apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

domingo, 22 de abril de 2012

HEMBRA MISTERIOSA ¿Cual es la Madre del Cordero? (Ensayo por Entrega)


“ El origen del mundo
es la Madre del mundo.
Quien conoce a la Madre
conocerá también a los hijos.
Quien conoce a los hijos
y se vuelve hacia la Madre
se hallará fuera de peligro durante toda su vida…”

(El Tao y su Virtud, Lao Tse, Maestro Taoísta)

Por la Madre Creadora fluyen, como por un cordón umbilical, lo que Bataille llamó la Continuidad y la Discontinuidad del Ser. Nacer significa romper un continuo. Nuestra condición humana se ancla en la discontinuidad del Ser, morir nos regresa a la continuidad perdida y a través de la Diosa Madre, ambos planos se comunican y reciclan. A través de ella, la Vida retorna, siempre.

“Llamo no-Ser al principio de Cielo y Tierra.
Llamo Ser a la Madre de todos los seres.
La dirección hacia el no-Ser
conduce a contemplar la Esencia Maravillosa.
La dirección hacia el Ser
conduce a contemplar los límites espaciales.
Ambos modos son originalmente uno
y sólo difieren en el nombre.
En su unidad este Uno es el misterio.
Misterio de los misterios
y puerta de toda maravilla.”

(El Tao y su Virtud, Lao Tse, Maestro Taoísta)


En esta versión castellana del Tao Te King, publicada por la editorial Cuatro Vientos en 1990, Gastón Soublette comenta que el concepto  de el No-Ser se asocia a la idea de vacío y desde allí, con el carácter femenino atribuible a todo lo que en la Naturaleza aparece como cavidad u hoquedad. Mas, este No–Ser no es un vacío estéril si no un vacío productor de seres, metaforizado, no tan sólo, en el concepto Madre si no también en una hembra animal, la Hembra Misteriosa, cuyo movimiento es la alternancia de lo que se abre y lo que se cierra; la escisión y la clausura. Esta imagen, así mismo, parece evocadora de la dinámica del parto: contracción y dilatación. Lao Tse nos recuerda retornar a la Madre, el estado trascendente que nos libera del dolor, del miedo y de los riesgos inherentes a la existencia.

Mas ¿por qué el hibridismo, por qué la unión de lo humano y lo animal en esta frase?, ¿por qué lo femenino asociado a un especímen de otra estirpe? ¿por qué la insurrección de la lógica que sería: cuál es la madre del hijo o de la hija o, cuál es la oveja madre del cordero?.


En la frase con la que se titula este Ensayo, ha quedado la impronta de la unión ancestral animalidad-humanidad. Si la palabra Madre, en tanto catalizador de la Vida y de la Muerte, en tanto maternidad y nacimiento, de por si remonta al origen individual y al origen de la especie, el vínculo de lo humano con lo animal refuerza aún más e intensamente la ligazón de la Madre con el Principio. Es lo humano parido desde el útero animal. Un parto lento que Darwin llamó la evolución de las especies. La primera humanidad (pre-“sapiens”) fue herbívora, no mató a los animales, no comió de esa carne muerta. Mientras más cercana estuvo la humanidad de la animalidad, más lejos estuvo del acto de matar. Probablemente, en aquel proceso de desprendimiento de lo animal, nuestros primeros antepasados no sólo consideraron a los animales como a sus iguales si no que, al observar su inmutabilidad ante la muerte, percibieron que en ellos anidaba lo sagrado de un modo natural que para si mismos estaba vedada. Representaron lo que el ser humano iba perdiendo en el transcurso evolutivo. Fueron los primeros dioses. 


27 comentarios:

verdial dijo...

Un texto muy profundo, para desmenuzarlo y analizarlo en profundidad. Me voy a poner a ello, hay temas que me apasionan y que me cuesta llegar a entender.

Un abrazo

S. Oró dijo...

Hola Eva, de nuevo contigo empapándome de tu 2º entrega. Mientras la leo, me sumerjo en un pensamiento que me hace recordar el significado de muerte y como apareció en el mundo terrenal el concepto. Cuando Caín mató a su hermano Abel, lo dejó en el campo, lo escondió, pero no sabía que lo que había hecho era matar, quitar la vida a alguien. Dios le preguntó y tu hermano, "acaso soy yo el guardían de mi hermano", a raiz de ahí, observó como un cuervo hacía un hoyo para esconder carroña y le dió la idea, haciendo lo mismo con su hermano, en ese momento entendió ese significado. Tal fue, que no se le condenó por asesinato, sino por accidente. Según cuenta la leyenda. Me he pasado, un besazo.

emejota dijo...

Amen. Amen a Lao Tse. Lo has explicado divinamente, así es. Es más el Cainismo surgió con aquella primera muerte simbólica entre hermanos, cuando el nomadismo se tornó en asentamiento para acabar en explotación. Bss. artista.

Katy dijo...

Sigo profundizando contigo en el misterio. He leído algunos fragmentos del Tao y al gran Lao Tse.
Muy interesante Eva. Aunque no lo es tan facilmente entendible, pero aún así es hermoso.
Bss

Adriana Alba dijo...

Generoso y sabio post querida Eva, todo él desprende perfume a savia, a tierra, a vida!

Te dejo unos versos de J. Sams

Los presagios señalan que el Gran Misterio
Está ofreciéndonos una pista;
Si nosotros prestamos atención,
Podríamos tener nuestro golpe de suerte.
Si ignoramos los sentimientos,
Sabiendo que vienen de dentro,
Olvidando seguir esa sabiduría,
Habremos negado lo femenino.
Hay una profunda magia en nuestro interior
Que viene de un corazón abierto;
La Hermana Cuervo viene volando,
Para mostrarnos el arte de la intuición.
Si cogemos el mensaje
Y si lo hacemos nuestro,
Las puertas del misterio se abren de repente
Para dar la bienvenida al buscador.

Jamie Sams


Muchos besos y abrazos.

Pluma Roja dijo...

Un texto filosófico y altamente ilustrativo. Mi felicitación.

Saludos cordiales.

Laura Uve dijo...

No he leído nunca a Lao Tse, no puedo opinar con fundamento.

Si es cierto que tu reflexión sobre la Madre como catalizadora de la Vida y de la Muerte me parece que tiene sentido. Y ahí me quedo.

Los poemas son hermosos.

Un abrazo!!

Nieves dijo...

Ay Eva, como me ha gustado especialmente esta entrada de hoy, me resulta tan fascinante y tan profundo todo lo que nos transmites, que no puedo quedarme con algo concreto sino con el todo que nos expones que resulta una unión de todo.

Te doy las gracias por compartir tus hermosas letras y reflexiones.

Un fuerte abrazo :)

PACO HIDALGO dijo...

Hay que leerlo con mucho detenimiento y lo he hecho varias veces. Todo esto es producto de la filosofía oriental tan sabia. Estoy de acuerdo en que el No ser es lo no productivo, el vacío inicial, el caos; también concuerdo en que cada vez nos separamos más de los animales y cuando nos fuimos separando, apareció nuestra conducta más delictiva. Y al final todo vuelve a la Madre, a la gran Madre, la auténtica generadora de vida.

Besitos, Eva.

La abuela frescotona dijo...

muchos llaman a la opción del suicidio "el no ser", el dejar de ser. no creo que sea improductivo el dejar de ser en este mundo, si creo que el primer crimen fue el de Cain, su acción es la negación del otro. la biblia también tiene su primer suicida. creo como tu en que el hombre fue mas noble en sus actos mientras duró su relación con el reino animal, tambien creo en el eterno regreso del ser a la Gran Madre, su verdadera naturaleza interior.
muy interesante escrito, genera buenas charlas, te abrazo

Mercedes Vendramini dijo...

Gracias por llegar hasta mis palabras! es hermoso lo que me dices. Volveré a mis libros de LAO TSE! muy profundo tu escrito y bellísima m,anera de tratar el tema!

BESOS!!

Ramon Bonachi dijo...

Un placer para mis ojos descubrir tu blog, un fuerte abraazo

Siria Grandet (Armonizando tu vida) dijo...

Muy bello e interesante tu blog Eva!... Un fuerte abrazo :)

Felicidad Batista dijo...

Eva, el planteamiento de Lao Tse de tomar a la Madre como antídoto contra el dolor y el miedo, supone esa vuelta siempre al refugio materno como blindaje contra las inclemencias de la propia existencia.
Tu profundo ensayo nos pone en la pista de la evolución humana desde ese primigenio instinto animal y su evolución hacia una complejidad más depredadora, más cercana a la ejecución de la muerte ante la imposibilidad de dominarla.
Tú ensayo me hace reflexionar, con él y sus múltiples vertientes me retiro a pensar.
Gracias por compartir entradas tan inteligentes.
UN gran abrazo

salvadorpliego dijo...

Muy bonitos cuadros los que nos presentas en esta entrada. Me dejas de tarea a Lao Tse. Tendré que leer algo de él.

Saludos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cierto...el hombre o en la generalidad, el ser humano- a pesar de la raz{on-se va haciendo más bárbaro. Las fosas en Colombia lo dicen, la guera ética de bosnios y croatas, las matanas de kurdos...un abrazo. Grata leerla. gracias por estar en mi blo9g. Guindo mi hamaca en el tuyo. Carlso

La Abela dijo...

La madre como principio y fin de todas las cosas...creo que Lao se refiere a la Madre Tierra (femenina, no podía ser de otra forma), todos los movimientos vitales de la Tierra son imitaciones del parto ¿o es el parto imitación del palpitar de la Tierra?, ejemplos: mareas, volcanes, día y noche, desarrollo de los ríos, formación de las montañas, cosechas, etc...Animales fuimos y somos Eva, eso es lo que pienso.
He contestado a tu comentario en Pinceladas intimas. Un besazo amiga.

Pablo Fernando dijo...

Hermoso tributo a la Hembra Misteriosa , a la madre , al inicio del ser , al inicio y al fin.

Eva Querida siempre me acerco a ti pra respirar la reflexión profunda , como una bocanada de aire fresco y limpio en este tormentoso caos.

Un abrazo - beso infinito.

Pablo

Marisa dijo...

Querida Eva es todo tan profundo
que desde mi sencillo entendimiento solo puedo decir que todo ser vivo procede del útero de la Madre Creadora y desde que nacemos la vida va ligada a la muerte por un espacio diminuto de tiempo,acabado este volvemos a su cielo, a su tierra
a su infinito.
Querámosla y respetémosla
en todos sus ámbitos.

Un beso

Neogeminis dijo...

Eva, antes que nada, mis disculpas por el retraso en comentar, varias veces pasé a leerte pero no llegaba a terminarlo, por uno u otro motivo.
Sé que la asociación madre-nacimiento-muerte se vienen reiterando entre los grandes pensadores que intentan bucear más allá de nuestras raíces primigenias, buscando el significado profundo de los símbolos. Leerte me lleva a meterme en ese camino, y ya por eso se agradece.
Me quedo en esto "La primera humanidad (pre-“sapiens”) fue herbívora, no mató a los animales, no comió de esa carne muerta. Mientras más cercana estuvo la humanidad de la animalidad, más lejos estuvo del acto de matar" curiosamente, siempre he tenido la idea de todo lo contrario. Asociaba nuestro origen con costumbres carnívoras avanzando con al civilización hacia un proceso de alimentación más avanzado y menos sangriento, como hoy son las dietas vegetarianas.

Muy interesante tu manera de ir derivando de tema en tema.

Un abrazo.

Ambrosía ignota dijo...

Hola Eva

Cuando las palabras son exactas y la bienvenida es tan elegante, todo comentario de mi parte tendria un caracter predatorio.

Me he sentido bienvenido, y no solo te lei, sino pense que estaba degustando un vino.
Que dichoso seria contigo amiga.

Gracias por la catedra, me ha encantado, siempre es asi.

un beso

FJavier dijo...

La cultura oriental tiene sus propias claves y contextos y no soy un entendido en todo ello. Sin embargo, aunque sea tan sugerente, me atrevo a decir que creo algo artificioso extrapolar cierta terminología para atribuirle un significado tan ajeno. Madre es una palabra medular en nuestra cultura y su acepción como origen y principio de la existencia tal y como lo refiere la filosofía Taoísta podría resultar en una imagen manifiestamente sobrevalorada. En ausencia de un dios, una madre.
Pero al margen de esta inapropiada ortodoxia mia, bien podríamos elucubrar con la anatomía de la mujer para filosofar sobre el camino y el origen de cada vida y hacer de ello una cartografía que ensalzara lo femenino hasta elevarlo al plano de lo sobrenatural. De ahí solo queda un paso para llegar a la esencia de la existencia misma... En clave de mujer. Hermosamente. Sea pues.

Un admirado y afectuoso abrazo.

40añera dijo...

Hola Eva me he quedado maravillada con tu capacidad para hacer este coctel entre Taoísmo y el naturalismo evolutivo darwiniano tengo que releerte y desmenuzar mejor el texto porque a mi se me escapa

Un fuerte beso cielo

Marta C. dijo...

Hola, Eva. ¡Qué bello es lo que escribes! Sin embargo me he quedado un poco decepcionada al ver que tu último relato es de 2011. Ya sabes que mi blog es fundamentalmente de relato breve y me gusta mucho leer relatos de otros autores,como tú. Los que he leído tuyos me han gustado mucho. ¿Has abandonado el género? Sería una pena, porque lo haces muy bien. Pero es cierto que hay momentos para todo en la vida. Besos.

San dijo...

Eva querida me ha gustado mucho esta primera parte, esta visión de Tao Te King, ese llamar no ser al princio de cielo y tierra, me gusta esa imagen de madre creadora, donde todo fluye, donde van a morir los temores.
El origen y fin.
Hembra misteriosa, me la traigo hasta el hoy.
Un aprendizaje continuo leerte.
Un abrazo agradecido.

El Drac dijo...

Cuando algo nos agrede y estamos imposibiliatdos de hacerle frente y vencerlo asumimos que tiene un poder que nosotros no poeseemos y optamos por temerle y cuidar que nuestro accionar pueda enfadarle, como hacen los animales o los niños, que basta una mirada o un tono de voz para que empiecen a temer nuestras actitudes.

De ése primer culto no estamos muy lejos (nosotros, todos los países que nos quedamos en silencio) ahora que vemos a EEUU y a países del primer mundo alzarse en armas para conseguir lo que les hace falta recurso energético, utilizando la tecnología y monopolio de las comunicaciones y la estrategia más antigua del mundo: el engaño.

Un abrazo

Ana dijo...

Me pregunto.. estaremos acercándonos o alejándonos de la animalidad? Hacia dónde estamos "evolucionando"? Nuestros antepasados pensaban que los animales anidaban lo sagrado. Ahora el hombre se considera sagrado sobre todo lo demás.


Un abrazo, amiga mía!