apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

jueves, 19 de agosto de 2010

Sed


Salvada por los dioses tantas veces
arrancada de la muerte por milagro 
sedienta
recorriendo plazas
descampados y sábanas 
o en solitario y en ayunas
emulando los actos básicos 
que la vida reclama
para levantar el cuerpo 
y parecer humana.


Mi sed extravió su cauce
perdió su curso
y olvidó como retornar

hasta que un día en la más abisal oscuridad
pude ver con absoluta lucidez
las fronteras de mi cuerpo
y a mi alma: una gran herida seca. 



Mirar atrás. Sólo debo girar un poco la cabeza, entornar de manera contrariada los ojos y verlo aferrado a mi espalda como a un hijo pequeño que se carga. Hoy es mi vástago malformado a quien observo compasiva, tiernamente. Pero fue un monstruo, un engendro temible y repulsivo. Llegó a serlo tras la disolución de mi esencia y de mi forma. Y me aferré a él, porque a pesar de su fealdad y su tiniebla, terminó siendo el único reflejo de mi misma, mi única pertenencia. Actualmente observo desolada a una humanidad sedienta que, como yo, intenta apaciguar su Sed de manera artificiosa y letalmente equivocada; esperanzada ruego para que nuestra especie encuentre el camino de regreso. 



Mi Sed nació conmigo proveniente del mandato supremo que rige a nuestra naturaleza. Si tienes alma, tienes Sed. Esa es la Sed que nos hace humanos. Quien no tiene Sed está muerto o no pertenece a nuestro género. Saciarse es una tarea del espíritu y quien tiene Sed, posee en su interior la fuente para saciarse. Eso lo sabemos al nacer. Pero lo olvidamos. Lo olvidan nuestros padres. Lo olvida el mundo. Falta amor. Y hay mucha Sed. Pero el amor -como el alma- no es tema en nuestros días, no es noticioso ni está en la agenda pública. En su lugar reinan la seducción frívola, el sexo como objeto de consumo y empoderamiento egotico, la sobreerotización genitalizada que conduce a frigideces, impotencias y eyaculaciones precoces; a embarazos adolescentes, paternidades irresponsables e hijos abandonados. El amor clama ser rescatado de las garras del desamor –femicidios, parricidios, crímenes pasionales, violaciones, abusos sexuales, sociales y laborales, violencia de todos los tipos y de todos los tamaños, injusticia,  discriminación, falta de integridad, compromiso y  sentido. El amor clama todos los días mostrandonos por los medios, la miserable y corrompida condición en la que lo tenemos. Y a diario, en cada historia personal ¿cuanto desamor existe, expresado en intolerancia, en falta de comprensión y de paciencia, en crónicos egoísmos, en variadas conductas que de tanto ejercerse se hacen habituales y, desapercibidas, malean nuestra existencia?. 



Somos seres escindidos, arrancados del Todo e inducidos a la vida. Nacemos con la conciencia abierta de par en par, ávidos por succionar los nutrientes que mantengan vivos nuestra materia y nuestra sustancia inmaterial. Paradojalmente hemos de pararnos en el afuera para buscar adentro la fuente interna que puede saciar nuestra Sed de Totalidad. Beber de ella es reencontrarnos con nuestra natural sabiduría, tarea primordial y prioritaria en nuestro paso por el planeta; pero nuestra Sed no encuentra su norte ni existen gobiernos que se preocupen de ello ni economías que lo contemplen ni colegios que lo incluyan en sus propósitos, por el contrario, el régimen completo está plagado de bacterias que enferman el alma. No se nos instruye para ir hacia adentro, acariciarla, conocerla y moldearla, en cambio, existen infinitas maneras promocionadas y masificadas para extraviarla, pudrirla y venderla. Estos modos están en el centro de nuestra civilización, en el poder y en el mercado, en la casa y en el barrio, en nuestro analfabetismo emocional y mental, en la ignorancia social y en la complicidad del sistema. 



Al aplacar nuestra Sed con paliativos ilusorios, con excesos o con apegos estériles; ella, que es germen divino y maravilloso sólo nos da de beber cloacas y ponzoñas; a poco andar nos hemos olvidado por completo de lo que andábamos buscando... y como a más olvido, más Sed... es ésta una escalada que tiene por cumbre tan sólo enfermedad y sufrimiento.




Pinkolla Estés nos lo dice a las mujeres, mas, sus palabras, son en definitiva un mensaje a la humanidad toda: " Cuando somos jóvenes y nuestra vida espiritual choca con los deseos y las exigencias de la cultura y del mundo, nos sentimos realmente encalladas muy lejos de nuestro hogar. De mayores nos seguimos apartando cada vez más como consecuencia de nuestras decisiones acerca del quien, que, donde y durante cuanto tiempo. Jamás nos han enseñado a regresar al hogar espiritual y repetimos hasta el infinito la errante búsqueda de la pauta perdida. Sin embargo, aunque nuestras decisiones erróneas hayan sido la causa de nuestro extravío - y estemos en un lugar demasiado alejado de aquello que necesitamos - no hay que perder la esperanza, pues el interior del alma contiene un indicador automático de ruta. Todas podemos encontrar el camino de regreso. "






¡ Que así sea !

42 comentarios:

MAITE RUBERT dijo...

Eva: hermoso texto que nos hace pensar y compreder por qué nos sentimos perdidos, por qué no se calma nuestra sed.El arte es una buena medicina, pero, hace falta algo más.

El Gaucho Santillán dijo...

Que lindo texto.

Eva, escribì mas seguido!!

Si hay vida, hay esperanza.

Me gustò.

Un abrazo.

Gladys dijo...

Hola querida Eva que relato amiga me dejaste en blanco cuanta verdad y sabiduría hay en tus letras, es
el alma y el espiritu el que tenemos que cuidar mayoritaria mente,amiga me isistes recordar
el porque yo entre en este mundo virtual a lo mejor ati te va a parecer tonto pero fue para salvar mi alma y mi espíritu,y porque sentia que la vida que me tocaba
vivir al hacerme cargo de mis padres, me estaba matando el alma,
y me consumia día a día mi yo se estaba perdiendo, entre mi madre con alzaheme,y mi padre sufriendo
por que no le gusta vivir en mi casa,se me termino mi mundo real
y con el me estaba terminando yo,
y fue entonses en un momento de sobrevivencia que se me ocurrio
hacerme un blog,gracias a eso
puedo ser yo aunque sea en en mundo virtual,tengo buenas amigas que sin saber por lo que paso me han acogido muy bien,mis escritos no son muy interesantes pero me ayudan a mantener mi mente lucida.
amiga disculpa el comentario pero eso genero tu escrito yo ati te admiro mucho por la capacidad de reinventarte la vida despues de lo mal que la pasastes te felicito amiga.
Un abrazo grande que estes muy bien.

TIHADA dijo...

Querida EVA!

Tu palabra sale de lo más íntimo, tiene la fuerza y la sed del alma, también tiene su belleza!

Gracias por recordarme que hay sed porque hay vida, que está en nosotros la fuente para saciarnos, que siempre los que buscaron se sintieron perdidos y chocaron con las exigencias de la cultura.

Esta noche, después de leer lo que has escrito, regocijo siente mi alma y se sabe acompañada.

Un gran abrazo!!!

ROSALIA dijo...

El último párrafo es de lujo, con esa reflexión final en la que me siento identificada.
Besos Eva.

Katy dijo...

Hola Eva estoy justamente leyendo el libro "mujeres que corren con los lobos de Pinkola Estés. Me ha gustado tu síntesis, como todo lo escribes y cómo lo dices (ya lo sabes)Yo aún estoy a medio camino del libro. Pero ya me reconozco en algunas cosas.
Besos y feliz finde

Francisco Espada dijo...

Es cierto; la fuente con la que apagar la Sed está dentro de nosotros mismos, pues estamos hechos a imagen y semejanza del Creador y su Hijo nos dice: “Yo soy el agua viva… Todo el que beba de esta agua, que yo le dé, no tendrá sed jamás".

Muy bella reflexión. Felicidades.

PRINTOVA dijo...

Tienes un regalo en mi blog para ti.
Un besote grande.

Neogeminis dijo...

Ideas bastante parecidas se han ido asentando con los años en mi cabeza.
Coincidimos en mucho.
Un abrazo

Patricia 333 dijo...

hasta que un día en la más abisal oscuridad
pude ver con absoluta lucidez
las fronteras de mi cuerpo
y a mi alma: una gran herida seca.

no hay que perder la esperanza, pues el interior del alma contiene un indicador automático de ruta.

Todas podemos encontrar el camino de regreso. "


Gracias muchas gracias por tus palabras en mi blogg , me quedo a seguirte querida Eva

Encantada de estar aqui voy a quedarme un rato leyendo lo hermoso
que escribes

Un abrazo fuerte,asi como lo damos los Mexicanos

Adriana Alba dijo...

Por supuesto que si! nuestra alma encontrará el camino de regreso, porque "la que sabe" nos ayuda y las mujeres estamos tomando conciencia de ello aquí y ahora, porque los tiempos son diferentes y todo ocurre más de prisa.

La Madre Teresa, también tomó conciencia de ello alguna vez, estando como monja en un colegio de "niñas ricas" de India, sin conocer lo que ocurría afuera,un día tras una revolución tuvieron que salir huyendo y una de las cosas primeras que vio en ésas miserables y atestadas calles, fue un mendigo que la miró a los ojos y le dijo:

TENGO SED !!!

Ése fue el disparador de toda la maravilla que aconteció después en su vida, aún hoy se conserva el cartel donde ella ha vivido con el lei motiv...

TENGO SED!!!

Abrazos querida Eva.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Es el retrato de la humanidad. Nada ni nadie se realiza en sí mismo y está expuesto al entorno. ¿Qué pensará la nuez del roedor y la flor de la tormenta, y el árbol del rayo?
Hay sin embargo un corazón universal que late en nuestra sangre quedamente. Imperiosamente debemos detenernos y escucharlo.
Un abrazo muy cálido, amiga.

Marisa dijo...

Querida Eva:

Tus letras son un verdadero aporte para saciar esa Sed.
La combinación que has hecho de verso y prosa es más que espléndida. Dos formas de expresión con distinto ropaje para vestir la misma idea. Ambas llevan traje de etiqueta.

El poema que has compuesto es una verdadera joya, amiga. Lo esencial es que un día cualquiera nos demos cuenta de que nuestra alma "es una gran herida seca", en la que veremos cicatrices inevitables de nuestro deambular vital pero que ya no sangran ni duelen, cicatrices que tampoco debemos olvidar para aprender de ellas, pero secas, saciadas de Sed.

Tu prosa la relaciono con nuestra Sed de conocimiento y realización personal. Sed que nunca saciaremos porque así es nuestra condición de humanos, pero que tampoco la veo negativa si nos ayuda a crecer y mejorar, siempre que no se convierta en una continua obsesión que acabe terminando en un perfeccionismo destructivo.

Este post ha sido un oasis en el desierto del hoy, en el que ha sido un enorme placer acercarse a beber y saciar un poquito nuestra Sed.

Todo mi cariño para ti.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Magnífico texto!

Eres una artista de las palabrss.

Es cierto cuánto desamor existe.

un abrazo

Maite

Princesa.triste.115 dijo...

Que entrada mas interesante y para mucho pensar.
Es cierto que nosotros somos los que nos tenemos que encontrar porque nadie, nadie nos va a marcar el camino y como dices al final "todos podemos encontrar el camino de regreso"

Besos

caly dijo...

"El amor clama ser rescatado de las garras del desamor"
Qué lindo sería no tener que rescatar a nada ni a nadie. Qué lindo sería si muchos más, se tomaran el tiempo para leer escritos como el tuyo y se tomara conciencia de que así vamos mal.
Me remito al escrito de Antonio Machado que embandero en el perfil de mi blog:
" Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar."
Un gran abrazo!!

Capuchino de Silos dijo...

Me ha gustado muchísimo el texto.
Maravillosamente escrito. Muchas gracias.

"Sed... es ésta una escalada que tiene por cumbre tan sólo enfermedad y sufrimiento".

Un fortísimo abrazo

Taty Cascada dijo...

Eva:
Me gusta sentirme sedienta en algunos aspectos, requiero de la sed de conocimientos, de argumentos, de textos, de libros. Es una sed que me acerca a mundos que siempre he deseado traspasar. Adoro la sed de colores, porque mi pintura fluye si invento un pigmento extraño...El gran problema de la humanidad, es no saber que la palabra amor debe reinar en todo, incluso en esa necesidad de aprendizaje.
Un beso.

Teresa dijo...

" Cuando somos jóvenes y nuestra vida espiritual choca con los deseos y las exigencias de la cultura y del mundo, nos sentimos realmente encalladas muy lejos de nuestro hogar. De mayores nos seguimos apartando cada vez más como consecuencia de nuestras decisiones acerca del quien, que, donde y durante cuanto tiempo. Jamás nos han enseñado a regresar al hogar espiritual y repetimos hasta el infinito la errante búsqueda de la pauta perdida. Sin embargo, aunque nuestras decisiones erróneas hayan sido la causa de nuestro extravío - y estemos en un lugar demasiado alejado de aquello que necesitamos - no hay que perder la esperanza, pues el interior del alma contiene un indicador automático de ruta. Todas podemos encontrar el camino de regreso. "


Se puede decir mas alto, pero no mas claro...

Abrazos, abracitos, abrazotes.

pelicanopitekus dijo...

Y pensar que el amor puede prodigarse tan solo escuchando al otro,dejándolo expresarse,como muchos borrachos lo hacen en el bar,muriendo poco a poco con su "otro yo distinto".Si nó tuviesemos que empaparnos en alcohol para expresar piedad,empatía,amor,como generalmente sucede.No debe ser fácil volver a amar lúcidamente,puesto que la sociedad nos ha sepultado bajo formas y prejucios,para mantenernos enfrentados en una bestial competencia,en donde el amor no encaja,puesto que el amor no compra ni vende,regala,y ese es un pésimo negocio.
No sé si se pueda regresar;pero andar sí que estoy seguro.
Intenso y necesario escrito.
Besos.

Dilman dijo...

Quéee tema has puesto en la mesa Eva! La sed como facultad de búsqueda humana de la pureza, el descargar la polusión y contaminación del cuerpo, del espíritu y del medio. Cierto es que el ser humano es un ser incompleto que siempre está buscando un complemento y en esa búsqueda, la civilización y las culturas rellenan con despercios reciclados por miles de años cuerpo y espíritu y sobre todo el espíritu y los causes por donde fluye. Importante eso de recalcar que mediante el olvido la intoxicación ideológica nos corta el cordón umbilical con nuestra propia fuente de vida que es la vida de todos y del universo mismo y resarsirlo es recobrar nuestra identidad y humanidad perdidas y reconocernos en el amor y en su sed.
Edición que enmarca la misión propia de tu blog, que indica tu sed de ese amor que muchos espíritus dejaron y dejan como obras de arte para que no nos alejemos ni olvidemos la verdadera fuente donde podemos saciar nuestra sed.

ѕocιaѕ dijo...

Que bonito, el reflejarnos en alguien más y por ello aferrarnos a esa imagen en la cual encontramos una parte de nosotros es lo que le da el valor a esa compañia que difícilmente querremos dejar ir, es como encontrar la mitad que nos falta, solo que con características muy similares a las nuestras.

A veces las cosas parecen tornarse tan oscuras, que pensamos no podremos verlas nunca, pero estan ahí esperando que querramos verlas, que dejemos ese miedo a lo desconocido y les demos una oportunidad de existir en nuestro camino.

Quizá entendí mal el post, pero esto es lo que me gusta porque das la oportunidad de dejarnos llevar a lo que nuestro ser quiere ver

Saludos =)

Marisa dijo...

Excelente texto,
lleno de una gran verdad,
buscando fuera nos
olvidamos de buscar dentro,
de calmar poderosa sed.

Un gran abrazo

Mariola dijo...

Hola Eva,
Me ha gustado mucho leerte, y fíjate que quiero pensar que todo lo negativo y la crisis mundial que vivimos, sirve para algo, para que en nuestras conciencias se oiga un click, para darnos cuenta de lo que se hace mal, para desaprender lo que hemos aprendido mal, y para aprender de nuevo.

Estamos en el camino...

Besito

BEATRIZ dijo...

A menudo nos sentimos fuera de lugar, como que no encajamos en este mundo. En esos entonces, yo veo por la ventana, igual que tú buscas saciar la sed del alma.
Un saludo grande Eva.

walkingwoman dijo...

Gracias por tener SED. Es un tema que me apasiona. SED DE VERDAD, sed de justicia, sed de amor, sed de ser cada vez más uno mismo, sed de autenticidad, sed... sed. sed.
¡Tengo sed!
¿Cuándo veré el rostro del Amado?

Gracias por escribir tan bonito,, Un saludo
M. Luisa

walkingwoman dijo...

Es la segunda vez que intento hacerte un comentario y no me deja internet.

Te decía que el tema de la SED es algo precioso. Me llama: Sed de justicia, sed de verdad, sed de amor, sed de comprensión, sed de ser uno mismo, sed de coherencia, sed de libertad, sed de silencio y de escucha, sed de paz...

¡Tengo sed!

SUSURU dijo...

Me encantó la culminación de este post con las palabras de Clarisa Pinkola Estés.

Sigamos la ruta de la esperanza. Somos muchos los que seguimos confiando en el amor.

abrazote

Pablo Fernando dijo...

La sed es grande Eva , y solo nosotros mismos podremos generar esa fuente de agua para calmarla.

BlackRose dijo...

Hellooo from Greece and ΣτάΛες στο ΓαΛάΖιο blog team!!!Very nice blog ,i follow U....
Come with me in Στάλες στο γαλάζιο !!!

Encarni dijo...

Me ha encantado la entrada, sin lugar a dudas interesante y exquisita.

Saludos.

Bardo dijo...

Para recordar el regreso hacia la fuente del interior que alimenta el alma y proporciona el estado emocional capaz de generar amor, hay que ir desprendiéndose de la razón que delimita lo real de lo irreal, la cordura de la locura... no tener miedo a conocerse uno mismo.
Un saludo.

Rembrandt dijo...

Querida Eva,
tu texto es realmente magnífico, me ha llegado profundamente porque no estoy viviendo mis mejores días , pero gracias a esa SED de superación que habita en mí, voy venciendo momentos de oscuridad que me han provocado infinita tristeza.
Hoy puedo decirte que me siento mucho mejor.

Besos para tí.
REM

PRINTOVA dijo...

Eva me dejaste sin palabras despúes de leer tu texto, quedé reflexionando y así continuo. Esa sed me dejó con una extraña sensación que no podría describir.
Me gustó mucho tus palabras pero mucho más su contenido interior.
Un besote muy grande amiga.

MAJECARMU dijo...

Eva,te agradezco profundamente tus mensajes cariñosos en mi blog..Trato de ponerme al día de vuestros escritos.
Tu poema SED,es un encuentro con uno mismo,consciente de los límites físicos y de la necesidad del espìritu que requiere el "agua del amor"para crecer espiritualmente.Tu claridad y generosidad es todo un regalo para tus seguidores..!Creo,que todos nos sentimos orgullosos de conocerte y vivirte plenamente en la palabra.
Pronto volveré,te dejo mi felicitación,mi gratitud y mi abrazo,querida amiga.
M.Jesús

carlos diez dijo...

Hola Eva, que más se puede decir sobre la actitud ante la vida, sobre la sed? me ha gustado mucho tu texto, que hace pensar y reflexionar sobre las esencias de nuestra existencia, de nuestra forma particular de apagar nuestra sed, de ver nuestro futuro, de repasar nuestro pasado.. Gracias por llamar nuestra atención y que paremos un momento para pensar. Un fuerte abrazo.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Eva:

Qué reflexión más profunda e interesante nos regalas; es cierto que el mundo no se cura de heridas pero también es cierto que la capacidad de luchar por la vida y todos aquéllos valores humanos que le adornan. El mundo tiene sed, no encuentra su camino de regreso a su cauce perdido y en este ir y venir, perdidos en la búsqueda del camino deseado, los sentimientos como el amor se han extraviado o confundido, el amor ha pasado a ser una mascara que se usa para conseguir un desliz sexual,el amor no importa, el amor es un estorbo y se nos impone los pseudovalores del mundo del capital; es un mundo materialista que ha castrado a la humanidad de su inteligencia y de sus sentimientos. Pero, como dice Gian Franco Pagliaro, "el amor es sabio..." y siempre se anidará seres humanos cuya capacidad de lucha y deseo de transformación son inmensos, Y por sobre toda la sed del mundo nacen manantiales de poesía, el agua refrescante, múltiples oasis de vida para que no sucumbamos.
Eva te aplaudo con frenesí.
Besitos,

Xiomara Beatriz dijo...

Eva amiga querida leía y pensaba cuánta razón tienes lamentablemente es así...como hierba seca embutidas en el fango sin sentido...con los ojos fijos al consumo frívolo...nos negamos a escuchar...a viajar a nuestro interior y caminamos entre el reino de la muerte como almas perdidas...con el corazón lleno de aserrín...sin darnos cuenta que a pesar de las sombras ...dentro en el sótano hay una puerta que al abrirla se cuela la luz ...que quizás está colmada sus bisagras de herrumbre...pero esta allí y nos recuerda de que estamos hechos ...de lo milagroso que somos ...que no somos hombres huecos ...que dentro si lo consentimos esta la fuente amor...que podría saciar la sed y ofrendar a otros de ella...que canta queriendo resplandecer como una estrella ...si queremos podemos encontrar de nuevo la ruta que nos lleva a nuestros orígenes ...todos nos extraviamos de una manera u otra pero el valor esta en reflexionar y tratar de volver al sendero de la luz y el amor...yo siempre tengo sed ...bellísimo y hermosa te quedo tu pagina ...sabes de mi cariño por ti... besos

Federico Zarco dijo...

Muchas gracias Eva, me alegra que te haya agradado mi obra. Un cordial saludo. Federico

goge dijo...

que hermosas palabras en este texto te felicito de veras por eso en mi blog te he dejado un regalo que espero que cojas ya que te lo mereces besitos y un abrazo

Prunus Avium dijo...

"Mi sed estravió su cauce"
Me parece una idea magistral .
Genial .
Me quito el sombrero .

Arte Marga Grigera dijo...

gracias Eva! voy a publicar en mi blog esta preciosura que acabo de leer...........