apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

sábado, 19 de mayo de 2012

PERPETUA : La Primera Masacre



¿Cual es la Madre del Cordero?
ENSAYO POR ENTREGA

Fue así como en las postrimerías de la Prehistoria, los albores de la Antiguedad, el fin de una era; la división neolítica del trabajo -que había sembrado dos tipos de sociedades diametralmente opuestas- provocó el quiebre más profundo que la humanidad ha conocido y cuyas secuelas se mantienen hasta hoy. “En un comienzo fueron como la proverbial frase bíblica, no más grande que la mano de un hombre”. Aparentemente insignificantes, las bandas nómadas vagaban por las menos codiciadas áreas periféricas de nuestro globo, buscando pastizales para sus rebaños. Durante milenios, al parecer, estuvieron allí en los territorios inhóspitos, no deseados, los más fríos y desolados de los confines de la tierra, mientras las primeras grandes civilizaciones agrarias se extendían alrededor de los lagos y ríos de los valles fértiles” (11). Pero estas bandas que, de tanto en tanto, asolaban a las comunidades agrícolas establecidas, fueron creciendo en número y en capacidad destructiva y sus invasiones violentas se fueron haciendo cada vez más sistemáticas. La quema de ciudades y obras de arte, el robo y la matanza, la apropiación de mujeres y niños se convirtió en una práctica permanente.

Paulatinamente, los conquistadores fueron asentándose en los territorios usurpados, absorviendo conocimientos y tecnologías, implantando sus privilegios sobre las bases de las culturas agrarias. De este modo, el sistema guerrero y patriarcal se superpuso sobre el sistema matrístico de la Diosa.  Mas, una concepción arraigada durante miles de siglos no se extermina fácilmente ni siquiera con las armas; el sometimiento físico se consigue por la fuerza, no así el desapego de la raigambre cultural; por ello, ambas visiones de la realidad, ambas formas de relacionarse con la Vida y con la Muerte, ambos modelos de organización social coexistieron durante toda la Antigüedad  “… un proceso que se arrastró por milenios y que aún continua en nuestra propia época: el proceso por el cual la mente humana fue remodelada, algunas veces brutalmente y otras sutilmente, a veces en forma deliberada y otras inconscientemente, para convertirse en el nuevo tipo de mentalidad requerido por este drástico vuelco dentro de nuestra evolución cultural” (12). Dicho tránsito operó mediante la remitificación y resignificación de los códigos matrísticos desde la óptica de este nuevo orden; lo que fue desvirtuando, desacreditando, estigmatizando y, finalmente ocultando sus originarios componentes. Esta misma operativa re-significativa permitirá siglos después, el asentamiento del cristianismo y el fin del paganismo antiguo.

Uno de los mecanismos más efectivos para llevar a cabo esta reconversión desde lo matrístico a lo patriarcal se dio en el terreno de la representación de lo sagrado, es decir, en las divinidades que se instalan en el imaginario colectivo. La Diosa fue rebajada a consorte de los dioses masculinos o convertida en divinidad secundaria o terciaria. O se le mantuvo, pero desfigurando sus atributos integradores y pacíficos. Es este el caso de la famosa Atenea griega que conserva el don de la sabiduría y el ícono de la serpiente pero a la cual se le agrega el escudo y la espada para transformarla en una deidad bélica.  

 ……………………………………………………………………………….
(11) El cáliz y la espada, Riane Eisler, Editorial Cuatro Vientos, pág.49
(12) El cáliz y la espada, Riane Eisler, Editorial Cuatro Vientos, pág.94




26 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Ni la mitología escapa a la apartheid de la mujer. Un texto, con espíritu sociológico e histórico. Un abrazo. Carlos

San dijo...

Maravillosa forma de contar Eva, ese paso de Diosa a consorte, han pasado siglos y no regresa a su reino, tal vez ¿jamás? quedó relegada, desplazada algunos lo celebran aún.
Curioso ese desfigurar los atributos integradores y pacíficos.
Un abrazo.

La Abela dijo...

Interesante, es curioso como en un principio la mujer era adorada y respetada como dadora de vida, pasó, de ser casi divina,a estar perseguida por bruja, para un hombre primitivo era un honor que una mujer,ya madre, lo eligiera como compañero,pero con la civilización se valoraba más a la mujer virgen, pura e ignorante, ¿por qué?, Yo tengo mi teoria que no voy a decir, es un poco fuerte, jajaja. Muy buen ensayo. Un beso

emejota dijo...

Pues si señora, así es. Una labor magnífica Eva, ya sabes que nos encontramos en el mismo punto. Bsss.

Neogeminis dijo...

La mitología de cada sociedad refleja el orden impuesto por la fuerza que la domina. no hay duda que en las culturas machistas la figura femenina no podía ser centro de veneración.

Muy interesante, como siempre, Eva.

un abrazo.

Mercedes Vendramini dijo...

Tus publicaciones son excelentes! quedé inmóvil leyéndo, buenísimo!

Saludos!

Anónimo dijo...

Siempre es muy interesante lo que escribes. Gracias primita
Te quiero.

Natàlia Tàrraco dijo...

Muy cierto todo lo que expresas, amiga Eva.
A la dicotomía muerte-vida y los impulsos desarrollados en esas directrices por las sociedades desde lo prehistórico a lo primero escrito, historia, hasta la antigüedad, hasta hoy mismo...yo añadiría otro motor capaz de mobilizar todos los instintos, EL PODER.
Desde el chamán, el guerrero, la sacerdotiza, el faraón, el emperador, los reyes, feudales, Papas, clérigos, comerciantes, mujeres y hombres han dado su vida por obtener poder, en parcelas, en el hogar, en todos los ámbitos.
Me parece que en los clásicos ya se expresa esa necesidad voraz, en Shakespeare es el tema repetido evocando a aquellos clásicos, Orson Welles dedica su filmografía a desmenuzar esa fascinación por el poder en todas sus facetas.

Sigo tus reflexiones muy interesada, disculpa si ahora se me ha ocurrido salir de tus argumentos para señalar otro que me parece inherente a la condición humana, en muchos aspectos esa muerte-vida implica también luchas de poder.
Besitos a la espera de la próxima lectura. Gracias por visitarme.

Nieves dijo...

Que terrible parece esta manipulación y este engaño en un mundo que debe ser Matriarcal por derecho.
Me quedo pagada y enganchada a tus escritos Eva.
Un Besote :)

Marta C. dijo...

Hola, Eva. Sigo leyendo tus textos con mucho interés, porque son apasionantes. Recuerdo un estatua, creo que se llamaba "la venus de la fertilidad". Es incomprensible que la fuente de vida que somos las mujeres, sin las que la humanidad se extinguiría, hayamos sido tan maltratadas por el hombre. La fuerza bruta, igual que hoy, ha sido lo único que les ha permitido hacerlo.
Besos.

Katy dijo...

O sea que nuestro destino ha sido un desastre a través de la historia.
¿Y el futuro? No creo que se presente más halagador
Y a veces he podido comprobar que son las de nuestro sexo las que peor nos tratan. Al fin y al cabo somos las que hemos educado a los varones.
Bss preciosa y gracias por tu estupendo trabajo.

Antorelo dijo...

Excelente ensayo el que has escrito. Enhorabuena por tu maestría narrativa.
Un abrazo

Manolo López dijo...

Eva de la lectura de tu escrito me surgen dos dudas y una certeza, como siempre salgo perdiendo.

1.- Tengo serias dudas sobre las sociedades matriarcales, sobre su existencia, creo que no están suficientemente documentadas, las manadas de nuestros primos cercanos los primates son dominadas por los machos, por el único principio de la fuerza. Lo que si ha existido es la adoración a la madre creadora (Pachamama, Gea, Isis, Nut, Ceres,…) que las religiones monoteístas se han encargado de borrar o trasladar a un segundo plano, como tu explicas.

2.- También tengo dudas sobre la equidad de una sociedad matriarcal, el poder, la avaricia y la vanidad corrompe por igual a hombres que a mujeres.

3.- Mi certeza es que vivimos en una sociedad terriblemente machista, que veja al más débil, y principalmente a la mujer o si es mujer.

Entiendo que tu escrito va dirigido en un planteamiento literario en la búsqueda de un mundo mejor, más justo, que falta nos hace, y entonces si entramos en la utopía no entiendo por qué no plantearlo desde la igualdad, aun pareciendo quimérico. ¿No buscaremos desagravio?, no seguro que no.

Espero con ilusión la próxima entrega.
Un fuerte abrazo

Felicidad Batista dijo...

Eva, en tu lúcida y siempre ineteresante nueva entraga del ensayo, planteas un hecho crucial en la subversión del "status quo" de la sociedad agraria y recolectora ante las primeras invasiones de la humanidad. La conquista y la imposición de otro orden basado en el dominio y la fuerza y el género. Las invasiones "bárbaras" que se repetirán cíclicamente hasta la actualidad. Siendo ahora menos bélicas y más sutiles por parte del poder, no favoreciendo la formación y la conciencia crítica de la población, pero igual de destructivas.
La mujer comienza a ser desplazada, su territorio y funciones se acotan, se reduce a mantener el fuego del hogar y a la perpetuación de la especie por medio de la reprodución. No es una acto simple, es un entramado ideológico-moral que se materializa en las religiones politeístas y se consgra en las tres grandes monoteistas: Judaismo, Islam y Cristianismo.
Se inicia, pues, la gran travesía de la mujer por la historia en su condición invisible, borrada, bajo identidades masculinas si osaban introducirse en algún campo como la literatura, la ciencia, etc.,como mero complemento...sin alma, según algunos.
Mi interés por este proyecto por el que avanzas también se perpetúa.
Un gran abrazo

Luis de Burg dijo...

creo que desde un comienzo todos los seres vivientes adoran a la madre, nacemos y nos alimentamos de ella, todos y cada uno de los animales y por lógica el hombre también, entonces cuando el hombre empieza a tener conciencia, les coloca nombres femeninos a sus deidades ya que la tierra también los alimenta y los ve nacer, pero no me había atrevido a pensar el por qué el cambio tan drastico a deidades masculinas, y en tu mismo texto he encontrado la respuesta, con la fuerza empleada en los conquistadores, los conquistadores eran hombres muy fuertes, gigantes y colosales, hambrientos de sangre y poder, deleitandose del sufrimiento de los más débiles, entonces se impone un dios hombre, ya que quedaba demostrado que las mujeres servían de esclavas por no tener fuerza como los machos, dejó de verse a las deidades femeninas como las creadoras de todo desplazandolas a ser deidades de la siembra, de la fertilidad, imponiendose el machismo hasta en los dioses ya que fueron creados por seres machistas que sin una gota de inteligencia todo lo solucionaban con los músculos...

excelente entrada... me sigue gustado como narras, es un lujo estar entre tus letras, gozando de tu intelecto... gracias por la visita

Laura Uve dijo...

Muy interesante. Resulta curioso como la fertilidad de la mujer fue inicialmente elemento de valor para el grupo y cuando se descubrió la participación del hombre en ella acabó convirtiéndose en factor de dependencia y control para asegurar la herencia... Eso va ligado al significado de las divinidades femeninas como muy bien explicas.

Un beso y mi cariño!!

maria candel dijo...

Eva, aunque la etapa del matriarcado fuera sustituida por la del patriarcado, aun queda en la memoria colectiva su forma y manera, hemos conservado la identificación con la tierra y sus frutos, la mirada circular y abarcante de la cuidadora y protectora de prole, bienes y afectos, recuerdo que para mi fue todo un hallazgo descubrir esto, cuando leí a Simone de Beauvoir .
Un lujo leerte, amiga, abrazos desde Caracas

Norma Ruiz dijo...

Eva:
Interesante narraciòn històrica¡ La escritura va de la mano con la tradiciòn oral.
¡Me gusto mucho tu trabajo de investigaciòn¡
besos

El Drac dijo...

Hola querida Eva, la verdad es que no trato de ser discrepante contigo; si no de aportar humildemente un punto de vista más para tu ensayo(si es que me lo permites). El grado de cariño y amistad que te tengo hace que me explaye más de lo debido en cada tema, los cuales son por demás interesantes.

Dado que eres una mujer sumamente inteligente, estimo que en cada comentario no esperas un cumplido sino más bien un aporte ya que ello significa que has acertado con el tema que tratas.

Un gran abrazo!!

Ambrosía ignota dijo...

Hola Eva

Es hermoso reorganizar los pensamientos cuando el conocimiento esta servido, sin duda mucho que agradecerte. Me cultivo y es agradable visitarte.

un beso

Adriana Alba dijo...

Las Diosas, perdurarán en el tiempo... es nuestra tarea mantenerlas vivas. Desde el pasado hasta nuestros días nos siguen mostrando un lugar sagrado donde debemos recurrir para beber de su sabiduría.

Gracias Eva, besos.

María dijo...

Eva, me encanta volver a tu blog a leer tus letras que tienen la esencia de la sabiduría, y tengo que decirte que me dejas perpleja de todo cuanto escribes.

Mi admiración y un beso.

RoB (desde otro de mis blogs) dijo...

Hola Eva!
En primer lugar, gracias por pasar por el blog del canal y por agregarme en Facebook, a pesar de que no nos conocemos (pese a tener amig@s en común, según veo aquí).
Excelente tu relato, trayéndonos a la memoria acontecimientos de nuestros más remotos antepasados...
Beso grande!!

RoB

Rembrandt dijo...

Eva, sigo leyendo tu ensayo con sumo interés y siempre me dejas reflexionando. Leía hace un par de días una nota -conocerás el tema, imagino- sobre Aisha (http://www.lanacion.com.ar/1475127-como-es-la-nueva-vida-de-la-joven-afgana-mutilada-que-conmociono-al-mundo)
un ejemplo de los horrores que viven las mujeres en ciertos lugares del mundo.

Claro, podríamos decir que estos son casos "especiales", donde se entremezclan el fanatismo religioso con sociedades primitivamente patriarcales , pero que en pleno Siglo XXI aún existen. Por supuesto podríamos pensar en excepciones, pero no en lo relativo a la mentalidad patriarcal vigente hasta nuestros días.
La mujer desplazada a veces de forma sutil y otras no tanto sigue/seguimos luchando para recuperar los espacios que históricamente fuimos perdiendo, afortunadamente creo que de a poco se van revirtiendo las cosas, supongo que la mujer/madre como la gran educadora tiene mucho que ver con las modificaciones que se van produciendo. No obstante me queda la duda si lo mío no será una utopía,un simple deseo.

Besos amiga mía y espero tu próxima entrega.
REM

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Convendría no ignorar que ciertas grandes empresas únicamente pueden ser realizadas por los peores hombres. ¿ Qué podríamos decir hoy, Eva ?

El medio que la técnica utiliza para aparecer como algo inocuo e inocente es hacer creer que no es ella la que ha triunfado sino nuestros más antiguos, elevados e irrenunciables ideales...

Un beso.

Ana dijo...

Hola Eva! Justo hoy estaba trabajando sobre el mito de Apolo y Dafne, el proyecto del mes de julio en Una Idea. Dafne buscaba liberarse de tantas imposiciones, pero cómo terminó? los pies atados a la tierra y condenada a servir de adorno a los reyes... La Diosa rebajada a consorte de los dioses masculinos. Es muy triste.

Te mando un beso!