apreciados visitantes (algunos fieles lectores)

jueves, 5 de abril de 2012

¿En qué habiamos quedado?

Con mi nieta Amparo
Ha pasado el tiempo, bastante. Hace mucho, dejé a Dante cuidando a mi Cala (no pido poco, ya ven) y ella, con mis cuidados esporádicos y de poca cuantía,  más vuestras visitas y palabras, ideas y cariños... la hemos mantenido viva. 

Gracias por esa generosidad: venir a regar mi flor a pesar de mis ausencias. La entrega de mi Ensayo ¿Cual es la Madre del Cordero? será a partir de ahora más rápida y podré visitarlos más asiduamente... y... ¡ya saben lo felíz que estoy con ello!. He hecho intentos anteriores pero han sido sólo las ganas, ahora -por fin- se dan las condiciones necesarias. He esperado con ansias a la vez que con paciencia este momento y he aprendido a añorar sin ansias (aunque suene contradictorio), con certeza y  con calma. 

Entonces ¿en que habíamos quedado?

En que la conciencia de la Muerte de nuestro padre y madre primigenios dio acceso (entre otros accesos) al Erotismo: la cópula sin fines reproductivos, la psique y las emociones y ya no tan sólo los genitales, el ir hacia la muerte placentera del orgasmo. 

Recuerden que pueden revisar las entregas anteriores en la categoría "Ensayo" bajo "Lo Publicado"(columna derecha arriba)

Y ahora continuamos... 



" Efusiva y lúbrica, exaltada y extasiada la Vida en su plano erótico sólo quiere a si misma devorarse; se prodiga y prolifera en absoluto derroche “podemos decir del erotismo que es la aprobación de la vida hasta en la muerte… sólo los hombres (y las mujeres, esto lo agrego yo) han hecho de su actividad sexual una actividad erótica, donde la diferencia que separa al erotismo de la actividad sexual simple es una búsqueda psicológica independiente del fin natural dado en la reproducción… aunque la actividad erótica sea antes que nada una exuberancia de la vida, el objeto de esta búsqueda psicológica, independiente como dije de la aspiración a reproducir la vida, no es extraño a la muerte misma.” (8)

Luego,  hombre y mujer atestiguarán el progresivo abultamiento de su abdomen, el crecimiento de sus pechos, el líquido blanquecino que augura la leche. Ella siente esa presencia en su interior, su latir, su movimiento. Tiene nauseas y vómitos como frente al cadáver descompuesto. Y después el dolor, el abismal dolor, el infinito dolor y sin saber como dilatar y sudar y sangrar y ver salir a ese otro ser, vivo, como contrapartida del muerto sepultado. Una vivencia tan violenta y poderosa, tan misteriosa y exuberante como el hallazgo del cadáver. La mujer, agotada, con el recién nacido en el pecho se duerme y ve al esqueleto venerable de la Muerte, desaparecida la carne, sólo sus huesos blanqueados e incorruptibles; viene hacia ella y la insemina como si fuese su amante. Le toma la mano como si fuese su hermana. La cobija como si fuese su madre.
......................................................
(8) El Erotismo, Georges Bataille

25 comentarios:

Patricia dijo...

querida amiga, qué deleite tenerte cerca, recorrer tu casa que siempre es una experiencia intensa y profunda; y donde no falta jamás un toque de dulzura, tu nieta un cielito!!!

un abrazo muy fuerte!!

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Un verdadero placer visitarte siempre, cara Eva. Tu estilo directo, lleno de sentido práctico y el poder de convicción de los hechos son, sin duda alguna, tus mejores armas para que tus valiosos lectores extraigan toda la esperanza que surge de tus hermosas palabras...

Un beso.

S. Oró dijo...

Hola amiga, hacía tiempo no tenía noticias tuyas, pero sé, que estás ahí, hoy nos deleitas con unas palabras llenas de amor y de dulzura, que llevan sin darte cuenta a una vida, que después desembocará en muerte, somos un círculo que tiene muy claro, el principio y el fin, pero querida Eva, ¿cúal es cúal?, no lo he podído concebir aún. Tu nieta una niña preciosa. Muchos besos.

PACO HIDALGO dijo...

Eva; en primer lugar encantado de la entrega de tu trabajo y por el éxito que tendrá, seguro. En segundo lugar, no es necesario que te disculpes por tus ausencias; todos tenemos vacíos, o demasiado estado lleno y pleno, con el que no poder dedicar tiempo a otras cosas que nos gustaría (nunca hay tiempo en oferta, verdad?).
También felicitarte por esa hija de tu hija y el bellísimo ensayo que haces de la maternidad, emparejándola con la muerte (me encantó la serie que le dedicaste) y el erotismo; este último no sé bien que es, pero imposible vivir sin él (al menos, yo).

Escuche en una canción una definición de la muerte y me acordé de tus entradas, pues tenía que ver con el amor:

"La muerte es una amante despechada que juega sucio y no sabe perder".

Miles de besos y siempre juntos.

40añera dijo...

Todos acarreamos una vida que nos deja a veces más y otras menos tiempo para dedicarnos así que siempre amiga estás perdonada porque no hay nada que perdonar.
El tema sigue siendo interesantísimo
Un besote enorme

Nieves dijo...

Siempre es grato visitarte porque tu escritura siempre da que pensar y meditar cosa que me gusta.
Me encanta haber conocido esta faceta familiar tierna y bella.
Debe ser un cielo de niña y ha su edad son un encanto verdad?
Un besazo:)

Que decir de la muerte, tarde lo que tarde nos cubrirá con sui manto...

San dijo...

¿En que habiamos quedado? en que uno se queda sin saber que decir ante tanto derroche de saber.
Esta entrega es una maravilla, ese cuerpo abultado lleno de vida, ese parto y esa comparación del dolor del alumbramiento con la muerte. Un lujo Eva, sinceramente.
Un abrazo.

Laura Uve dijo...

Que coincidencia... hemos tenido un debate sobre erotismo, idilio y hedonismo partiendo de una afirmación de Kundera en mi blog...

Estoy contigo en que el erotismo es uno de los rasgos más humanos de la sexualidad y el valor que tiene siempre que no pretendamos convertirlo en algo eterno...

Me alegro que vuelvas con más frecuencia.

Qué guapas las dos... y felicidades por ese ensayo.

Un abrazo!!

Maritza dijo...

Eres intensa, y eso me encanta. Tu mirada de las cosas, tus temas, hasta el color de fondo de la plantilla de tu blog (!) me lo dicen...

Es un agrado visitarte, Eva.

Abrazos grandes, desde aquí.



(P.D. Sólo pedirte un favor: podrías eliminar la Verificación de Palabras de los comentarios? Es engorroso (por vista y tiempo)...y estoy segura que tendrás muchas más visitas posteriores, amiga. Gracias.)

Besos.

Neogeminis dijo...

No veo al erotismo o al orgasmo como algo comparable con la muerte, ni al embarazo con síntomas similares a los que podría producir estar frente a un cadáver, pero si comprendo el punto de vista desde el que vas desarrollando todo este ensayo. Lo valoro y me sirve para reconsiderar lo que tengo asentado en mi esquema de pensamiento.

Un abrazo y me alegra saber que retomarás con asiduidad tus publicaciones.

un abrazo.

p.d
linda la abuela, linda la nieta!
=)

Valverde de Lucerna dijo...

He leído con interés lo que has escrito pero no encuentro la relación entre el alumbramiento de una nueva criatura y la muerte, aunque continuaré la lectura para ver hacia donde conduce este ensayo.
Un saludo.

Felicidad Batista dijo...

Eva, la muerte implica al erotismo y al revés, como el agua a la sed, la historia a la repetición o el hielo al deshielo. Tu ensayo es magnífico y fue muy enriquecedor leerlo.
Así que ya ansiamos el siguiente.
Abrazos

El Drac dijo...

Al leerte me explico esta explosión hacia la diversidad sexual en estos tiempos, colindando y llegando a la promiscuidad con sus letales consecuencias; será me digo un intento inconsciente del ser humano de vencer a la muerte emulada en el orgasmo; ya que, al estar la vida inmersa en la muerte como una casualidad, el único camino para preservarla es procrearla. Lo pernicioso es que en los tiempos actuales ése libertinaje sexual ha debilitado la institución del matrimonio que daba resguardo a las nuevas generaciones prodigándoles padres, un hogar. Creo que si pensáramos más en los que vendrán al formar una pareja, la sociedad sería mejor.

Un gran abrazo Eva;

PD. ¿podrías quitar las palabras de verificación del comentario?? ¡¡Gracias!!

Myriam dijo...

Hola Eva, paso a saludarte y me encuentro con a foto de tu nieta. Preciosas ambas ¡Qué orgullo!

En estos días leeré tu ensayo. Ahora que tengo clama.

Un abrazo y Felices Pascuas- descanso.

FJavier dijo...

”El hombre es simplemente un descubridor emocional de herramientas, las que después le sorprenderán revelándole un mundo que permanecía oculto. Especialmente las palabras, herramientas fascinantes que engendran pensamiento, esas con las que experimentamos el mundo en una sucesión de juegos que no son otra cosa que un ejercicio de exploración, reconocimiento y ordenación de la realidad.

Allí, donde la emoción y la palabra se encuentran, es donde se crea la estructura de la conciencia.

Día y noche, sueño y vigilia, luz y oscuridad, amor y odio, vida y muerte,… antónimos más que complementarios, recíprocos en el misterio.

En algún lugar del cerebro, como una semilla dormida, una pulsión de conocimiento aguarda una herramienta imposible que revele su propia arquitectura.
Mientras, la habilidad de pensamientos como el tuyo nos acerca hermosamente a nosotros.”


Besos.

Marisa dijo...

Tus palabras siempre llenan
y la foto con tu nieta
una maravilla.
Me ha sorprendido
esa visión de la muerte
después dar a luz de la vida,
aunque siempre esté presente.

Me alegra visitarte de nuevo.

Un abrazo

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Dayana dijo...

Querida Eva,es un deleite el aroma intenso,lucido y a la vez tierno de esta Cala.

Qué linda tu nieta :)))

Abrazos

Trizbeth dijo...

Verte llegar es alegría mi querida Eva! Como siempre tus letras inundan de emociones el espacio amiga y esta foto de tu nieta es única, ella una belleza! Es que a juzgar por madre y abuela no puede ser de otra forma!

Abrazos muchos amiga, hasta pronto!!

soylauraO dijo...

Todo origen es maravilloso, el acto de crear lo es, muy a pesar de la muerte, que habrá de enterarse que no existe de manera autónoma, sino que depende siempre,eternamente subordinada a la VIDA.
Bella niña, aplausos al fotógrafo que captó una imagen que destila Amor Amor Amor, ese que no se puede fingir.
http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

Taty Cascada dijo...

Y seguimos explorando...Difiero en aquello que solo los hombres hayan logrado de su actividad sexual, una actividad erótica. ¿Qué entiendo yo por erotismo? un algo más que la respuesta genitalizada del acto, El cuerpo animal tiene más sentidos, ojos-mirada, piel, pelos-tacto. He visto dos animales mirarse a los ojos, y acariciarse los pelos que lo cubren, y eso es más erotismo que una cópula por reproducción. Y al contrario, creo que ellos lo tienen más claro que el hombre actual que enloquecido busca la respuesta inmediata,en un orgasmo rápido y fugaz.
El dolor-la alegría, la oscuridad-la luz, el descubrimiento-el conocimiento. Y aquí estamos todos desde ese primer ser, buscando el enlace prodigioso que une la vida con la muerte.
Un beso Eva.

Ambrosía ignota dijo...

Bienvenida a la Cala, yo pensaba que te hablaba y era a tu representante ) jo' será alegre volver a esa asiduidad, un beso Eva.

Lechuza Ruborosa dijo...

solo aquellos que convivimos alguna vez con la muerte lenta, sabemos que el orgasmo por amor o por pasión es un relámpago, que trae en una mano la vida y en la otra la muerte, es la angustia del goce sublime...
saludos querida Eva

Natàlia Tàrraco dijo...

Bien retornada amiga Eva, siempre volvemos, yo acabo de volver de un viaje al que me sometí por placer y por desconectar, ahora pago las costas, cuesta volver, pero aquí estamos retomando el ritmo. Èvoe.

El paralelismo que apuntas entre la muerte de los progenitores y la asunción del placer sexual sin objetivos reproductores, placer puro y pleno, debió, sospecho, asaltarles a aquellos de Altamira o antes, que al mirarse a los ojos, al tocarse y besarse, intuyeron algo más allá de hacer hijos. El ser humano tiene esa virtud del pensar, de ir más lejos del instinto.
Y en ese gozo excelso de los cuerpos, la muerte pequeña por segundos, aviso de la muerte rotunda. No tal, pues con los ojos extraviados, incluso en el éxtasis, estamos vivos. Equiparar erotismo y muerte es algo añejo, es algo lógico, pues perdemos el control y durante un espacio de tiempo, flotamos ante la nada y nos da miedo, la nada o la muerte. Sin embargo, esos chispazos son vida, energía absoluta, no muerte.

He parido dos veces, luego dormí, sin saber aún qué ser era aquel que reposaba en mi vientre, a veces existe rechazo post parto, extrañamiento al sacar fuera lo que estuvo dentro, esa vida nueva y desconocida, de pronto llorando. No soy dada a glorificar la maternidad que suele convertirse en obsesiva y en posesiva, en el momento que liberé de mí aquella vida, adiviné que era otra vida, desligada del cordón umbilical, un símbolo.
Desde hace miles de años hemos engendrado, nada nuevo, algo hermoso, cierto.
Despachar el asunto paterno-materno filial del erotismo resulta lo "correcto", sin embargo, desde Edipo a Orestes, la tentación de matar madre o padre, obstáculos para emanciparse, crímenes contra natura ligados a la pasión, permanece, y en ellos, dosis de sentimientos contrapuestos, carnales, lo mismo que Lot, o Adan y Eva, procreando con sus hijos. De los mitos venimos, de las leyendas para niños que resultan ejemplares y excitantes.
Perdona el rollo, al final me animé. Nos vemos Eva, espero más temas que nos seducen. Besitos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Perdona de nuevo Eva, esa foto nieta abuela comunica ternura infinita, belleza !salve a ambas!

Ana dijo...

Continuamos la lectura...
Dar a luz una nueva vida es vencer a la muerte. Somos parte de ese continuo que es la vida. Un eslabón en la cadena.

Besos!

pd: es tu nietita? Preciosa! Bellísima la fotografía. Un abrazo!