apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

miércoles, 23 de mayo de 2012

CULTOS LUNARES (Ensayo por Entrega)



Resabios de la diosa prehistórica sobrevivivieron en los cultos lunares de la Antigüedad que reinaban en las selvas y en los valles; tenìan mujeres por sacerdotisas, ritos voluptuosos y festivos y el gusto por la libertad erótica. Por su parte, los dioses del sistema impuesto se expresaron en los cultos solares. Estos tenían sus templos en las motañas, sacerdotes varones, reglas ascéticas y leyes severas. Las sacerdotisas lunares conservaron la tradición de las serpientes realizando actos alegóricos donde estos animales representaban el nexo entre lo humano y lo divino. Contaban con la preferencia del pueblo y constituyeron la raíz arcaica del Culto a Dionisios, germen de la Tragedia Clásica. Este dios, el más popular de la Grecia Antigua, tuvo su continuidad en el Baco Romano y fue el más serio contrincante del dios cristiano en cuanto a instalar al nuevo Dios en la cabeza humana. Tras milenios de afianzamiento del sistema patriarcal, la Diosa Madre Prehistórica se convirtió en un pasado mítico; un paraíso utópico y perdido. La "raza dorada"de la cual habla Hesíodo y cuyo último bastión conocido fue la Creta Minoica.

En la Antigüedad, seguramente, cada brote conceptual de lo matrístico, todo intento de resurgimiento fue resistido y combatido. Aún así en la filosofía griega encontramos las raíces de  la Diosa en la noción presocratica: "el universo está regido por una inteligencia total e infinita... como supremo poder sobrehumano dador de todo y que todo lo abarca... distinto al panteón religioso olímpico posterior, desde el cual un grupo de divinidades pendencieras, competitivas y generalmente imprevisibles, regían al mundo"
Diosa Luna de la Cultura Japonesa
La noción matrística de una sociedad igualitaria pervive en Socrátes, condenado a muerte por considerar que el poder y la fuerza no son instrumentos de la Razón y por no adscribir a la premisa patriarcal del reinado de los fuertes sobre los débiles. 

Reflexiona Sócrates sobre la Muerte: "Quizá sea la mayor bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin embargo todo el mundo le teme como si supiera con absoluta certeza que es el peor de los males". 

Platón considera que filosofar es prepararse para morir y prepararse para morir  no es otra cosa que pensar en la vida. Tarea primordial de la Vida es prepararse para la Muerte. "No sería una cosa ridícula... que después de haber gastado... toda su vida en prepararse para la muerte, se indignase y se aterrase al ver que la muerte llega? ¿no sería verdaderamente ridículo? pregunta Platón en el Fedón, su diálogo relativo al alma. Epicuro plantea en su Carta a Meneceo: 


"Acostúmbrate a considerar que la Muerte no es nada en relación a nosotros... que el recto conocimiento  de que la muerte no es nada en relación a nosotros hace gozosa la condición mortal de la vida, no añadiendo un tiempo ilimitado, si no apártandole del anhelo de inmortalidad" 

29 comentarios:

Ambrosía ignota dijo...

Hola Eva

El panorama parece claro ahora, también considero que la muerte es solo una transformación, pero debo confesar (no es mi intención un monólogo) aun no soy tan maduro para aceptarla, y no es que yo deba aceptarla, porque igual viene, pero si admiro a las personas que la aceptado oficialmente, por llamarlo así y dan siempre un paso al frente. Esta es una de las imágenes que capture al leerte, indudablemente hay mucho mas.

Un abrazo

JOSH NOJERROT dijo...

Crecemos con el miedo a la muerte, quizás por no tener las respuestas a lo que hay tras ella inculcada a través de las generaciones pero...realmente hay que tenerle miedo cuando es lo único seguro que tenemos al nacer...¿?...abrazzzusss

Erik dijo...

Bueno... Si es la de Neil Gaiman. Bienvenida sea cuando llegue, aunque realmente no tengo ninguna prisa en conocer personalmente a esa preciosidad.

Beso

El Drac dijo...

El que haya un sistema patriarcal que ya está agotando su liderazgo se explica porque va llegando el momento de sucesión de mando y con ello la sucesión de un sistema de producción por otro.

Dudo de que hayan existido sociedades con un sistema matríztico como ensayas; estimo que no, por razones de supervivencia de la especie humana; sin embargo, me atrevo a asegurar que el capitalismo es un sistema liderado por los hombres que, con el execrable armamentismo e imperialismo, va llegando a su fin; y lo sucederá, ya lo estamos viendo, el socialismo período en el cual sus exponentes serán mayoritariamente mujeres; porque ellas lo han ejercido en el seno de sus familias desde siempre. Esta es una alternancia de géneros, ya que para la raza humana ellos, hombre y mujer, son indispensables e indisolubles; por lo tanto no es una reivindicación; si no, el paso de la otra pierna para conseguir desplazamiento en el espacio-tiempo.

Por otro lado opino que él concepto de amor y todos los sentimientos buenos que buscamos los encontraremos después de la muerte; en la que, estoy seguro, volveremos a comulgar todos juntos siendo una vasta unidad; estimo que debe haber un ciclo, como en todo, que nos obliga a regresar a la vida para engendrarla y volver, luego, a la muerte, que es de donde el arte extrae sus alegorías; de allí que se haya dicho que los artistas son los profetas modernos.

Un gran abrazo Evita y felicitaciones por tu magnífica e interesante entrada.

Carmen Troncoso dijo...

La muerte lleva a nuestros pensamientos a agotarse, por que es el ultimo gesto, (en esta vida). Un abrazo,

Manolo López dijo...

Hola Eva,
creo que en las entradas anteriores ya ha quedado clara mi idea sobre las sociedades matriarcales y patriarcales, a la fin es control del poder, independientemente del contenido de la entrepierna. Aun reconociendo las diferencias dentro de nuestra igualdad.

Y precisamente de esto, del poder, nace nuestro miedo a la muerte, solo tenemos que pensar en la máxima pena impuesta la los díscolos con el orden establecido, la pena de muerte. El poder desde los orígenes nos enseño que nuestra vida estaba en sus manos, o éramos obedientes a sus designios o a la picota.

Después esta el lado positivo, la muerte gloriosa, ah, esta sí que es buena, si has sido buen chico y has muerto defendiendo el sistema y obediente a la normativa vigente, ah, entonces te mereces el paraíso. Que hermosos todos los paraísos,… qué quieres vida eterna, pues concedido; que quieres no más hambre, pues concedido; quieres no mas sufrimientos, también concedido, quizás bellas mujeres, también concedido –este es un paraíso machista-, y así un largo etcétera.

Solo hay que hacer lo que te digan y todo es tuyo. Eso si, tienes un ojo encima que te controla y como te desvíes un poco tu muerte te lleva a lado contrario. Que bien organizado todo, a esto le pones un poco de miedo, de inseguridad en ti mismo, y ya eres una pieza más del sistema, obediente y temeroso.

Para mí esto es el miedo a la muerte, una herramienta del poder, de las religiones para dominar a los seres humanos. El amor a la vida, a la libertad, a la sinceridad, el amor a nosotros mismos y al prójimo, son herramientas peligrosas y difíciles de controlar, por esto han decidido mejor reprimirlas con el infierno, y su mejor solución el individualismo que se controla con más facilidad.

Muy buena esta estrada de nuestro miedo a la muerte, felicitaciones Eva.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Las sociedades en las predominó el elemento femenino no fueron mitos, existió Creta, una isla sin fortalezas, desarmada, riente, donde la Madre sierpe se enroscaba en el cuerpo de las danzantes, columpiadas sacerdotizas.
Palas Atenea en su templo arriba de la cumbre, fue virgen voluntaria, lo mismo que Artemisa, venida de la memoria de oriente, cazadora, se deleitaba en sus selvas, entre mujeres. Y Tanit media luna, y Cibeles, cuyos nombres verdaderos se remontan a las brumas donde el sol sale, masculino.
Se reciclaron esas divinidades femeninas, féminas, diosas madres, en el Panteón griego, les dejaron un lugar citándolas de otra forma.
¿Temen los hombres a las mujeres? Tienen, tenemos poderes que vienen de la tierra y de las fuentes, aunque no nos acordemos o nos desmemoricen los siglos.
Baco o Dionis, opuesto al Apolo, lo apolíneo, venido del este, atesora los placeres, los gozos, la furia de las bacantes, el teatro trágico y la sátira de los sátiros, elemental y visceral. Dicen que lo cristiano se inspira en él, el vino...me parece que Mitra es el origen exacto en todo y anticipado por muchos siglos al mito cristiano.

Hablas de muerte, él último fragmento me recuerda a Epicuro:

"Acostúmbrate a pensar que la muerte no es nada para nosotros. Porque todo bien y todo mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir. Por lo tanto, el recto conocimiento de que nada es para nosotros la muerte hace dichosa la condición mortal de nuestra vida; no porque le añada una duración ilimitada, sino porque elimina el ansia de inmortalidad. Nada hay, pues, temible en el vivir para quien ha comprendido rectamente que nada temible hay en el no vivir. (Carta a Meneceo, 124)"
Entre tanto vivamos.
Espero amiga nuevas reflexiones tuyas que me apasionan. Besitos.

Felicidad Batista dijo...

Eva, hilvanar el culto a las deidades y la muerte me parece un campo reflexivo amplio y que admite una visión poliédrica sobre el tema.
Por un lado está la cuestión de la vida, su tránsito, soportabilidad, levedad, incertidumbre y tragedia, por otro, la certeza, la estabilidad, la seguridad de que la muerte es un acontecimiento irreversible. Y por tanto la necesidad de establecer un complejo entramado moral y religioso que prometa vida después de la vida, que simule inmortalidad.
Partimos del homo prehistórico y sus cultos apegados a la naturaleza y llegamos, en este ensayo, a la mitología clásica. Sus representaciones más estoicas o hedonistas. Más humanizadas o más ascéticas, en ese axioma taoista de uno y el contrario(o complementario).
Es interesante contemplar, observar y analizar cada deidad mitológica, su género, su alegoría, iconografía y significación, porque ahí están las claves de las estructuras morales impuestas y sus fines.
Leo con pasión y entusiasmo tus entregas del ensayo.
Un cálido abrazo, Eva

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Eva!!

Una entrada esplendida.Me gusta leerte,me encantan las historias de la mitologia.Y el legado q dejaron los filosofos con sus enseñanzas.

Me da miedo la muerte porque no se como va a ser la mia,de q forma me extinguire,eso me causa pavor.

Eva con tu permiso te añado a mi blogroll,es un honor y un privilegio tenerte en el,Gracias de antemano.Muchos besos,Eva.

Neogeminis dijo...

Me quedo pensando en Sócrates y en Platón.

Un abrazo

Katy dijo...

Buenas reflexiones nos dejas como siempre y los planteas como tu solo sabes. Se puede o no estar de acuerdo pero lo que es indudable es la calidad de tus escritos y formulaciones.
Bss.

PACO HIDALGO dijo...

No me gusta pensar en la muerte, pero tampoco me aterra ni me da miedo; lo que no me gustaria es acercarme a ella en condiciones no decentes, eso me preocupa mucho más.
Siempre me atrajeron más los dioses paganos o liberales de la antigüedad, que los dioses fundamentalistas de las religiones monoteistas, así como los escritos de Platón y Sócrates que hoy nos has dejado. Como siempre, Eva, soberbia reflexión. Besos.

ZM dijo...

Mucho gusto Eva. Un placer haber conocido tu Blog. Lo he recorrido y me ha gustado todo. Nada he encontrado que disloque el flujo energético entre tus letras y las mías. He descubierto,además, muchos puntos en común, desde los personajes que adornan tu Blog hasta los temas que abordas. Respecto de esta entrada que es la que he leído con atención, puedo decirte que no opinaré porque primero he de resolver mi propia reflexión, sólo en cuanto a la muerte, ya que comparto el fondo del ensayo. Te sigo con todos mis blogs. Un abrazo, Eva, unos de los nombres más bonitos que existen.

Luis de Burg dijo...

me gutaría que algún día se vuelva a imponer el culto lunar, las diosas femeninas siempre han sido mis preferidas, las sacerdotisas y la libertad erótica que antes era simplemente parte delos ritos, creo que hasta mucho mejor que de los dioses varones que todo lo arreglaban con la fuerza y el derramamiento de sangre, creo que las diosas regian mucho mejor el mundo de lo que hoy hacen sus pares masculinos, aunque el dios Baco también es uno de mis preferidos, lo que más me gustaban de ellos era que no prometian tanto como lo hacen hoy estos dioses modernos que hasta regalan un cielo con paredes de oro y pisos de rubíes, los dioses antiguos simplemente te regalaban la vida, para que la uses como mejor te plasca sin pecados sin remordimientos, una vida llena de placer es el mejor de los regalos, y luego simplemente aceptar la muerte como un pago por todo lo que nos dieron durante tantos años, sin vida eterna, sin infierno de por medio....

esa es la parte que me gusta de ser ateo, que sin dios la vida es mucho más simple, sin complicaciones de ninguna parte, te puedes portar mal como bien sin que te esten acosando por hacerlo equivocadamente, sin miedo a la muerte, que sólo es un descanso de esta vida, que por ello es mejor vivirla lo mejor que se pueda, disfrutarla sin estar pensando en el pecado, ni en el apocalipsis, sin miedo al mañana ni al presente

MAR dijo...

Y es algo....irremediablemente real....
Pero siempre es mejor morir de una vez que lentamente.
Mis cariños para ti.
mar

Belén R. dijo...

Eva, ha resultado un grato placer llegar a tu casa y, con tu permiso, me voy a quedar.
Es una profunda reflexión la que desarrollas en este tema tan traído.
Aprovecho la ocasión para invitar a mi pequeño espacio a tus lectores si les apetece.

http://pueblopoeta.blogspot.com

Un abrazo.

Ladurie dijo...

Sin darse cuenta uno va derramando muerte por cuán paso de.
La muerte e convierte en lágrimas, en dolor, en ausencia, es decir, vivimos como muertos porque todos estos síntomas se nos presentan y mas a los pioneros de la palabra...
Coincido con platón...
y, uno nunca deja de estremecerse ante tal situación.

Saludos afectuosos
Muy buen día

roberto dijo...

Hola Eva, la muerte no es más que una parte de nuestro derrotero por la vida, temerle es limitarnos a disfrutar de lo bello que es la vida.
Siempre paso por tu sitio, solo que no dejo comentarios, voy a tratar de cambiar de hábito aunque más no sea voy a dejar un saludo.

Un abrazo

Marisa dijo...

Delicioso recorrido clásico entre la Vida y la Muerte, entre los Divino y lo Humano, entre la Luna y el Sol, entre la Filosofía racional y el Idealismo.

Siempre un placer leerte, querida Eva.

Besos, lunares, naturalmente.

La Abela dijo...

Eva, que buena reflexión, desde luego Sócrates murió por conservar intacto su discurso "el alma es inmoral" pudo huir y decidió morir, lo que no quiere decir que no tenia miedo, sino que el ser humano debe ser consecuente con sus ideas, de lo contrario nada vale la vida ¿no?, después de todo cuando mueres solo cambias de conciencia según nos cuenta el doctor Pim van Lommel.
La misma condición de mujer dadora de vida, hace que nosotras seamos mas realistas que los hombres con el concepto muerte y con el concepto vida (creo que por eso nos quitaron de en medio en las posiciones de poder tanto religioso como político, jajja, es una reflexión mía sin ninguna base científica).
Soy muy curiosa Eva, por eso me encanta leer tus reflexiones.
Un beso

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

De texto me atrapa el sentido igualitario de la matrística. Aquí en Colombia, la sociedad paisa (antioqueña), ha sido matriarcal...y por lo tanto equitativa...ahora que tal concepción se ha roto, por la insurgencia de clases emergentes, aparece la figura del patrón que encarna el hombre, y desata la violencia del narcotráfico. Como afina con tu texto.

Respecto de la muerte, interesante las posturas en el pensamiento cl+ásico helénico...pero me acojo a Meneceo:
"Acostúmbrate a considerar que la Muerte no es nada en relación a nosotros... que el recto conocimiento de que la muerte no es nada en relación a nosotros hace gozosa la condición mortal de la vida, no añadiendo un tiempo ilimitado, si no apártandole del anhelo de inmortalidad".

Un abrazo. Carlos

Alimontero dijo...

Querida Eva, que bella sorpresa tu visita.
Tengo que reconocer que a un comienzo me dificultaba entrar en tu blog (sic)y bué.. ahora ya estoy aquí y te abrazo con todo mi ser mujer maravillosa!!

bueno, tengo un blog que acerca del "Arte de Vivir para bien Morir", que podrás encontrar en mi blog, donde dice "mi otro blog" y como decía ahi "me atrevo a compartir" el tema tabú: la muerte!
Lo único que el hombre tiene SEGURO es que un día dejará este plano, morirà! lo que pasa que en nuestro mundo occidental donde todo es hedonista, tenemos que "siempre jóvenes y bellos", y la muerte les recuerda, por ignorancia, y no me refiero a falta de conocimientos, sino a no indagar sobre el tema.
Yo lo aprendí de mi padre, quien visitaba a los enfermos que nadie visitaba...y tal vez yo continué su legado....y aprendí algo de tanatalogía, y mientras estuve en la Clínica Sta. María, como maestra de Reiki, en Oncología de esa clínica, te puedo decir, como decía la Kübler-Ross, que de ellos se aprende mucho.
Aquí al enfermo moribundo se le aisla de la familia....y es cuando más necesitan hacer "entrega" de experiencias, sentimientos, sincerarse, pedir perdón, como así mismo este estado les permite "visionar" lo maravilloso que es el cambio y la paz que les espera....
No deseo latearte más mi querida...
solo que la muerte para mi, es como el agua que al hervir, solo cambia de estado....

Un gran abrazo y deseo verte pronto junto a Taty.. si?

besos,

Ali♫♪

Adriana Alba dijo...

En todas tus entregas también he visto Padre/Madre...vida/muerte/vida, sabes que creo que las diosas están en nosotras (arquetipos por supuesto), pero aqui nos dejas mucho más. Es un profundo recorrido partiendo desde lo divino hacia lo eterno...tuve la dicha de tener un Grandiosa en mi familia que me dejo muchos legados de amor y cuentos de oriente.

Sabía que te iba a gustar Georgia...estuve en un Taller viendo su película, escribiendo y fascinandome con su vida y sus obras, por supuesto que la asocio con "la huesera".

Gracias otra vez por tus entregas, entrega de texto y entrega de alma,éste último no muy común en éstos días.

Besos dulce Eva.

María dijo...

Interesante entrada en la que reflexionas sobre la muerte, y es que deberíamos verla como algo natural, como la prolongación de la vida, y no tenerla tanto miedo, ya que los humanos somos mortales y la muerte forma para de la vida.

Un beso grande.

María dijo...

Perdón quise decir: la muerte forma parte de la vida, me confundí escribiendo la palabra "para" en vez de "parte".

Otro beso.

Nieves dijo...

Eva, se me había pasado esta entrada!!!

Y con lo interesante que es, apasionante este tema de la muerte...
Creo que a la hora de la verdad aunque sepamos que ese momento llegará y creamos estar preparado para él... cuando llega si somos consiente de que nos llegó el momento del transito... todos tenemos miedo, es un cambio demasiado radical no?
Me gustaría leer algo tuyo sobre el después. A una atea como yo siempre le viene bien tener otras opciones.

Un besote, voy a leer la nueva entrada ... :D

emejota dijo...

Magnífico ensayo, esas son precisamente las mismas conclusiones a las que llega cualquier ser medianamente "vivo", es decir que piensa con propiedad. Bsss.

Fernando Garriga dijo...

lo que no deja de maravillarme es el tema de los ciclos lunares y los menstruales. Busco y busco y no encuentro la conexión.
Respecto de la muerte, es lo de menos, estamos condenados a la rueda.
Saludos

Ariel dijo...

Hola Eva, buenas noches,
antes que nada te cuento que vengo en representación del "dark" porque éstas entradas me dan mucho tema para luego escribir...
un verdadero placer venir virtualmente en persona a agradecer el jugoso comentario que has dejado en unos de los vikingos...(me mató el de sin apellido!, espero lo recuerdes, genial...)
realmente la página no tiene desperdicio, me haré de tiempo para volver...
te deseo una bonita semana