos.

soylauraO dijo...

Esto también es poesía.
Gracias

Alimontero dijo...

Querida Eva, luego de haberte conocido, reido, tbn sentirme cómplice contigo...entiendo perfectamente esta unidad contigo!
;-)
Leerte es cultura, aprendizaje, crecimiento en las artes... te aplaudo y te felicito por todo tu tremendo trabajo amiga!!
El encuentro bloguero me permitió conocer a una gran persona, íntegra, culta, sin tejado de vidrio, y muy entretenida... conocerte ha sido un gran valor para mi!
Gracias linda mujer y artista!

Ali

MAR dijo...

Me quedo con Bernini, su David me ha gustado y motivado.
Y tu post un lujo, aprenderé mucho contigo y eso lo agradezco, además de un modo muy entrenido.
PD
Me sumo a Alimontero nuevamente ....conocerte ha sido un gran valor para mi también.
Besos y abrazos y lo mejor de la vida.
mar

Cecy dijo...

Que lujo Eva.
Me lleva el relato con una delicadeza que da gusto aprender de tu mano, aquellos detalles que bien plasmas.

Y leyendo a mi amiga Mar, realmente debe haber sido un encuentro de bellas almas.

Un gran abrazo!

Fibonacci dijo...

Todo esta creado bejo el prisma del creador,sus gustos,ideales, tendencias, no importa la época...un besote...un buen post

Ambrosía ignota dijo...

Qué agradable la capacidad descripción. Ni me doy tiempo de detenerme, es todo siempre un suspiro, digno y capaz de descifrar que en tus venas corren pasión y conocimiento.

Sabes, insisto (sí?) sería tan maravillo escucharte en esta forma especial que tienes de detallar.

De momento estoy súper encantado de aprender más de ti.

hasta luego y besooooote (te espero, guardo un secreto para ti).

El hombre de Alabama dijo...

Muy interesante para los profanos como yo.

Poetiza dijo...

Eva, que interesante lo que compartes, mucho de esto desconocia. Te dejo un beso, cuidate mucho. Fue un placer pasar a saludarte y leer.

Marisa dijo...

Todo lo que nos has traído
es grande.
Los retratos de Modigliani
con esos rostros
de delicadeza alargada
y elegante, siempre se me
muestran con un halo
de misterio.

De las maravillosas
esculturas no se puede
añadir nada más
a lo que tu tan bien
has relatado.

Gracias por compartir.

Un abrazo grande.

Laura Uve dijo...

Eva, que estupenda entrada y qué razón tienes, son dos polos y entre ellos hay toda una diversidad de sensaciones, carácteres... La belleza es más contemplativa y lo dionisíaco, la acción.

Muy interesante, sí.

Un abrazo grande, con gotas de belleza y activismo!!

Natàlia Tàrraco dijo...

Poco cabe añadir a tu soberbio análisis de lo apolíneo y lo dionisíaco...tal vez estos fragmentos que de alguna manera abundan en lo que dices.

"Apolo: El dios de la bella apariencia tiene que ser al mismo tiempo el dios del conocimiento verdadero. Pero aquella delicada frontera que a la imagen onírica no le es lícito sobrepasar para no producir un efecto patológico, pues entonces la apariencia no sólo engaña, sino que embauca, no es lícito que falte tampoco en la esencia de Apolo: aquella mesurada limitación, aquel estar libre de las emociones más salvajes, aquella sabiduría y sosiego del dios-escultor...
Dionisios:El arte dionisíaco, en cambio, descansa en el juego con la embriaguez, con el éxtasis...El éxtasis del estado dionisíaco, con su aniquilación de las barreras y límites habituales de la existencia, contiene, mientras dura, un elemento letárgico, en el cual se sumergen todas las vivencias del pasado...."
Friedrich Nietzsche (“El Nacimiento de la Tragedia”)

Gracias Eva por esta reflexión que nos adentra en dos conceptos del arte y por añadidura, del pensamiento. Besito.

Felicidad Batista dijo...

Eva, execelente entrada, bien domumentada e ilustrada y con esa prosa que agrada tanto leer. Analizas dos conceptos de la belleza, ciertamente significativos, en la historia del arte. Por un lado, incursionas en ese canon de belleza del Renacimiento, basado en la armonía de las proporciones para lo que empleaban la proporción aúrica o número de oro, en la perspectiva exacta, en la estética inspirada en la filosofía neoplátonica. Frente al arte barroco, explosión de luces y sombras, exageración, fastuosidad en las maneras pintóricas, escultóricas y arquitectónicas. Juego de formas cóncavas y convexas. Porque aquí lo que importaba era la propaganda de la fe. La iglesia Católica tenía que contrarrestar el avance del luteranismo y su posición como mecenas marcó un arte que porcuraba el impacto visual y emocional.
Todo un placer entrar en tu blog.
Un abrazo

Scarlet2807 dijo...

Eva
Gracias por hacerte seguidora mía.eso me permitió descubrirte y conocer tu blog, toda una fuente de cultura...
Besitos; scarlet2807

muerte roja dijo...

Gracias Eva por esta maravillosa entrada y esplicanos tan bien estos retazos de arte y belleza.

Me ha encatado de verdad!!!

Un saludo ;)

Remei dijo...

Gracias he retrocedido en el tiempo y llegué a las clases de arte del institito...esto es aprendizaje sin casi querer...te lo metes en la cabeza y se te queda....
Eres única Eva!

Maritza dijo...

Todo un baño cultural, agradable, subjetivo y de una belleza estética impresionante ...Todo esto lo tiene tu entrada de hoy.
Eva, el David de Bernini es fascinante. Motivador cien por ciento y muy MASCULINO, me encantó.

Un placer mayor pasar por tu casa, amiga.

Abrazos grandes!
Y agradecimiento por darle otra cariz a los blogs...

Anouna dijo...

Fascinante tu blog amiga, siento que voy a pasar tiempo dedicado en tu espacio, siempre es bueno ir aprendiendo lo más que se pueda y quiera...Y yo quiero!

Un abrazo enorme, estamos ya en total contacto, espero que pronto todo el grupo podamos nuevamente compartir. Les sentí cercanas en cuanto les ví. Anouna

El Gaucho Santillán dijo...

Me encanta.

Y que buena explicaciòn, Eva.


Excelente.

Un abrazo.

Katy dijo...

Y seguimos aprendiendo de esta magnífca maestra, cicerone y guia, que nos toma de la mano mientras nos pasea entre cuadros y esculturas, sombras y luces mostrando lo que se nos escapa al común de los mortales.
Oh Bernini que maravilla, lo expreso mientras me quedo absorta mirando a su Apolo.
Besos

elisa...lichazul dijo...

me reconozco una ignorante absoluta!!
pero en tu espacio es para aprender y disfrutar de este barniz cultural exquisito
Bernini es uno de los grandes y algo menospreciado por ser sucesor a la época de Miguel Ángel si mal no recuerdo
y el término Apolíneo, lo ligué a Yerko Puchento jajaja
sorry:)
como vez mi conocimiento no da pa' mucho

besitos y buena semana:)

Andri Alba dijo...

Hola querida Eva, no creas que no vengo por aquí porque no tome en cuenta tu presencia, lo que pasa es que me cuestan los posts largos, aunque me gusta leer mucho, me cuesta concentrarme a veces y eso dificulta que entienda, no sé cómo he podido leer algunos libros en mi vida. Pero quiero que sepas que te tengo presenta, que voy a volver hoy para aprovechar tus texto, tu cultura, tu buen hacer en las letras.

Un abrazo de corazón a corazón.

Andri

PACO HIDALGO dijo...

Estupendo estudio comparado de dos conceptos vitales y artísticos, en las obras de dos artistas, representantes de su tiempo: Donatello, la templenza, el clasicismo y el equilibrio del siglo XV florentino y Bernini, la pasión, la fuerza no en potencia (como en el David de Miguel Ángel), sino en plena acción, donde sale la rabia, la ira y lo dramático a flor de piel. La vida del hombre siempre fue la búsqueda del justo equilibrio entre las pasiones y la razón, entre el orden y los instintos, las vísceras de Dionisos y el arte no ha sido más que un reflejo de ello.
Vuelvo a darte la enhorabuena por este post tan excelso. Besos.

Verónica Marsá dijo...

Genial tu trabajo! Bravo!

Literariamente, jamás los griegos hicieron una distinción entre ambas divinidades, eso fue una argumentación muy posterior y retomada a la manera nietzschiana.
De hecho, ambos dioses eran tan iguales que compartían santuario en Delfos, a Apolo le tocaban más meses, pero los tres de invierno tocaba el turno a su igual, dioniso.

Besitoooo.

Eva Magallanes dijo...

Así es, la interpretación es posterior. Es que ya sabes Nietzsche es un Dionisio sin remedio.

verdial dijo...

Maravillosa esta entrada, rica en textos y en imñagenes. Yo me quedo con todas. La escultura goza de mi predilección, y el personaje de David, casi por encima de todo.

Un abrazo, preciosa.

Rossana dijo...

Eva, la de los ojos cansados y aún así, perfora la mirada.
Soy de las personas que creen que todo en esta vida ocurre por algo, no casualidades, sino mas bien CAUSALIDADES.
Me sumo a los demás, SE AGRADECE, SE APRENDE AMENAMENTE.
Me quedo en tu espacio y espero ese Blog, que promete.
Saludos
Postearé " Confesiones desde el suelo " va naciendo ahora mismo, no nos hagas esperar...jajajaja
Rossana

Aristos Veyrud dijo...

Edición apta para los iniciados y los ebrios de excesos, para los sedientos del ritmo estético entre lo apolíneo y lo dionisíaco donde el amor se enraíza y florece en el círculo perfecto de la copa donde descansa la sangre y espíritu de la vid.
Un brindis por Eva y por Nietzsche!!! Salud y que siga el carnaval!!!

apm dijo...

Estupendisima entrada (mi hija pequeña, cuando una cosa le parece que es lo más -términos literales de ella-, dice "es estupendérrima", enfatizando que es algo mucho más que estupendo)... y mira, a lo mejor la palabreja logra anidar en el diccionario, pero lo logre o no, ciertamente que la entrada es estupendérrima Eva: muy bien explicado todo ese entramado de antagonismos/complementarios focalizados en los dos Davides... personalmente yo prefiero el de Donatello, porque esa belleza serena y contenida me parece debe ser más dificil de conseguir y de expresar que la vuluptuosidad de las formas y los excesos, aunque, desde luego es hermosisimo el David de Bernini !quien lo duda, por supuestisimo!.

Mil besitos gordotes

Verónica Marsá dijo...

Y tanto que lo sé, de hecho es bien conocido que los argumentos que m´s gustaron fueron los que escribió en el manicomio.

emejota dijo...

Me maravilla tu sapiencia y la bella forma que tienes de exponerla. Todo un lujo leerte y aprender o recordar contigo. Un gran beso, maestra.

Marisa dijo...

Tus análisis son perfectos, intuitivos, inteligentes y psicológicos y cultos, Eva. Da gusto leer tu mirada, tanto en cuadros como ahora en esculturas.
Cuando las estabas describiendo me has recordado mis lejanas clases de Arte, en las que disfrutaba de un magistral profesor que ahora, me vuelvo a encontrar en tus palabras.
Magistralmente trazado ese paso ideológico, artístico, religioso, político, económico y social, del Renacimiento al Barroco.

Gracias por este texto tan sublime.
Mil besos.

Trizbeth dijo...

Eva pero qué interesante!!! me ha gustado muchisimo leerte en esta entrada cultural, siento que he aprendido un poco más gracias a ti!!

Besossss para ti!!!

Bea

Taty Cascada dijo...

Querida Eva:
No había tenido tiempo para leerte, contigo se requiere un tiempo especial, porque no es tan sólo lectura la que se absorbe sino que cultura...Como acota una de tus seguidoras, esta dicotomía no la asumían los griegos, para ellos ambos dioses eran hijos de Zeus, y analizando ese punto, creo que la naturaleza humana tiene ambos elementos, una parte de Apolo y otra de Dionisio. No existen seres con una sola de las características, además para crear necesitamos ambos elementos, la disciplina y la pasión; la lógica y la irracionalidad; pensar pero también sentir..Para un creador es básico moverse en ambas esferas, por lo menos yo lo siento así cuando escribo. Me nutro de ambos, del arrebato y de la cordura...Me quedo con el David de Bernini, sublime...
La escultura es un puerta que tengo pendiente, espero poder abrirle su cerrojo...
Un beso guapa amiga.

Adriana Alba dijo...

Que grato se me hace leer sobre el arte cuando vos escribís.

No es aburrido, ni frio, es como un paseo bello por un museo con una guia experta, sensible e inteligente.

Un abrazo querida Eva.

Pilar dijo...

Un placer perderse en el museo a tu lado.

Un saludo

Carmen Troncoso dijo...

Estupenda entrada, fantástico contraste, iluminas muchos vacios y lo haces muy gentilmente,

Francisco Espada dijo...

¡Felicidades, Eva, me ha interesado mucho esta genial entrada!

Sara O. Durán dijo...

Admirada Eva, Es enorme tu capacidad de trasmitir lo que sabes, que en ésta entrada, me has hecho que me imaginé ante las piezas, mientras ibas explicando cada detalle.
Créeme que fue como si te escuchara, en vez de leerte.
Haces mucho mas fascinante el arte.
Te mando muchos abrazos.

Joaquinitopez dijo...

Realmente interesante sobre todo la analogía con el mundo griego.
Además estáría la contraposición de la adolescencia a la madurez.
Un abrazo

◊ Dissortat ◊ dijo...

Las disitntas visiones de una misma cosa, en este caso de un mismo personaje, solo diferenciados por las épocas son fruto de la evolución de la historia.

Yo me quedaría con la "dureza" de Bernini.

Un saludo desde la escasa lucidez de mi mente agrietada

Antorelo dijo...

Magnífico blog el tuyo. me pongo como seguidor tuyo. Me ha encantad. Ya te iré comentando en las próximas entradas: no te perderé de vista.
Saludos

Ana dijo...

Los misterios del azar... Dionisio, Nietzche, El nacimiento de la tragedia griega. Temas que estuvieron rondándome en estos días pasados.
De lo apolíneo a lo dionisíaco, y viceversa, así vamos. Cuántas barreras a veces nos impiden llegar a lo dionisíaco. Dejar atrás inhibiciones, mandatos culturales, ataduras, liberarse y dejar salir esa locura creadora. Aunque sea un poco. Alcanzar un cierto equilibrio.

Y sigo aprendiendo... Gracias Eva por esta entrada.
Un beso enorme!!!

La Abela dijo...

Genial tu comparación de las dos obras...pero yo voy mas adelante, yo comparo a los dos autores, creo que una obra recoge el alma del autor... Donatello era mucho mas cortesano y delicado que Bernini, este último demuesta en toda su obra su fuerza de carácter. Tengo la suerte de haber observado de cerca obras de los dos, tanto en Florencia como en Roma y desde luego que tu análisis es perfécto. Un abrazo Eva

40añera dijo...

Ya me hubiera gustado a mi pasear contigo cuando vía la obra de Bernini del que soy una enamorada.
Magnifica entrada
Un beso

Gustavo Figueroa V. dijo...

Exquisita edición nos regalas y leyéndola dan ganas de seguir leyendote; en mio caso, he tratado de mantenerme en un raro equilibrio entre lo apolíneo y lo dionisiaco. Pasar por tu bitácora es como, de pronto, sentirse sentado en aquélla Ágora y sentirse un artista o un filósofo haciendo malabares sesudos y haciendo crecer el espíritu para satisfacción del ego.
Te mereces un beso con un toque apolíneo y un arranque dionisiaco.

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

mi queridaamiga, está bueno reunirse,en sociedad real...lástima que yo no pueda ir,ya que de ansiosa,cuando salí a caminar,por vez primera,a la calle,camine 45 minutos...y lo pague caro, volver a empesar,10 minutos la primera semana,y15 la segunda seman...y se hace mas lenta la recuperación,total, que estimo-por lo que me dice mi cuerpo-va a ser larga...a pesar de la memoria,de mi cuerpo,....por eso me invitaron pero yo,no puedo,por lo que se habrá mucha gente,de afuera,del interior del pais, y demás
aca entre nocotras,no me gusta mucho encontrarme con personas,que no conozco,me incomoda un poco!
un brazo enorme,gracias
lidia-la escriba

Myriam dijo...

¡¡Qué placer disfrutar hoy sábado, con calma, de tu exquisita entrada!!

¡Cuánta fuerza - y arte - hay en los trabajos de Bernini!

Besos y muy buen fin d semana.

iglesiasoviedo dijo...

Magnifica entrada, llena de sensibilidad, conocimientos y enseñanzas, vinieron a mi mente mientras te leía mi ultimo viaje a Florencia y sobre todo mi último viaje a Paris , viendo el Museo d´Orsay, donde he disfrutado viendo los impresionistas y mucha escultura de Rodin entre otros.
Un beso.

Navegante Del Alma dijo...

Tu relato es coherente con el tema que tratás, lo desarrollaste como a una escultura, me gustó mucho leerlo, sobre todo porque no soy un entendido y me resultó claro y grato.
Besos desde el sur de América.

San dijo...

Que maravilla Eva, realmente ver las imagenes y leer tu exposición, es un placer. Yo no soy entendida en arte, pero me dejo envolver por todo lo que me hace sentir un cuadro, o en este caso la escultura. La transformación de un piedra en un perfecto rostro es grandioso. Un don que !tan pocos poseen!. Me voy feliz por haber aprendido algo nuevo.
Un abrazo grande ,grande.

FJavier dijo...

Nos gusta que nos expliquen la vida, que nos acunen con las palabras, que nos seduzcan con la cadencia de esa música que perfila la realidad, como la nítida fascinación de una confidencia, para revelar el secreto último que evidencia el sentido de esta cábala que es el vivir. Queremos que alguien nos haga comprender.

Si, además, como es ahora, se trata del arte, entonces la frescura en la saciedad de las palabras enmascara la propia conciencia del placer para hacerte sentir uno con el mismo arte. Es la emoción sublime en el goce del conocimiento.

El poder del conjuro de tu voz, en fin.

Gracias, Eva.

Humberto Dib dijo...

Eva, entrar a tu blog me distrae de tanta literatura y me muestra otras formas de arte muy bellas que -al menos yo- no suelo ver asiduamente.
Te dejo un beso.
Humberto.

Luján Fraix dijo...

HOLA EVA

LA HISTORIA DEL ARTE ME APASIONA, ES TODA UNA CLASE DE CULTURA; REALMENTE TIENES UN DON ESPECIAL PARA TRANSMITIR TUS CONOCIMIENTOS Y LLEGAR A TUS SEGUIDORES.

SE APRENDE MUCHÍSIMO CON TU BLOG Y TUS INVESTIGACIONES MARAVILLOSAS QUE NOS MUESTRAN LA ESENCIA DEL VERDADERO LEGADO.

TE FELICITO POR TAN BUEN GUSTO.

BESITOS
CARIÑOS DE SIEMPRE PARA TI.

mateosantamarta dijo...

Interesanísimo, amiga. Toda una lección magistral para quien, conociendo estos conceptos, no los tenía tan claros. Un abrazo desde Madrid.

Carolina dijo...

Eva, esta entrada me dejo impactada: es simplemente magnifica.
Estas obras me conmueven mucho. Gracias por tanta belleza. Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Hola Eva, siempres es un gusto entrar en tu casa y perderme por tus interesantes post.

Para tu información por fallo en el servidor de Blogger, en mi blog se borraron muchos enlaces, te sigo de nuevo y disculpa la molestia.

Que tengas una feliz semana.
un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Muy bueno tu post,Eva.
Esas bases,que ya implantaron los griegos son fundamentales en el arte...y yo diría que en la vida en general,el equilibrio de las formas y actitudes y la exageración.Normalmente me encanta el término medio y procuro buscarlo en todos los actos y elecciones,sin embargo,reconozco que,somos humanos y los sentimientos nos llevan a veces a un tremendo contraste,donde el barroquismo está presente.Sin duda ambos estilos son necesarios,somos dualidad y seguiremos siéndolo.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu generosa exposición.
M.Jesús