apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

jueves, 7 de junio de 2012

El poder del Lenguaje (¿Cual es la Madre del Cordero? Ensayo por Entrega)


“La muerte es el salario del pecado”
San Pablo
(Carta a los Romanos y Epístola a los Corintios)


El árbol del Conocimiento del Bien y del Mal

En las páginas precedentes hemos visto como la conciencia de Muerte y el miedo que suscita provoca la apertura hacia lo Sagrado. La construcción psicológica prehistórica visibilizada a partir del enterramiento de los muertos y del erotismo: ritos funerarios, sacrificios para observar morir, matar y exponerse al morir, vivenciar  la  pequeña Muerte del orgasmo; son formas de ensayar la Muerte definitiva y enfrentarse al miedo hasta el punto máximo del pavor para acceder al deleite que esa superación entrega. Pues, así como en el acto sexual o en el autoerotismo, es, llegando hasta la máxima tensión y la máxima acumulación de energía que se produce el estallido liberador y placentero del orgasmo, así mismo es, llegando hasta el centro del horror que nos provoca la Muerte cuando se le trasciende y se experimenta el éxtasis. La primera humanidad buscó la superación del miedo llegando al umbral de la Muerte mediante diversas prácticas e intuyó, acertadamente o no, que tras el horror de la muerte está, el deleite erótico de la Vida.

III

Ferdinand de Sausurre y posteriormente Roland Barthes establecieron que las palabras funcionan como lo hacen debido al lugar que ocupan en la estructura del lenguaje. Es ésta una estructura específica y determinada, es decir, las palabras se ajustan a un esquema particular y arbitrario. Cambia la estructura que las sostiene, se transforma así mismo el significado. Parecen naturales, nos convencemos de que son naturales pero, en rigor,  siempre son parte de un código muy estructurado y complejo que persigue un significado específico, a la vez que tienden a significar de determinada manera. Por ello son un Poder. Por ello también, esta ambigüedad de las palabras, posibilita combinarlas de variados modos para transmitir multiplicidad de significados diferentes que incluso pueden ser aparentemente antagónicos. Es así como, por ejemplo, la palabra Pasión puede denotar el significado del placer y, así mismo denotar el significado del sufrimiento..

Los fenómenos culturales se organizan según su propio lenguaje. El paso del paganismo antiguo a las nomenclaturas paleocristianas y su posterior concreción medioeval y católica consistió justamente en eso. Es decir, en una modificación del lenguaje. Los contenidos de signos y símbolos, el significado de las palabras, elementos que estando insertos en la especie humana desde el inicio y habiendo pasado por el cedazo de la Antigüedad y la imposición del modelo dominador y patriarcal, formaban parte del  inconciente colectivo.

“De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás” (14). La certidumbre de la muerte es la raíz profunda del árbol bíblico. Ese conocimiento es el fruto prohibido y adquirida esta certeza, perdida está -y para siempre- la animal inocencia; expulsados somos del Edén. Comer del árbol del conocimiento es la mátrix transgresora que nos procrea. Y probar ese fruto prohibido es, en suma, nuestra esencia, pues el vedado alimento representa el acceder a ser concientes. Y acceder a la conciencia es eminentemente acceder a la conciencia de la muerte. No hay modo de configurarse lo humano si no mediante la transgresión del interdicto, la violación del tabú, la insurrección ante la norma. Lo que la tradición judeo/cristiana/católica llama: Pecar. 


“Está en la esencia de la religión el oponer a los otros los actos culpables, para ser más exactos, los actos prohibidos. En principio, la prohibición religiosa evita un determinado acto pero, al mismo tiempo, puede conferir un valor a lo que evita… Ante todo, lo prohibido impone el valor de lo que rechaza…” (15).


 ..........................................................................................

(14) La Biblia, Libro del Génesis 2:16-17
(15) Las lágrimas de Eros, Georges Bataille, Editorial Tusquets, Pág.90


28 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Querida Eva:

Damos por supuesto que el lenguaje surgió con el propósito de decir las cosas, de poner en evidencia lo que son, de interpelarlas o nombrarlas a fin de hacer posible la comunicación y el discurso, pero su causa pudo ser también la necesidad de esquivarlas o eludirlas, alertando por ejemplo de su peligro. En vez de aproximarse a ellas los forjadores del lenguaje habrían tratado sobre todo de escapar a su incalculable influencia. Esto explicaría fenómenos tan dispares y extendidos como la costumbre de los pueblos antiguos de ocultar el nombre de los dioses patrios a sus enemigos o la primacía cronológica del lenguaje poético sobre cualquier otra forma de expresión verbal. El poeta no alude directamente a las cosas, las insinúa, se acerca a ellas con religioso cuidado, midiendo en cada momento las palabras, como si en efecto midiera las consecuencias de una desagradable fricción.

Nieves dijo...

Lo prohibido siempre incita a su realización...
En estas cosas siempre hay una falsa moral...
Conoces esa frase que dice: "haced lo que yo diga pero no lo que yo haga"

Te dejo meditando sobre lo que te leí.

Un beso grande :)

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Más que buscar un orden, se diría que el propósito del poeta es evitar que el orden se rompa. Si así fuera - se trata, por descontado, de una simple hipótesis - el declive de la poesía que vivimos podría ser atribuido por igual al creciente dominio del mundo por parte del hombre contemporáneo como a la pérdida igualmente creciente que parece afectar a todas las cosas...


Un abrazo fuerte.

PiliMªPILAR dijo...

Lenguaje y poesía llegan a ser entrambos caras de una misma moneda.
Porque ¡ay, cuando nos den la espalda oidores con los que comunicarnos y sabios que degusten la belleza de la palabra y Verbo!
(seguidora de Ferdinand de Saussure)
La muerte pondrá fin al pecado. Mas no a la inversa, a tenor de la Carta a los Romanos)

Un abrazo. Sigo fiel a este blog

Del Rosa Al Amarillo dijo...

Interesante tus propuestas.Estoy de acuerdo con el comentario de Nieves... "Lo prohibido siempre incita a su realización..."
Un elaborado y hermoso blog. Besos amiga.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Eva!!

Un post increible,me fascina la forma q tienes de plasmar tus ensayos.

Con la sexualidad bajamos la guardia ante el pensamiento de peligro de la muerte,nos ayuda a superar esa angustia,la culpa.No tenemos q guardar la compostura con el sexo.En el acto sexual disminuyen los miedos a la muerte y a la moral,intensificamos mas la vida,o eso creo.
Muchísimos besitos,Eva,me ha gustado mucho el post.

emejota dijo...

Eva, y qué te podría decir sin palabras: que eres sabia, que me has emocionado, que el recorrido hasta la fecha es genial, verdaderamente, que me voy corriendo a leer el penúltimo que me falta por disfrutar, porque para leerte hay que hacerlo así, disfrutando, gozando, paladeando tus palabras y tus cuadros. Miles de agradecimientos por esta serie tan inteligente y tan clarividente, amiga. Bssss.

Carmen Troncoso dijo...

El lenguaje edifica nuestro mundo o nos lapida con el, como en la caja de Pandora, cuidad lo que sale de ella. Creo que el extasis y la muerte son un viaje. Estupenda esta entrada Eva, para mi el lenguaje entraña misterio y ciega obediencia a sus designios, que nos son inculcados desde que nos lo enseñan hasta que tenemos la edad de la razon, por cierto, en algunos 5 años y en otros el discernimiento empieza a los 6 años, un abrazo,

Manolo López dijo...

Magnífico Eva.
Creo que todo es un principio básico.
La muerte la hicieron el miedo más extremo.
Con el miedo dominas.
El conocimiento destruye el miedo.
Si quieres poder, siembra miedo resta conocimiento.
La utopía está en reformular a la inversa, pero esto nunca nos lo permitirán.
Un abrazo

Felicidad Batista dijo...

Eva, venimos, paso a paso, siguiendo la ruta que has trazado y el devenir de la humanidad desde el primigenio instante de su inconsciente existencia y hemos asistido con entusiasmo a su evolución desde el individuo cazador hasta el ser humano creador. Desde la muerte a la muerte, pasando por el erostismo, por el espejismo de la vida y como paulatinamente se van hilvanando los hilos que van tejiendo la tupida red moral, religiosa y política que va cercando al individuo hasta volverlo sociable y gregario.
El arma más potente para el control es sin duda el lenguaje. Una vez superada la etapa de las palabras como representación de la naturaleza conceptual u objetual, éste se vuelve en un sibilino y sutil modo de manipulación y su organización y significados se orientan al fin último del control. A las acepciones y sus reglas gramáticales o intangibles, seguirán los otros lenguajes: los visuales, los orales, los gestuales...
Una vez controlado el canal de comunicación, la religión y su fundamento maniqueo ponen los postes y el alambre para cercar al ser humano y mantenerlo bajo el miedo paralizante. Esto no es óbice para que a lo largo de la historia existan los que saltan las vallas y trasgreden la norma.
El árbol del conocimiento es peligroso. La sabiduría conduce al cuestionamiento, a las preguntas, a la filosofía, al juicio crítico.
Por lo tanto la certeza de la muerte segura tiene un doble sentido por un lado el miedo, éste inmoviliza y la religión atenúa, y por otro la conciencia de disponer de una única existencia y que puede implicar un pensamiento más libre y menos adoctrinado.
Sin duda un texto que invita a la reflexión y que seguimos puntualmente.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Las palabras, armas del lengüaje, poder humano en exclusiva. Han sido vehículos de tantísimas ideas contradictorias. La palabra pecado no existía en el vocabulario pagano, existía delito, culpa, algo más civil que religioso, más dentro de los códigos de comportamiento cívico.
La Bíblia inaugura el concepto pecado desde el estigma de la creación, inaugura la prohibición a pensar, luego a cuestionar y a dudar, causas que procurarían la destrucción del mito. El placer fuente de dolor y gozo tampoco es permitido, se le castra y se anatemiza al cuerpo. El misticismo es fuente indudable de placer y dolor exquisitos, una transgresión mal tolerada por la Iglesia, una tendencia sufí, un recuerdo vago de remotísimos sentimientos.
Desde Teresa de Avila, antes incluso y después hasta hoy, en ese tema y en el de la prohibición se alienta el deseo de "caer" en ello, basta prohibir para que se anhele aquello vedado.
Los miedos inculcados a través de siglos y por la palabra por el pecado y la amenaza del castigo, siguen sin destruir el deleite erótico de la Vida a pesar de la certeza de la Muerte.
No nos bastan cielo nebulosos ni arcángeles asexuados para compensarnos del "pecado".

Eva, gracias por tu visita. Procuro no faltar nunca a tus propuestas y las sigo entusiasmada.
Besito amiga mía, quedo esperando nuevas entradas.

Antorelo dijo...

la muerte es lo único de lo que está seguro el ser humano al nacer, por eso lo marca tanto.
Excelente ensayo.
Un saludo

Neogeminis dijo...

Estupendamente enlazadas las reflexiones, como siempre, Eva. En lo personal -y sin llegar a justificar tan eruditamente lo que digo- creo que el miedo ante la muerte y la exposición de su cercanía en la forma más cruda ha sido desde épocas remotas la manera que el fuerte impone su dominio sobre el más débil y los espíritus rebeldes, extorsionándolo mediante lo terrible de lo desconocido, para así controlarlo. La muerte truculenta ha resultado ser el castigo para los díscolos, la muerte serena en su propio lecho, la bendición para los justos.


Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Cruzar puentes, nadar rìos, y desafiar prohibiciones, està en nuestra naturaleza.

Ameno texto, amiga.


Un abrazo.

Rud dijo...

Estimada Eva
He aprovechado que hoy tengo menos trabajo, me he deleitado observando tu blog. También me encanta el arte y he estado observando las diferentes versiones que has subido de Leda y el Cisne, Las tres gracias y los otros dos: ¡Realmente maravillosas!
Conozco todo lo referente a la Biblia e historias de las iglesias pues hace algún tiempo me dediqué a estudiar Teología para laicos por puro deseo de conocimiento.
Anque respeto las creencias ajenas, sólo te digo esto: no creo que exista el pecado, todos cometemos errores, pero NO eso llamado pecado; alguien logró hacer sentir culpables a muchas personas para que tuvieran la necesidad de un salvador. Es mi manera de pensar.
Me dio gusto pasar por aquí.
Que pases un buen fin de semana

La Abela dijo...

Dos cosas Eva, el pecado más grave que conocemos ¿no es matar? y el más vergonzoso ¿no está relacionado con el sexo?, en cuanto a la palabra, es el arma más poderosa que yo conozco.
Me ha encantado leerte, un beso.

San dijo...

Eva ese párrafo que hace referencia al libro del Génesis; "de todo arbol del jadín puedes comer... excepto del arbol del conocimiento..." tiene tela que cortar. Nada parece haber cambiado despues de tanto tiempo. El conocimiento, el gran poder, el lenguaje su alidado.
Es enriquecedor leerte Eva, siempre aprendo.
Un gran abrazo.

Luis de Burg dijo...

como ateo es complicado detenerme a leer sin poder comentar, el lenguaje es simplemente una forma de llevar información de un lugar a otro (de una mente a otra) si no tuvieramos lengua u ojos quizás lo hubiesemos inventado de otra forma, porque al final es una necesidad, los ciegos y los mudos también se comunican, pero no entiendo que tiene que ver con la religión, la religión es inventada primero para poder explicar lo inexplicable, los truenos, los volcanes, la luna, el sol, y se usó el lenguaje para poderlo decirlo, llevar información de una mente a otra, pero muchos humanos vieron cómo sacarle provecho a esto, y se inventaron las religiones comenzando con los sacrificios, donde el sacerdote o brujo manipulaban a su antojo a los creyentes, y hoy también podemos verlo en cada iglesia evalgélica donde el diezmo es la parte escencial de creer, donde el que los guía se hace millonario y dudo mucho que lo haga por la fe, existen sacerdotes violadodres, como pastores fornicadores, queda demostrado que los que guían a las masas de creyentes no creen en lo que está escrito en sus propias biblias, tampoco le tiene miedo a su propio dios, ni creen en la salvación, ni en el pecado, se nota entonces que simplemente la religión se inventó para manipular a la gente.

no sé mucho de religión pero creo que la gente ha tenido miedo a la muerte desde que llegamos a este mundo, ya sea por evolución o porque aterrizamos en este planeta, y siempre ha querido ser inmortal, los científicos siguen trabajando incansablemente en ello, que curioso que justamente los dioses son eternos, si son eternos por qué zeus murió, o simplemente fue arrojado al olvido? y es justamente lo que la religión católica ha tratado de impedir moldeando su forma para no ser olvidados, dándole a sus creyentes una manera de sobrevivir a la muerte, con una promesa de vida eterna al lado de sus dioses, sin enfermedades, sin dolor, sin hambre, son tantas promesas que hasta podría compararlos con alguna empresa comercial, donde los clientes son atrapados con trucos como: quién les da más para poder afiliarse, y ellos se irán siempre por el mejor postor, quién les da más por su dinero? es así como veo al religión católica, donde los que quieren creer compararán cual de todas las religiones les da más por sus almas, y se afiliarán al que les da mucho más que simplemente irse al paraíso, por esos que la religión católica tiene tantos devotos, porque una de las cosas que promete a sus afiliados, es la de confesarse en el último minuto de sus vidas, donde el cura lo absuelve de todo, dandole la opción de pecar toda su vida hasta ese último minuto y así de facil irse al paraiso

pd: pido disculpas si mis palabras ofenden a algún lector, o a la dueña de este hermoso blog, es simplemente mi punto de vista, gracias por dejarme participar :)

RöB Dangal® dijo...

Hola Eva!
Soy ateo, por eso siempre he pensado que la religión (cualquiera de ellas) es un método de control y adoctrinamiento para beneficio de unos pocos...
Resulta clarificador el párrafo de La Biblia que transcribes, “De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás”...
Obviamente, todo conocimiento conlleva el pensar y el cuestionar, intereses totalmente contrarios a la fe, que se basa en la creencia sin cuestionamientos.
Un beso grande!


RoB

Adriana Alba dijo...

y luego del lenguaje las creencias...que se instalan como un chip en la cabeza, el árbol del bien y del mal...cielo e infierno, culpa y el miedo a la muerte, un cóctel explosivo.

Buda decía que el peor de los males era la ignorancia, muchos han utilizado el lenguaje para engañar y asustar.

Como siempre un lujo querida Eva.

Besitos y buena semana.

María dijo...

Siempre tan interesantes tus entradas, que nos hacen reflexionar.

¿Pecar? ¿por qué el pecado va a encontrarse en el acto de amar cuando dónde de verdad se encuentra es en los actos de violencia?

La iglesia siempre ha visto la sexualidad como un tabú, algo sucio, como si fuera un pecado, cuando en realidad, existen pecados que a lo mejor no lo ven tan graves.

Un beso.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Mucho se ha escrito desde la cultura y la exégesis semiológica el origen de la palabra, y yendo más allá su sentido. La palabra nos da sentido, por aquello de que es la manifestación externa del pensamiento. No se admite pensamiento sin palabra, a no ser que hubiésemos evolucionado, hasta el nivel de la telepatía, y bastarían registros eléctricos de la acción de pensar para pasárselos a otros, o dejarlos en una especie de grabador del pensamiento.
Por lo tanto, es la palabra la que le da sentido a la vida y a la muerte. Hay, en este sentido, un referente en tu texto, cuando hablas de erotismo y muerte, y orgasmo.Algo así como el erotismo vital, y ese tanathos que es el orgasmo. Lo preocupante, es que la muerte misma, pueda convertirse en ritual que se asuma religioso-patológico, (no olvidar los aztecas).
De todas maneras, cuánto nos ha enriquecido la palabra, así ella pueda asumirse de manera bífida en su sentido o poliforme. Eso tiene de virtud la palabra. La capacidad de ser dos o tres cosas a la vez, o una...o de no encontrar en unos idiomas, equivalente. La palabra celaje o engaño, qué bella, y es por ella, que estamos aquí, como en aquellas primigenias convocatorias bajo la luna, y alrededor del fuego, rindiéndole culto a al palabra, a la tuya, encanto que concita, y nos suelta la nuestra. UN abrazo desde Colombia. Carlos

Belén R. dijo...

Eva, me resulta muy significativo que la prohibición de comer sólo atañese al árbol del conocimiento.
Desde siempre se ha considerado peligroso que el pùeblo adquiera conocimientos y cultura porque, sin ellos, resulta fácil manejarlos al antojo de los dirigentes.
Mis creencias religiosas son un poco individualistas y considero que la muerte, como paso inevitable, debemos asumirla como lo que es: el final de nuestro tiempo terrenal, pasado el cual sólo restan quimeras, para quien se queda aquí, sobre lo que será o no.
Cada persona tiene su conciencia de "pecado" nadie tan crítico como uno mismo para analizar sus actos.

Un beso.

Ricardo Miñana dijo...

Ya lo dice el refrán todo lo bueno engorda o es pecado.
lo que prohibido siempre induce a la tentación.
que tengas una buena semana.
un saludo.

roberto dijo...

Lo prohibido no va prendido con la moral, lo primero lo inventaron los que necesitan que siéntamos miedo de un pecado inventado por quienes profiesan lo contrario a la moral.

Saludos.

FJavier dijo...

La comunicación existe en el universo desde mucho antes. Acaso el hombre sea una arcilla para el lenguaje, acaso el hombre sustente su tránsito en él hacia otro tipo de hombre.

La religión queda reducida a mero experimento transformado en poder, anecdota condenada a sucumbir a su propia autosuficiencia, una nadería coyuntural. Su acomodo con la filosofía, puro despropósito oportunista, pura impostura.

Cesare Cremonini opina ("Dialéctica") que la simiente es más noble y perfecta que la tierra en la cual se siembra y de la cual saca sustancia, y de ello colige que el hombre es más noble que la mujer. Yo pienso que las palabras juegan con Cesare cuando mira al mundo con ojos de sacerdote, intentando crear su propio universo de dioses.

Un abrazo.

MAR dijo...

La libertad esta en uno...y el que diran lo dejamos a los demás!!!
Muy buen post como siempre.
Un abrazo grande y abrigadito para ti.
mar

Silvia dijo...

hola, he conocido su blog y me gusta mucho,lo veo super interesante, me hago seguidora y le invito conocer mi blog, además estoy de sorteo, dos lindos amigurumis. Besitos. Buen fin de semana.

http://silvia-artesaniadelsur.blogspot.com

spbavg1@gmail.com